BOSQUIMANOS EN PELIGRO

Las tierras del África meridional son desde hace miles de años la casa de los san o bosquimanos, uno de los grupos raciales más auténticos que habitan nuestro planeta. Sin embargo, su forma de vida y sus tradiciones, están en peligro. O peor aún, muy próximas a la extinción. Ante esta situación, GEA PHOTOWORDS nos quiere acercar a la vida los bosquimanos, especialmente en estas fechas: las Naciones Unidas proclamó el 26 de agosto como el Día de Namibia.

.

Bosquimanos practicando la caza en grupo.

FOTO   ©  David Kame

.

Por Borja González Andrés para GEA PHOTOWORDS

.

¿Quiénes son?

Cazan y recolectan. El color de su piel es más claro que el de otras tribus africanas. Sus ojos están ligeramente sesgados. Hablan una lengua joisana, caracterizada por el uso de sonidos guturales y chasquidos difícilmente imitables. Muestran un carácter pacífico. Ellos se autodenominan `san´. Los colonizadores europeos, principalmente ingleses, alemanes y holandeses, les dieron el nombre de bosquimanos (en inglés, bushmen, hombres de los arbustos).

Los datos de la ONG indigenista ‘Survival’ indican que su población total ronda las 100.000 personas. Aproximadamente la mitad de ellos se encuentran en territorio de Botsuana; un tercio en Namibia; y el resto, repartidos entre estados limítrofes como Sudáfrica o Angola. En cualquier caso, siempre cerca de la reserva del Kalahari Central, un terreno desértico y sagrado para los san e improductivo para gobernantes y empresarios. Improductivo hasta que en la década de los ochenta comenzaron a descubrirse allí importantes yacimientos de diamantes. Algunos, como el de la comunidad bosquimana de Gope, valorados en cerca de 3.300 millones de euros por la empresa Gem Diamonds, según datos del pasado año.

Fue precisamente la alianza entre las empresas diamantíferas y el gobierno de Botsuana, lo que incrementó la presión de este último contra los san para que abandonasen el lugar donde, mal que bien, trataban de mantener sus tradiciones. Entre 1997 y 2005, se efectuaron grandes desalojos en la reserva del Kalahari Central. La excusa del gobierno botsuano era proteger la fauna salvaje de la reserva, de cuya caza vivían los bosquimanos. Una razón discutible, pues uno de los rasgos más significativos de los san es su respeto por el entorno. En otras palabras, cazan para sobrevivir y no para sacar ningún provecho económico de ello.

Sin embargo, la opresión gubernamental contra los bosquimanos no ha evitado que, en los últimos años, éstos hayan alcanzado dos importantes victorias judiciales.

La primera en Diciembre de 2006, cuando el Tribunal Supremo de Botsuana dictaminó que la expulsión de los territorios de la reserva era “ilegal”, y reafirmó el derecho de los san a cazar y recolectar en ella porque prohibírselo sería condenarlos “a morir de hambre”, como reconocía uno de los jueces.

La segunda victoria llegaba cuatro años después. A pesar de la primera sentencia judicial, el gobierno botsuano se mantenía decidido a asfixiar las posibilidades de subsistencia de los san en el Kalahari Central, impidiéndoles el acceso a los pozos de agua. La lucha por uno de esos pozos, en la comunidad de Mothomelo, se saldó a principios de 2011 con una resolución favorable para los bosquimanos, que habían reclamado al Tribunal de Apelaciones de Botsuana la anulación de una sentencia del Tribunal Supremo, en la que se les impedía acceder al pozo.

.

FOTO   ©  David Kame

.

LOS BOSQUIMANOS EN NAMIBIA Y EL TURISMO


Pese a esos pequeños triunfos la realidad de los bosquimanos sigue siendo muy complicada, también en Namibia. Allí, por encima de la problemática de los diamantes y el agua, destaca un tercer elemento que, como reconoce el fotógrafo David Kame, los está terminando por “occidentalizar” definitivamente. Hablamos del turismo. “Los bosquimanos que se ven en las imágenes se limitan a hacer espectáculos para los turistas. Y es bastante triste porque luego, cuando hablas a solas con ellos, te reconocen que les gustaría mantener su propia cultura, pero la cuestión es ¿cómo hacerlo?”.

Kame muestra también su decepción, tras haber comprobado que los san que habitan el norte del país han perdido su cultura definitivamente, y quiere evitar que ocurra eso mismo con otro grupo étnico de Namibia, los himba. “Hay que anticiparse para que con los himba no pase lo mismo que lo que ha sucedido con los bosquimanos”. Y lo que ha ocurrido es que la llegada masiva de visitantes extranjeros a un destino novedoso y exótico como Namibia, ha chocado frontalmente con las costumbres de los san, que no han podido resistir y han hecho suyos algunos de los peores vicios occidentales.

Por eso, las fotografías de Kame persiguen un doble objetivo: concienciar y denunciar. Conciencian sobre el respeto a la cultura y el modo de vida de los bosquimanos, para que no pierdan sus tradiciones. Y denuncian un turismo incontrolado en un estado que, desde su independencia de Sudáfrica en 1990, ha ido escalando puestos en los índices de desarrollo* hasta convertirse, según Kame, en una “isla rica” dentro de los países de la zona.

Una isla rica que no debería olvidarse de proteger a sus habitantes ancestrales. Porque los bosquimanos no son una atracción turística. Son el reflejo vivo de decenas de miles de años.

*Namibia se sitúa en el puesto 107 del último Índice de Desarrollo Humano elaborado por las Naciones Unidas. correspondiente al año 2010, por encima de países de su entorno como Zimbabwe (puesto 169 y último), Zambia (puesto 150), Angola (puesto 146) o Sudáfrica (puesto 110).

.

Borja González Andrés es estudiante de Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid (UCM), diploma en Periodismo Preventivo también por la UCM y colaborador en prácticas en GEA PHOTOWORDS.

.

, , , , , , ,

One Response to “BOSQUIMANOS EN PELIGRO”

  1. Liliana Rodríguez Bernal
    24 octubre, 2016 at 17:24 #

    Quiero participar a partir del reciente libro que publiquė: ¿En quė momento se perdió la esencia?, el cual narra una historia desde la esencia de los bosquimanos.
    Lo pueden conseguir en formato ebook, en Amazon, megustaescribirlibros.com, google books, entre otros.

    Gracias

Deja un comentario

Leave your opinion here. Please be nice. Your Email address will be kept private.