DETRÁS DE UNA FOTO | MIKE STEEL

DETRÁS DE UNA FOTO es una sección semanal de GEA PHOTOWORDS. En ella, reconocidos fotógrafos profesionales, autores emergentes o estudiantes de fotografía nos comentan una de sus imágenes. Nos ofrecen sus palabras, su mirada y su agudeza; en definitiva, su captura del binomio espacio-tiempo. Esta semana presentamos al fotógrafo inglés Mike Steel.

.

FOTO ©  Mike Steel

.

Mi viaje a Cuba en el año ‘98 tuvo más de odisea que de viaje. Como soy de naturaleza impulsiva, cuando me dieron la oportunidad de hacer una guía para Anaya Touring, no cupo en mí la duda. Tenía que sacarme el visado y buscar el dinero para pagarme el viaje y los carretes en unas semanas ya que corrían prisa las imágenes porque el texto estaba preparado.

Había estado trabajando en Colombia unos años antes y pensaba que no podía ser más difícil que viajar por allá. Además, pensaba yo, ¿como iba a ser más caro la Cuba de Fidel que Colombia? (ya he dicho que soy impulsivo y acaso también un poco temerario). Ya subido al avión me di cuenta de mi error.

Me tocó de compañero un chico que llevaba años viajando a Cuba para ver a su “novia” y me bombardeaba a preguntas tipo: ¿cómo vas a llegar a La Habana? Yo le respondía que en algún bus y el sonreía, ¿dónde vas a dormir?  Yo respondía que ya buscaría alguna pensión …Y él seguía sonriendo. Me empezó a contar los problemas de transporte (ya imaginaba que no sería fácil moverse por el país, pero piernas tenemos todos) y los precios por alquilar una habitación, comer, etc (ahí ya me empecé a preocupar porque dinero solo lo tienen algunos).

El chico fue amable conmigo y me encontró una casa donde quedarme y un “paladar” donde comer la primera noche aparte de compartir su transporte conmigo. A la mañana siguiente, desanimado por la pasta que me había dejado desde mi llegada, decidí salir a tomar fotos. Al regresar a la misma habitación con los pies destrozados después de estar andando unas catorce horas me encontré otra vez al chaval del avión. Le dije que había sacado muchas fotos de la ciudad, pero que tenía que buscar transporte para las zonas de extrarradio. Me propuso alquilar un bici-taxi y llamo a un amigo suyo para que me recogiera por la mañana.

Al amanecer apareció Rafael, me dijo que subiera a la bici y yo le pregunté cuanto me iba a cobrar. El decía que lo arreglaríamos a la vuelta y yo que no me subía a la bici si no arreglábamos antes el precio. Después de un tira y afloja le dije a las claras: “He venido a hacer una guía de todo el país y solo tengo unos 2500$”. Se quedó callado un instante y acto seguido me dijo: “Se puede hacer si yo te acompaño. Así visito a algunos familiares y dejo de ver a mi mujer una temporada”.

Al día siguiente alquilamos un coche, compramos gasolina de contrabando y salimos de la ciudad. Conseguimos nuestro propósito, dar la vuelta a la isla en 8 días. No había presupuesto para más días de coche. Lo que quedara lo hariamos en “botella” (autostop). Todo gracias a interminables horas de conducción y al ingenio de Rafael ya reconvertido en mi ángel guardián. Contar todas las aventuras que nos pasaron llenarían demasiadas páginas: la vez que rodearon el coche, mientras dormíamos, unos campesinos enfurecidos blandiendo machetes y acusándonos de robarles los cochinillos; la noche que pasamos en la Cienaga de Zapata en medio de un enjambre furioso de mosquitos (Rafael decidió dormir bañado por el mar); los pasajeros que recogíamos y llevábamos de un sitio a otro por un módico precio; las horas que gastamos buscando gasolina de contrabando…

Lo pasamos de todos los colores, nos reímos muchísimo y nos hicimos grandes amigos.

A la vuelta a La Habana me ofreció su casa durante el tiempo que me quedaba antes de volver a Madrid. Allí participaba en la vida diaria de la casa. Iba de compras con su mujer, cocinaba tortillas y guisos españoles, veíamos la telenovela como buenos cubanos, acompañaba a Rafa a reparar los pinchazos de la bici, a comprar Ron casero, y en general a sus recados.

Así pude disparar las fotos de mi Habana.

La foto de la tormenta la hice mientras pasábamos el rato en casa del hombre que le arreglaba los pinchazos a Rafael, tomando sucedáneo de café y ron casero esperando a que escampara la lluvia. ¿Ya dije que soy temerario?  Me fuí a Cuba en época de huracanes.

.

MIKE STEEL. Desde 1988, ha trabajado como reportero gráfico para varias revistas y periódicos. Ha sido editor gráfico para la agencia Stock Photos . Desde hace quince años fotografía para la editorial Anaya guías de viajes y reportajes para libros de texto. Trabajó para agencias de publicidad y comunicación así como de foto fija en varias películas y obras de teatro. Fué el creador de la muestra colectiva de arte erótico “Interruptus” en el año 2004. La muestra lleva cinco ediciones y ha itinerado por el país . Ha expuesto individualmente en varias provincias de España. Tiene un libro monográfico publicado por Blur Ediciones en 2007. Su último proyecto, junto a Mili Sánchez,  Ojos Rojos, es una revista de fotografía online dirigida especialmente al público español y latinoamericano.

.

, , , ,

No comments yet.

Deja un comentario

Leave your opinion here. Please be nice. Your Email address will be kept private.