DETRÁS DE UNA FOTO | AINHOA VALLE

DETRÁS DE UNA FOTO es una sección semanal de GEA PHOTOWORDS. Reconocidos fotógrafos profesionales, autores emergentes o estudiantes de fotografía nos comentan una de sus imágenes. Sus palabras, su mirada y su agudeza; en definitiva, su captura del binomio espacio-tiempo. Esta semana Ainhoa Valle nos habla de la danza Butoh surgida durante la ocupación americana en Japón. 

 

Tadashi Endo. Festival Barcelona en Butoh 2008.

Foto ©  Ainhoa Valle

.

La danza butoh nació en Japón en 1959 de la mano de Tatsumi Hijikata y  Kazuo Ohno.

Surgió en un momento clave en la historia de su país, durante la ocupación norteamericana, la estricta reforma Meiji y los estragos de las bombas atómicas de Hiroshima y Nagashaki hace ya 70 años.

Hijikata creó este estilo como reacción a la occidentalización que sufrieron, buscando un “nuevo cuerpo” : la libertad a través del cuerpo, del alma y del espíritu.

Ahondaron en las danzas tradicionales japonesas ( teatro Kabuky y el teatro Noh) y bebieron del expresionismo alemán, el surrealismo, el dadaísmo y otras corrientes vanguardistas que daban rienda suelta al universo inconsciente popular, generando en sus comienzos imágenes grotescas, oscuras que exploraban la transmutación del cuerpo en otras formas como el humo, los fantasmas o los animales.

Etimológicamente el término viene de BU ( enterrarse con los pies ) y TOH ( para poder volar con los brazos), uniendo así dos planos aparentemente opuestos, arriba y abajo, luz y oscuridad, rompiendo  la idea dual del “yo” y de lo establecido.

A través de un proceso meditativo el cuerpo se convierte en la expresión en si mismo, no en un vehículo de expresión.

El Butoh es algo más que una danza, es una filosofía, una forma de entender el mundo, de aprender a través del cuerpo lo que te sucede en la vida. Es una lucha contra lo instaurado que busca sacar a la luz lo que uno realmente necesita expresar.

A lo largo de los últimos años este movimiento se ha extendido por Europa, EEUU y Latinoamérica generando nuevas mixturas, con tantos estilos como intérpretes la exploran.

El estado meditativo al que te llevan las diferentes técnicas de esta danza se podría comparar con la tradición sufí, la danza de los derviches,  los estados de trance de los rituales chamánicos, o de los yoguis de la India.

En mi trabajo a través de la cámara y de la danza pretendo reflexionar y comprender la realidad que me rodea teniendo en cuenta el inconsciente como una huella que afecta al cuerpo y queda dibujado en él.

Según el sicólogo Gustav Carl Jung, las imágenes del inconsciente ocupan una gran responsabilidad en el ser humano, y la falla en entenderlas priva al ser humano de su totalidad y le deja pequeños fragmentos de su propia vida.

Parto de la búsqueda de una identidad más universal a partir del cuerpo, que concibo como un guía y  un mapa de la memoria.

 

Ainhoa Valle. Asturias (1981 ). Licenciada en Publicidad y RR.PP, en el 2007 inicia su trayectoria como fotógrafa tras realizar sus estudios en la Escuela EFTI y de Iluminación en la ECAM ( Madrid). Tras 10 años viviendo entre India y Europa  estudiando y trabajando en distintos proyectos artísticos y sociales,en el 2014  se instala en Barcelona. Compagina su formación como Terapeuta Gestalt y en PNL ( Programación Neurolingüística) con sus proyectos personales, encargos y colaboraciones con proyectos de fotografía participativa. Su fotografía se centra en el retrato y tiene un gran factor experimental que bebe de la danza, la poesía, la filosofía oriental, la sicología humanista y los universos simbólicos que el cuerpo inconsciente genera. Se cuestiona constantemente lo que la realidad le ofrece y lo que se esconde detrás. Confía en la fotografía como una herramienta para el propio proceso de crecimiento personal, el desarrollo humano y como generador de un cambio de conciencia social.

 Visita su página

 

, , , , ,

No comments yet.

Deja un comentario

Leave your opinion here. Please be nice. Your Email address will be kept private.