DETRÁS DE UNA FOTO | EDUARDO LOSTAL

DETRÁS DE UNA FOTO es una sección semanal de GEA PHOTOWORDS. En ella, reconocidos fotógrafos profesionales, autores emergentes o estudiantes de fotografía nos comentan una de sus imágenes. Nos ofrecen sus palabras, su mirada y su agudeza; en definitiva, su captura del binomio espacio-tiempo. Eduardo Lostal narra como obtuvo esta imagen de la madre bororo en un pueblo de Camerún.

 

Eduardo Lostal

 Foto ©  Eduardo Lostal

.

Corría 2003, llevaba varias semanas recorriendo Camerún, un país que me fascinó por su gran variedad étnica y el tipismo de sus tribus. Sabía de la existencia de bororos nómadas en la zona, pero no había conseguido localizar ninguno.

Un día me encontré con un joven bororo y ambos entablamos conversación. Tras más de una hora hablando de cualquier cosa, le pregunté si sabía dónde podría localizar asentamientos nómadas. Me dijo que él vivía en uno de ellos y que me podía conducir hasta allí. Añadió que no se encontraba lejos y que nos llevaría una media hora de caminata. Por supuesto, accedí a acompañarle encantado.

Al final, la media hora se convirtió en más de dos horas, caminando por un frondoso bosque del que nunca sería capaz de salir sin su ayuda.

Era un pequeño enclave bororo formado por tres o cuatro chozas de carácter temporal y aspecto rudimentario. La mayoría de sus habitantes eran mujeres, que jamás me habrían permitido acercarme sin la presencia y el pertinente permiso de su hombre. No saqué la cámara de inmediato; preferí darme un tiempo hasta ganarme su confianza. Entonces, dos de las mujeres se enjaezaron con sus mejores adornos y se prestaron a posar ante el objetivo de mi Nikon. Enseguida me di cuenta de que se sentían halagadas por mi interés, tanto que comenzaron a intercambiarse sus mejores galas.

Mientras las fotografiaba, una imagen captó completamente mi atención: era una madre joven, de unos diecisiete años, oculta en la sombra que le proporcionaba el envoltorio vegetal de su choza; tenía el rostro tatuado y estaba dando de mamar a su pequeño. Me sentí cautivado por su lozana belleza, por la modestia que irradiaba su mirada y la redonda tersura de sus pechos. Me acerqué todo lo que pude y tanteé si me permitía fotografiarla. Preferí usar mi objetivo 200 antes que invadir su intimidad más de la cuenta. Ella actuaba con timidez, pero no parecía rehuír la cámara. Tuve ocasión de realizar varios disparos con el resultado que se aprecia en la fotografía.

Esa es la muchacha de la foto, y esta, la pequeña historia que se esconde tras ella.

 

    

 Eduardo Lostal BioEduardo Lostal (Santander, 1959). Viajero, fotógrafo y escritor, no se puede entender lo uno sin lo otro. La pasión de Eduardo por los viajes comenzó en 1987, con su primer viaje a África, y más concretamente, a Túnez. Desde entonces no ha parado de recorrer las zonas más recónditas e inaccesibles del planeta, siempre en busca de aquellas formas de vida que han conseguido perdurar en el tiempo, al margen de la globalización. El mundo de los viajes, le permitió desarrollar otra de sus grandes pasiones: la fotografía. Ha publicado reportajes en prensa y revistas y exhibido sus obras en tres grandes exposiciones: “Retratos de Otros Mundos” (2004), “Contemporáneos” (2008) y “Nilóticos” (2009). Recientemente ha publicado su primera novela, ambientada en el Valle del Omo etíope: “Oí silbar a las acacias”, que acaba de sacar su 2ª Edición.

 

visita su página web

 

, , , ,

No comments yet.

Deja un comentario

Leave your opinion here. Please be nice. Your Email address will be kept private.