ARGENTINA Y LA OTRA CARA DEL MUNDIAL

MIENTRAS ARGENTINA ES ELIMINADA EN CUARTOS DE FINAL DEL MUNDIAL DE FÚTBOL DE SUDÁFRICA, UNA REALIDAD PARALELA CONVIVE CON LA TRISTEZA Y LA DECEPCIÓN EN LAS CALLES DEL PAÍS CUNA DE FUTBOLISTAS DE LA TALLA DE DI STEFANO, MARADONA O MESSI

FUERTE APACHE

Detienen a cinco jóvenes en Fuerte Apache en un operativo a cargo de más de 300 efectivos.

Las detenciones fueron el resultado de 11 allanamientos realizados en el complejo habitacional de Ciudadela Norte “Ejército de Los Andes”, más conocido como “Fuerte Apache”; Ramos Mejía y Villa Madero, que estuvieron a cargo de más de 300 efectivos. Se secuestraron también varias armas consideradas de guerra.

Leer más en LA NACIÓN

Fotos de Fuerte Apache   ©   ANGEL LÓPEZ SOTO, miembro de GEA PHOTOWORDS


UNA TEMPORADA EN EL BONAERENSE FUERTE APACHE: LOS GENDARMES

Artículo de HERNÁN ZIN

“Las noches del fin de semana usamos unos 300 cartuchos de goma”, afirma el oficial a cargo de la misión de la Gendarmería en la marginal y violenta barriada conocida como Fuerte Apache, de cuyas calles plagadas de basura y coronadas por decrépitas torres de viviendas salió el futbolista Carlos “El Apache” Tévez. “Pero todo depende. Acá nunca sabés qué va a pasar. Puede estar muy tranquilo y, de repente, se va todo al diablo”.

En mi primera visita a Fuerte Apache, cuyo nombre oficial es Ejército de los Andés, entrevisté a jóvenes armados que salen a robar. El inesperado encuentro que tuvimos frente a frente con la Gendarmería me generó no pocas preguntas e inquietudes sobre esta fuerza de seguridad del Estado argentino. Así que espero unos días y regreso. Me dirijo al cuartel que tiene esta fuerza bajo el tanque que provee agua a los vecinos de la barriada.

“Nosotros no estábamos acostumbrados a este tipo de escenario. Nosotros estábamos tranquilos en las fronteras. Pero en 2003 nos pidieron que vengamos acá y tuvimos que adaptarnos a trabajar en un ambiente urbano”, continúa el oficial.

La Gendarmería es una organización híbrida que se creó en 1938 para proteger justamente las fronteras, las zonas rurales en colaboración con las policías provinciales, embajadas y sitios estratégicos como centrales nucleares.

A diferencia del Ejército, puede actuar en conflictos internos del país. En las fronteras centra su labor en el narcotráfico y la inmigración ilegal. Depende de los ministerios de Justicia y Defensa. Participó en la guerra de Malvinas y en numerosas misiones de la ONU.

“Vinimos acá porque la policía estaba superada. En la puerta de la comisaría había una montaña de autos que era para defenderse de los chorros que pasaban todos los días y los baleaban”, me sigue explicando el oficial.

El encargado de dirigir el desembarco de la Gendarmería en Fuerte Apache, respondiendo al pedido de auxilio del gobernador de la provincia de Buenos Aires, fue el comandante general Gerardo Chaumont, que acaba de ser nombrado jefe del cuerpo policial de las Naciones Unidas en Haití. Así lo cuenta el periódico La Nación:

En la Argentina, el comandante Chaumont lideró la fuerza de gendarmes que tomaron el control de Fuerte Apache en 2003. Entonces, ese barrio del conurbano bonaerense era el bastión de bandas de delincuentes. La Gendarmería instaló allí las prácticas de check point de la ONU y por un tiempo la zona fue recuperada para los vecinos.

Mientras preparo la cámara y los micrófonos para acompañar a los gendarmes en sus misiones por las calles de Fuerte Apache, pienso en las palabras que me ha dicho el oficial. Son las mismas que me dijeron también algunos oficiales de EEUU en Afganistán sobre la adaptación que habían tenido que hacer a la lucha de contrainsurgencia, con la importancia que tiene preservar la seguridad de la población civil, en espacios urbanos.

En esa dirección transformó Robert Gates el último presupuesto de Defensa, limitando proyectos faraónicos como el caza F22 y el Future Combat System. Un campo de acción y una lógica de la violencia en la que Israel tiene una larga experiencia, por eso su actual rol preponderante en el desarrollo de armamento, del que es el cuarto vendedor a nivel mundial, y el entrenamiento de fuerzas de seguridad.

De este modo parece que la confrontación armada en el siglo XXI no pasará por la pugna entre ejércitos regulares pertenecientes a estados sino por las luchas en zonas marginales, a veces altamente pobladas, contra grupos irregulares, movidos por la delincuencia o por reivindicaciones políticas. Un escenario en que la inclusión de estos espacios marginales a través de la inversión pública, el diálogo y la creación de oportunidades de progreso económico y justicia social resultan fundamentales para limitar la gestación de la violencia.

Más artículos de Hernán Zin sobre Fuerte Apache aquí

No comments yet.

Deja un comentario

Leave your opinion here. Please be nice. Your Email address will be kept private.