25 ANIVERSARIO DE LA CAÍDA DEL MURO DE BERLÍN

La mañana del 13 de agosto de 1961, Ida Siekmann, que por entonces contaba con 58 años, se asomó por la ventana de su cuarto piso en la calle Bernauer de Berlín para contemplar cómo un muro había sido alzado frente a su fachada. No es un recurso narrativo: el muro de Berlín (denominado oficialmente por la URSS como Muro de Protección Antifascista) se construyó en la ciudad alemana sin previo aviso y en una noche. Solo un pequeño segmento se quedó en alambrada. Berlín se despertó dividido en dos. Y así estaría 28 años.

 

Potsdamerplatz -  Berlin 1955

Restos del muro en Potsdamerplatz, Berlin.

 Foto ©  Ángel López Soto, miembro de GEA PHOTOWORDS

.

XXV aniversario de la caída del muro de Berlín

Por Nacho Carretero

 

Muchos vecinos del este cuyas casas estaban cara a cara con el muro –en ocasiones a centímetros- optaron por saltar al otro lado y huir del aislamiento que la República Democrática Alemana (RDA) les tenía preparado. El problema para Ida Siekmann es que el suyo era un cuarto piso. Así y todo decidió intentarlo. La noche del 22 de agosto, junto a otros vecinos y cargada con una maleta, reunió el valor para saltar desde su cuarto piso. Abajo los bomberos del oeste esperaban con una colchoneta, pero algo salió mal, e Ida se estrelló contra los adoquines. Murió en el hospital a los pocos días. Ida Siekmann se convirtió así en la primera víctima del muro de Berlín. Le seguirían muchas otras.

Hoy Berlín, Alemania, Europa, conmemoran el 25 aniversario de la caída del telón de acero que, en realidad, no fue una caída: aquel muro fue derribado. La ciudad, entre otros muchos actos e instalaciones, ha marcado el recorrido del muro con globos de luz recuperando la vieja división por un día. Hoy simbólica, entonces crudamente real para los miles de vecinos berlineses que quedaron divididos. Desde aquel 13 de agosto de 1961 en el que Isa Siekmann vio el muro por primera vez, la ciudad permaneció dividida en dos durante 28 años.

Tomó la decisión Moscú y se la trasladó a la República Democrática Alemana (RDA) debido a la cada vez mayor cantidad de gente que abandonaba el Este para instalarse en Berlín Oeste. Estaba prohibido cruzar la frontera, pero se escapaban ilegalmente: hasta que se levantó una valla de piedra que lo impedía. En solo una noche se alzó la estructura y muchas familias quedaron divididas. Se dieron escenas de familias despidiéndose con un pañuelo, de una lado al otro, sabedoras de que estarían muchos años sin volver a verse. Se instalaron tres puntos de paso fronterizo: Alfa, Bravo y Charlie. Este último es hoy uno de los lugares más turísticos de Berlín y cuenta hasta con un completísimo museo que explica la división. Diez días después de poner el muro en pie, Moscú emitió otra orden: se autorizaba al ejército de la RDA a disparar a los ciudadanos que tratasen de cruzar el muro. Ese mismo día, Gunter Litfin, un joven de Berlín del Este, intentó atravesar la frontera nadando a través de uno de los canales de Berlín. Fue abatido a tiros y se convirtió así en el primer asesinado por intentar cruzar el muro. Vendrían otros 136. Sus nombres y rostros se tributan hoy en un mural del memorial del muro, situado en la calle Bernauer de Berlín.

Con los años las restricciones se hicieron menos estrictas. No para los berlineses del Este, sobre los que se mantenía la prohibición completa de cruzar al Oeste a excepción de fechas o situaciones muy concretas y también si se trataba de jubilados. Los ciudadanos del Oeste, por su parte, podían cruzar a visitar a sus familias en el Este, después, eso sí, de pasar un infierno burocrático y una desesperante inspección en el check point. En aquellos viajes aprovechaban para llevar a sus familias o amigos del Este productos y objetos que no existían en el Este, como dulces, tecnología o juguetes a los niños.

 

Plaza 8 de Noviembre de 1989 - Berlin 1829

Plaza 8 de Noviembre de 1989, Berlin.

 Foto ©  Ángel López Soto, miembro de GEA PHOTOWORDS

 

La diferencia de vida entre Berlín Oeste y Este era muy marcada, tanto en salarios como en precios. Una diferencia que tras la caída del muro se mantiene, si bien no tan profunda, pero sí perceptible. Siendo una única ciudad, los alquileres de vivienda en Berlín Este siguen ofreciéndose más asequibles. Los salarios, además, también varían: el mismo puesto de camarero, por ejemplo, está mejor pagado en el Oeste que en el Este, a pesar de que en ocasiones solo hay unos pocos cientos de metros de diferencia dentro de la ciudad.

El muro cayó tan sorpresivamente como se alzó. A finales de los 80 se sucedían las manifestaciones de ciudadanos del Este y las presiones para que se derribara la barrera eran cada vez más intensas. En 1989 la situación era insostenible. No es que se hablara de reunificación de Alemania, se hablaba de la necesidad de tirar el muro y regresar a la libre circulación entre vecinos. En noviembre la RDA aprobó una ley de viajes bastante confusa por la que se permitía atravesar la frontera a los ciudadanos del país excepto a Alemania occidental, lo que provocó un éxodo a Checoslovaquia y Hungría. Para frenar la situación, Gunter Schabowski, portavoz de la RDA y miembro del poliburó del SED (Partido Socialista Unificado) convocó el 9 de noviembre una rueda de prensa en la que, con unos papeles en la mano, anunció que se autorizaría cruzar la frontera al Oeste sin visado, solo mostrando el documento de identidad. El corresponsal de la agencia italiana ANSA preguntó entonces cuándo entraba en vigor esa nueva ley. Schabowski, hojeando sus notas algo confuso, contestó: “De inmediato. Sí, entra en vigor de inmediato”. El muro había caído.

En pocas horas miles de personas se echaron a la calle y empezaron a atravesar los pasos fronterizos, subirse al muro y tratar de demolerlo. Para muchos niños y jóvenes era la primera vez que estaban en el lado Oeste de la ciudad. No sabían lo que se iban a encontrar. Para otros, fue un regreso, un reencuentro después de 28 años.

Años después Alemania volvió a unificarse. El muro pasó a ser un recuero y hoy, 25 años después, es también todo un atractivo turístico.

 

, , , , , , , , ,

No comments yet.

Deja un comentario

Leave your opinion here. Please be nice. Your Email address will be kept private.