A PROPÓSITO DE GHANA

La llegada de los piratas al Golfo de Ghana ha encendido la alarma internacional sobre los secuestros en aguas africanas por miedo a que se sigan repitiendo episodios como los de Somalia. Esta no es una historia más por la que preocuparse sino un signo de que la situación en África es insostenible y de que hay que actuar para resolver un problema que va más allá de los piratas.

.


Pescadores en la costa de Ghana

Foto ©  Adriana Scialdone García

.
Por Adriana Scialdone García para GEA PHOTOWORDS

.

Un año y medio después de mi viaje a Ghana leí en los periódicos que habían encontrado un yacimiento de petróleo en el país y no supe si alegrarme por ellos o temer las posibles consecuencias. Ahora que han pasado casi dos años y medio desde que volví, mis sospechas han sido confirmadas con una nueva noticia: el secuestro de un barco petrolífero en el que se encontraban cinco marineros de nacionalidad española en las aguas de Togo.

Los piratas, que ya se ha confirmado que son nigerianos, se llevaron 7.500 toneladas de gasoil de las alrededor de 40.000 que transportaba desde el puerto de Rotterdam (Países Bajos), valoradas en 3 millones de euros. En lo que va de año 19 buques han sido atacados en el Golfo de Guinea por piratas nigerianos interesados en robar el combustible y los objetos de valor a bordo. Son los conocidos como “Hit and Run” (Golpea y Corre). Según John Drake, asesor de la empresa de seguridad AKE, “en Nigeria se estima que aproximadamente el 60% de los ataques piratas no se denuncian ni documentan”.

Lo confirma otro de los representantes de IMB (Internacional Marine Brokers), Noel Choong: “sabemos que existe un problema con la falta de denuncias en esta región, ya que los dueños y las tripulaciones que normalmente trabajan allí pueden temer represalias de las bandas piratas que viven en el área”. Y es que, legalmente, la mayoría de los ataques no puede considerarse como “actos de piratería”, ya que no suceden en aguas internacionales.

Por lo tanto, se está creando un inmenso mercado negro a costa de estos robos. Según una información de la agencia Reuters, el Golfo de Guinea produce tres millones de barriles de crudo al día, lo que supone un 4% del total mundial. Está claro que no se van a quedar de brazos cruzados viendo como EE.UU conserva un 25% de sus reservas de petróleo. Porque los “piratas” sólo actúan con la premisa de “lo que hay en nuestra tierra es nuestro y no dejaremos que los demás se enriquezcan con nuestros recursos cuando aquí lo necesitamos más que ellos”.

ÁFRICA SIEMPRE PIERDE

.

Esto es un problema que va más allá de los piratas, va más allá del secuestro y del robo de gasoil. Pero nadie lo reconoce, nadie lo cuenta porque siempre hay alguien que tiene que salir mal parado para que otros estén bien. Y ese alguien es África. Es como si la historia no fuese con nosotros. Pero, ¿con quién va a ir sino?

Aquí  la gente se asusta, se lleva las manos a la cabeza y se les escapa un ”¡Qué horror!” pensando en que los “piratas” también están en el Golfo de Ghana. Incluso, hay gente que ha sacado el mapa y ha pensado en que hay que tomar medidas urgentes porque Somalia parece estar más lejos.

Y es que Ghana siempre ha sido otra historia.

El país fue uno de los más ricos del África occidental gracias al tráfico de oro. Muchas potencias europeas pelearon por establecerse en la que se conocía como “La Costa de Oro” hasta que finalmente fueron los británicos los que se asentaron como potencia dominante del territorio. En 1957, después de un largo proceso de negociaciones con los británicos, Ghana se independizó. Fue Kwame Nkrumah la gran figura que representó este gran paso tanto para la región como para la África subsahariana ya que fue el primer país en conseguirla.

En la actualidad, Ghana es uno de los países más desarrollados de la zona y uno de los pocos democráticos de África formando parte de la Mancomunidad Británica de Naciones (Commonwealth). Aún así sigue enfrentándose a la pobreza, la desocupación y el subempleo.

El país es conocido por su gran cantidad de recursos naturales como el cacao (es el segundo productor mundial), el oro, la madera, los diamantes, el manganeso y ahora el petróleo. Sin embargo, la economía local gira alrededor de la agricultura de subsistencia, que supone el 40% del PBI y emplea al 60% de la población activa, principalmente pequeños propietarios agrícolas. La esperanza de vida al nacer es baja, de 59,1 años y su población es joven, debido a la desigualdad entre la natalidad y la mortalidad. Pero comparamos sus grandes fuentes de ingreso con la vida de sus habitantes y no cuadra. Un gran ejemplo es la vida en las calles de Ghana desde que llegó el petróleo.

MALDITO PETRÓLEO

Mientras que para los marineros termina la pesadilla pisando de nuevo España, en las calles de Accra, Takoradi, Sekondi y muchas más regiones de Ghana hay miles de ghaneses que viven en una eterna pesadilla. Parecía que la llegada del petróleo iba a cambiar la situación del país. Pero no nos equivoquemos: el petróleo ha sido una buena noticia para todos menos para Ghana.

Muchos han emigrado a las regiones de Takoradi y Sekondi buscando una oportunidad, creyendo que el yacimiento crearía nuevos puestos de trabajo, creyendo que mejorarían su calidad de vida y que sus hijos podrían ir, por fin, al colegio. Pero no ha sido así. Es la historia que nunca acaba, es el pez que se muerde la cola y, al final, son los demás países los que se siguen enriqueciendo a su costa.

Pero Ghana, siempre lo he dicho, es un  país para creer, es un lugar dónde la esperanza y la fe conviven inseparables en la fuerza con la que todas esas personas viven cada día. Allí nadie se da por vencido, allí, en esos países, son todos luchadores y cada día es un reto que superan con la mejor de las notas. Allí cada gesto importa, allí todo es de verdad, no pueden ir al colegio a aprender lo que a nosotros nos enseñan, es verdad, pero lo que saben es lo que muchas veces olvidamos.

Podrán  quitarles su petróleo, su oro y seguir enriqueciéndose a su costa pero nunca tendrán su fuerza, su intensidad ni su entereza.

A propósito de Ghana podemos ver reflejado el gran problema de un continente entero a la espera de que haya menos piratas y aparezca algún que otro Peter Pan.

.

Adriana Scialdone García es periodista, licenciada en Ciencias de la Comunicación y experta en Social Media Management. Amante del periodismo social y en consecuencia de viajar. Durante los últimos años ha trabajado en televisión, medios online y para una agencia de comunicación que la llevó a África, Ghana. De esta experiencia nace Una Entre Tantos.

.

, , , , ,

No comments yet.

Deja un comentario

Leave your opinion here. Please be nice. Your Email address will be kept private.