CASALDÁLIGA AMENAZADO

Pere Casaldàliga, el obispo catalán de la prelatura de Sao Félix de Araguia, en Brasil, se ha visto obligado a huir por las amenazas de muerte que ha recibido de grandes terratenientes por su defensa de los Derechos Indígenas. Los hacendados de la soja le acusan de intentar detener el proceso de desalojo de la Tierra Indígena Marãiwatsèdè. Después de más de 20 años de invasión, los no indígenas están a punto de ser retirados del área. A continuación nos hacemos eco de la carta que El Consejo Indigenista Misionero (CIMI) y la Comisión Pastoral de la Tierra (CPT), entre otras entidades, lanzaron en solidaridad con el obispo.
.
.
Redacción GEA PHOTOWORDS
.

Al aproximarse el desalojo de la Tierra Indígena Marãiwatsèdè, después de más de 20 anos de invasión,  y cuando los no indígenas están a punto de ser retirados de este área, se multiplican  las manifestaciones de hacendados, políticos y de los propios medios de comunicación contra la acción de la justicia.

En este momento de desesperación, una de las personas más en el punto de mira de los invasores y de los que los defienden es Don Pedro Casaldáliga, obispo emérito de San Félix de Araguaia, a quien están queriendo imputar la responsabilidad por la demarcaión del área Xavante en las tierras del Posto da Mata.

Las entidades que firman esta nota queremos manifestar nuestra solidaridad más incondicional con Don Pedro. Desde el momento en que pisó este suelo de Araguaia y más precisamente, desde la hora en que fue consagrado obispo de la Prelatura de San Félix de Araguaia, su acción siempre se orientó en la defensa de los intereses de los más pobres, los pueblos indígenas, los poseros y los peones.

Todos saben que Don Pedro y la Prelatura siempre dieron apoyo a todas las ocupaciones de tierra por parte de los «sin tierra» y como estas ocupaciones fueron el soporte que posibilitó la creación de la mayor parte de los municipios de la región.

En relación a la tierra indígena Marãiwatsèdè, de los Xavante, los primeros habitantes de la región, durante las décadas de 1930, 40 y 50 fueron  testigos de la presencia de  los indígenas en la región y como ellos se movían libremente por toda ella.  Fue con la llegada de las empresas agropecuarias en la década de 1960, con el apoyo del gobierno militar que la Suiá Missu se estableció en las proximidades de una de las aldeas y hasta consiguió el apoyo del Servicio de Protección al Indio para verse libre  de la presencia de los indígenas. La prensa nacional publicó la retirada de 289 xavantes de la región,  los cuales fueron transportados en aviones de la FAB, en 1966, para la aldea de Sãn Marcos, en el municipio de Barra do Garças.

En 1992, AGIP, empresa italiana que había comprado a Suiá Missu de las manos de la familia Ometto, se quiso deshacer de estas tierras. Con ocasión de la ECO-92, bajo presión inclusive internacional, la empresa destinó 165.000 hectareas para los Xavante que, durante todo este tempo, soñaban con volver a la tierra de donde habían sido arrancados. Inmediatamente  hacendados y políticos de la región hicieron una gran campaña para ocupar el área que se había reservado a los Xavante, precisamente para impedir que los mismos volviesen.

Ya el  20 de junio de 1992, algunas áreas habían sido ocupadas e fue celebrada una reunión en el Posto da Mata, en la cual participaron políticos de São Félix do Araguaia y de Alto Boa Vista y también había periodistas. La reunión fue grabada íntegramente. Las conversaciones dejan más que claro que la invasión del área era exactamente para impedir la vuelta de los Xavante: “Si la población decidió ocupar esa tierra en vez de darla para los indios, nosotros tenemos que dar ese respaldo al pueblo” (José Antônio de Almeida – Bau, prefecto de São Félix do Araguaia).  “La finalidad de esa reunión es intentar organizarnos más los poseros que estamos dentro del área… Si hay que colocar al indio en su hábitat natural, hay que mandar al indio allá para Jacareacanga, o Amazonas, o Pará…” (Osmar Kalil – Mazim, candidato a prefecto del Alto Boa Vista).

El área reservada a los Xavante fue totalmente ocupada por hacendados, políticos y comerciantes. Muchos pequeños fueron incentivados y apoyados para ocupar algunas pequeñas áreas para dar cobertura a los grandes. El gobierno de la República, sin embargo, estaba actuando y posteriormente,  en 1993, declaró el área como Tierra Indígena que fue demarcada y, en 1998 homologada por el presidente Fernando Henrique Cardoso.  Sólo ahora es que la justicia está reconociendo de manera definitiva el derecho mayor de los indios.

Lo que D. Pedro siempre pidió, en relación a esta tierra, fue que los pequeños que entraron engañados, fuesen asentados en otras tierras de Reforma Agraria. Pero  lo que se ve es que, ayer como hoy, los pequeños continúan siendo manipulados por las manos de los grandes y de los políticos en la tentativa de no garantizar a los pueblos indígenas un derecho que les es reconocido por la Constitución Brasileña.

Una vez más, queremos manifestar nuestra solidaridad con Don Pedro y denunciar esta mentira por parte de aquellos que intentan eximirse de su responsabilidad sobre la situación de sufrimiento, tensión y amenaza de violencia que ellos mismos crearon, cargando esta responsabilidad sobre los hombros de nuestro obispo emérito.

.
DICIEMBRE DE 2012

.
Consejo Indigenista Misionero– CIMI – BrasiliaComisión Pastoral da Terra– CPT – GoiâniaOficina de Derechos Humanos de la Prelatura de São Félix do Araguaia– São Félix do AraguaiaAsociación de Educación y Asistencia Social Nuestra Señora de la Asunción– ANSA – São Félix do AraguaiaInstituto Humana Raça Fêmina– Inhurafe – São Félix do AraguaiaAssociação Terra Viva– Porto Alegre do NorteAssociação Alvorada– Vila RicaAssociação de Artesanato Arte Nossa – São Félix do Araguaia

.
Para más información este artículo de Gustavo Duch

.

, , , , , ,

No comments yet.

Deja una respuesta

Leave your opinion here. Please be nice. Your Email address will be kept private.