DETRÁS DE UNA FOTO | SUSANA GIRÓN

DETRÁS DE UNA FOTO es una sección semanal de GEA PHOTOWORDS. En ella, reconocidos fotógrafos profesionales, autores emergentes o estudiantes de fotografía nos comentan una de sus imágenes. Nos ofrecen sus palabras, su mirada y su agudeza; en definitiva, su captura del binomio espacio-tiempo. Susana Girón nos relata la historia del último Rey de América, monarca  de la comunidad afroboliviana.

 

El Rey Afroboliviano don Julio Pinedo y su esposa la Reina doña Angélica

Foto ©  Susana Girón

.

Durante el verano de 2012 conocí casualmente la historia del Rey Don Julio Pinedo, monarca afroboliviano. Entusiasmada por lo inaudito de la historia, apenas un mes más tarde, ya estaba en la Provincia boliviana de Nord Yungas, dispuesta a documentar la increíble historia de este hombre.

Hay que remontarse al año 1820. En pleno apogeo del colonialismo, los españoles compraron en África miles de esclavos para trabajar en sus colonias. Así fue como el príncipe congoleño Uchicho, por error, fue incluido en uno de esos contingentes de esclavos, con destino a la Real Casa de la Moneda de Potosí (Bolivia) y revendido posteriormente a ricos patronos de las Haciendas de los Yungas. Aquí, la población afroboliviana, siguió venerando y respetando la figura de su monarca. A Uchicho le sucedieron Bonifaz y el Rey Bonifacio, abuelo del monarca actual. Hoy día, el Rey afroboliviano, reconocido por las ONU y la Constitución Boliviana, representa a más de 16.000 afrobolivianos y les otorga una identidad cultural inaudita.

Don Julio Pinedo es un humilde agricultor de 72 años. Este Rey acude al cocal cada día para cosechar la hoja de coca. Tímido, poco comunicador, inseparable de su aura de tristeza, lleva la corona como una pesada carga de la que huiría si pudiese. La paradoja es que él es el único Monarca de todo el continente americano. Él es el Último Rey de América.

En febrero de 2014 la revista austríaca Terra Mater me comisionó un segundo viaje para seguir trabajando en el proyecto. La Casa Real Afroboliviana me pidió unas fotos oficiales del Rey. Era mi única oportunidad para fotografiar al Rey vestido como tal, él nunca aceptaría vestirse así para un periodista o turista. Los Reyes posaron con cierta timidez, orgullo, humildad y dignidad. Estábamos en la Oficina de Aguas de Mururata. Elegí este lugar porque era el único fondo limpio con suficiente luz natural, a pesar de que el suelo estaba tan sucio, que tuvimos que poner una tela bajo sus pies para proteger los trajes. Apenas pude tomar unas pocas fotografías. Repentina y educadamente, don Julio se quitó la corona y me dijo: “Los Reyes viven en Palacios. Señorita, yo sólo soy un agricultor. No tengo nada de lo que se supone debe tener un Rey. Mi vida es siempre la misma: cosechar cada día. Eso es lo único real”.

 

 Susana Girón graduada en Fotografía y Artes Visuales en la UMH. Realiza una fotografía documental y de reportaje de autor comprometida, que tiene como objetivo dar visibilidad a lo cotidiano, reivindicando la importancia de historias anónimas. Ha publicado en medios como El País, GEO, CNN, Le Figaro, Polka, Terra Mater o Days Japan. Entre sus exposiciones figuran Legados, celebrada en Tucumán durante la Bienal Argentina Documental de 2012, y Fe, pasión y destino, proyecto ganador del premio Internacional Fototraballo 2011. Además ha obtenido 3 Menciones de Honor en los IPA (2012/13), finalista en los Premios Sony WPO 2012 y ganadora del Premio Nacional de Periodismo Doñana 2013. 

 

 

Visita su página

, , , , , , , ,

No comments yet.

Deja un comentario

Leave your opinion here. Please be nice. Your Email address will be kept private.