DÍA MUNDIAL DEL SUELO

La 68 sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas designó la fecha del 5 de Diciembre como Día Mundial del Suelo y todo el año 2015 como `Año Internacional de los Suelos´. Esta iniciativa quiere concienciar a los gobiernos y las sociedades de que el suelo es un recurso fundamental que requiere urgente atención y protección para hacer frente a los retos globales actuales y futuros de la humanidad.

 

Tchad. Guera. Matar

 Campesinos labrando la tierra. Sudán del Sur.

FOTO  ©  Alfons Rodríguez, miembro de GEA PHOTOWORDS

.

por Ana Morales para GEA PHOTOWORDS

 

El tema elegido para este Día Mundial del Suelo 2014 es “Los suelos, fundamento de la agricultura familiar”. Pero ¿qué es el suelo y porqué es tan importante su protección? Puede parecer una pregunta tonta con una respuesta sencilla pero lo cierto es que el suelo es un recurso natural esencial, finito y no renovable, fundamental para sostener la vida en la Tierra. Usando un símil podríamos decir que el suelo es la piel de la tierra, no sólo ese fino manto sobre el que pisamos y habitamos, sino el sustrato básico para que en él pueda crecer la diversidad forestal, la vegetación y los cultivos, de los cuales obtenemos alimento para las personas y los animales, combustibles, medicinas..etc.

Sin el suelo la vida en nuestro planeta, tal como la conocemos, no existiría, pero al mismo tiempo es un recurso poco valorado y muy frágil que puede degradarse y perderse debido tanto a los procesos erosivos naturales como a las malas prácticas agrícolas: cultivos intensivos, tala, quema y contaminación por el vertido de desechos, todos ellos antecesores de la desertización.

El suelo es de suma importancia para la vida, pero sólo el 29% de la superficie del suelo es tierra, con la cual se alimenta a más de siete mil millones de personas así como a un sinfín de especies animales, plantas y micoorganismos. Estos últimos tienen un cometido vital: la descomposición de restos vegetales y elementos tóxicos, la absorción de componentes de la atmósfera, la regulación del carbono o los ciclos hidrológicos. El 38% de la superficie de esa tierra se destina a la agricultura.

Por lo tanto el suelo no es un recurso más, y de su correcta gestión depende la erradicación del hambre en el mundo, el mantenimiento de la soberanía y la seguridad alimentaria, la adaptación al cambio climático, la reducción de la pobreza y el desarrollo sostenible. Además, su estado influye en la calidad y la cantidad del alimento que consumimos. Almacena y filtra el agua de las lluvias y sobre él se construyen viviendas, industrias, y ciudades. Determina, además, cómo conviviremos con el ecosistema, ya que mejorar los suelos en un lugar mejora la vida en todas partes.

La sostenibilidad de los suelos es clave para hacer frente a las presiones de la una población creciente. Actualmente hay tres factores clave en el deterioro y la erosión del suelo: la urbanización, la deforestación y la agricultura.

.

MENOS TIERRA CULTIVABLE

.

Hay estimaciones de que la tierra cultivable para 2050 por persona será menos de un tercio de lo que le correspondía en 1950. Para entonces se espera que la población mundial se acerque a los nueve mil millones y la demanda de alimento crezca en torno a un 70%. La agricultura se encuentra bajo una intensa y constante presión para aumentar la producción. La erosión del suelo, la degradación de las tierras y la calidad del agua menguan su productividad y plantean desafíos al desarrollo sostenible en todos los países, pero especialmente en los países en vías de desarrollo.

Por ello se han generado y puesto en marcha numerosas iniciativas y proyectos regionales e internacionales. Sin embargo, el recurso suelo sigue siendo considerado como una prioridad de segundo nivel no existiendo un órgano de gobierno internacional que coordine todas las iniciativas para asegurar que estén adecuadamente representados en los diálogos sobre cambio global y los procesos de toma de decisiones.

Según Juan José Ibáñez, Científico del CIDE, España, a pesar de ser uno de los países europeos con una mayor diversidad de suelos no es ajena a esta situación, calificando el estado de los suelos españoles de “grave y deplorable”.

En nuestro país las principales amenazas vienen del sellado y la contaminación.

El sellado debido a un desarrollo urbanístico descontrolado y a toda costa afecta al medio ambiente mientras que “la contaminación es también un serio problema de salud pública, porque cuando se contamina el suelo, lo hacen las aguas y la cadena alimentaria”. Las amenazas que sufren en la actualidad, provocadas de forma directa o indirecta por los seres humanos, son diversas: degradación física y química, salinización, contaminación, erosión hídrica, y en menor medida eólica, y pérdida por sellado.

En definitiva, hay una gran labor por delante para la protección y gestión sostenible de este valioso recurso: evaluación de la situación en casa país, elaboración de normativas que lo protejan, puesta en marcha de planes de recuperación, y asunción por arte de la industria y la sociedad civil de prácticas de consumo respetuosas con el medio ambiente y el suelo en particular.

 

, , , , , ,

No comments yet.

Deja un comentario

Leave your opinion here. Please be nice. Your Email address will be kept private.