EL FUEGO DE BRASIL

Ya resuenan los tambores en Brasil para anunciar la “buena” nueva. En un mes comenzarán los juegos y el país se engalana para tal acontecimiento. En estos días los brasileiros parecen vivir en una especie de déjà vu en el que todo recuerda a los días previos del advenimiento del campeonato mundial de fútbol de hace tan solo dos años. Sin embargo no suena la misma música festiva para el pueblo indígena. Hace tan solo unas semanas un nuevo capítulo sanguinario se adueñó de sus esperanzas cuando un joven de 26 años moría asesinado a manos de pistoleros y fazendeiros en Mato Grosso do Sul. Una injusta muerte más producida por abanderar la causa, hasta ahora siempre perdida, de luchar por su derecho a vivir.

 

1.survival-marcosveron-Survival

Miembros de la comunidad guaraní Takuara junto a la tumba de Marcos Verón, asesinado por reclamar sus tierras.

 Foto ©   Marcos Verón / Survival International

.

El fuego de Brasil

Por Ana de Gracia para GEA PHOTOWORDS

 

Ya resuenan los tambores en Brasil para anunciar la “buena” nueva. En un mes comenzarán los juegos y el país se engalana para tal acontecimiento. En estos días los brasileiros parecen vivir en una especie de déjà vu en el que todo recuerda a los días previos del advenimiento del Mundial de hace tan solo dos años. Sin embargo no suena la misma música festiva para el pueblo indígena. La semana pasada nos llegaba a esta parte del planeta la noticia de una nueva expulsión brutal por parte de la policía de la comunidad Apy K´ay, la cual, se ha visto obligada a instalarse en los aledaños de una carretera. Asimismo hace tan solo unas semanas un nuevo capítulo sanguinario se adueñó de las esperanzas de este pueblo cuando un joven de 26 años moría asesinado a manos de pistoleros y fazendeiros. El lugar: también en Mato Grosso do Sul. Una injusta muerte más producida por abanderar la causa, hasta ahora siempre perdida, de luchar por su derecho a vivir.

Las convulsiones políticas protagonizadas por el inicio del impeachment, inaugurado el 12 de mayo, para siempre quedarán en el recuerdo de Dilma Rousseff. Día tras el cual quedó suspendida de la presidencia del país sudamericano y que puso de manifiesto cómo funciona el sucio juego de la compra y venta de votos disputado en las mismas cloacas del Estado. Un juicio político que acaba de llegar para quedarse no exento de ironía si tenemos en cuenta que más de la mitad de los diputados brasileiros permanecen bajo sospecha en temas judiciales relacionados con la corrupción y demás delitos.

No obstante, la política no puede desviar la atención del deporte. Una máxima a la que, desgraciadamente, nos tienen acostumbrados. Se provenga del país que se provenga. Por esta razón para asistir al final de este juicio político habrá que esperar muy probablemente a que los juegos terminen para que sea el Senado quien ratifique o no la muerte política de Rousseff.

Entretanto, tal y como nos informa Survival, el movimiento global por los derechos de los pueblos indígenas y tribales, la antorcha de los Juegos Olímpicos sigue su recorrido por las diferentes ciudades hasta su destino final: Rio de Janeiro. Precisamente el pasado 25 de junio hizo su parada en uno de los estados más castigados y olvidados para la población indígena: Mato Grosso do Sul.

El fuego de la antorcha, dicen, simboliza la tolerancia y el respeto de las culturas. Un reto que precisamente en Brasil está a la orden del día; escenario del puzle viviente de religiones, lenguas, etnias y colores cada vez más intensos y penetrantes.

El hecho de defender las tierras ancestrales y su derecho a vivir en ellas parecen no formar parte del fuego de esta antorcha. De esto sabía muy bien Clodiodi Aquileu, joven de 26 años asesinado el pasado 14 de junio por un grupo de pistoleros en su comunidad indígena, Tey’i Jusu en el municipio de Caarapó, en Mato Grosso do Sul.

 

3.survival-guarani-PaulPatrickBorhaug

Muchos guaraníes han sido asesinados por pistoleros contratados por terratenientes que ocupan sus tierras.

Foto  © Paul Patrick Borhaug / Survival

 

En este estado del sur de Brasil existe una de las mayores extensiones de territorio rústico del país. Un hecho que desde el siglo XIX se ha convertido en el ojo del huracán y en codiciado pastel de fazendeiros para hacer de estas tierras su particular mina de oro contando en muchas ocasiones con el beneplácito del gobierno.

Desde tiempos inmemorables la lucha entre indígenas y empresarios agrícolas se ha saldado con un encarnizado resultado siempre desfavorable para el bando autóctono y completamente devastador sobre todo en esta región sureña.

Los indios luchan por volver a su hogar. Durante el pasado mes los guaraní-kaiowá quisieron hacer realidad su sueño; el de recuperar su pedacito de tierra ubicada en Caarapó. Un hogar que le corresponde y que comenzó a antojarse como una realidad con la puesta en marcha del proceso de demarcación con el cual se pretende reconocer el derecho de propiedad de sus tierras.

Clodiodi murió, como tantos otros, en el intento. Los sicarios acabaron con él en un tiroteo en el que no dudaron en rociar sus mortales balas entre gente inocente, menores (un niño de 12 años acabó herido) e insegura que únicamente contaba con sus voces para responder a semejante ataque.

Pero el espíritu de lucha de Clodiodi, así como el de todos los indígenas que no renuncian a su derecho fundamental de vivir en sus tierras, persiste. A pesar del momento de incertidumbre política y social que en estos meses se adueña del país con la entrada en el poder de Michel Temer, hasta ahora conservador en la sombra, en el palacio presidencial de Planalto. Un hombre, por cierto, al que fuentes (como la propia Survival) ya comienzan a criticar sus estrechos intereses con los terratenientes y a quien desde la propia FUNAI (Fundación Nacional del Indio) miran con mucho recelo los movimientos que está llevando a cabo para cambiar las caras de la presidencia de la misma Fundación.

 

Enlace a la página web de Survival España

 

ANA DE GRACIA se graduó en Periodismo por la Universidad Carlos III de Madrid y estudiante de Ciencias Políticas y de la Administración. Ha colaborado en radio durante cuatro años en la rama del periodismo cultural en España, así como para otros medios de comunicación digitales cultivando el género de la entrevista con personalidades del panorama actual de la cultura y de la política. Los viajes y los movimientos sociales la llevaron hasta São Paulo, Brasil, donde pudo llevar a cabo un proyecto de inmersión cultural durante su larga estancia en el país conviviendo con los indios guaraníes y analizando el impacto social que el movimiento globalizador ha provocado en la cultura indígena. Concienciada con los problemas sociales y con el periodismo comprometido, desde siempre ha querido dar voz a aquellas personas que han permanecido y permanecen invisibles para el resto de la sociedad. Actualmente trabaja en Onda Cero.

 

, , , , , , , ,

No comments yet.

Deja un comentario

Leave your opinion here. Please be nice. Your Email address will be kept private.