EN PRIMERA LÍNEA – CRISTINA SÁNCHEZ

En esta tercera entrega de la serie En Primera Línea sobre mujeres periodistas españolas que trabajan en zonas de conflicto armado, hablamos con Cristina Sánchez, periodista que dirige y presenta desde 2010 el programa de Radio 5 (Radio Nacional de España) Países en Conflicto. Egipto, Gaza y los Territorios Ocupados, Túnez o Afganistán son algunos de los países que ha recorrido para buscar historias que merecen ser contadas. Este mismo año ha sido galardonada con el premio Emilio Castelar por la defensa de las libertades y el progreso de los pueblos.

 Cris - 3977

Cristina Sánchez.

FOTO  ©  Ángel López Soto, miembro de GEA PHOTOWORDS

.

Por María Álvaro Navarro para GEA PHOTOWORDS.

 

“Profundizar en las causas de los conflictos, crisis humanitarias y violaciones de los derechos humanos huyendo de la simplificación”, así presenta Cristina Sánchez su programa Países en Conflicto de RNE. Nos cuenta que el programa nació cuando en su primera cobertura como periodista internacional en los campamentos de refugiados saharauis en Argelia, tuvo claro que un conflicto no es sólo una guerra abierta. También lo son las violaciones de derechos humanos fundamentales, las crisis humanitarias, las catástrofes naturales o las cuestiones de desigualdad y es necesario hablar de todas ella.

.

ENTREVISTA GEA  

En primera línea –  Cristina Sánchez

.

Lleváis cuatro años en antena con el programa Países en Conflicto. ¿Qué es lo que te motiva día a día para seguir contando esas historias?

La principal motivación son los protagonistas de esas historias que merecen ser contadas. Es de justicia. Sin ellos, “Países en conflicto” no sería posible. Nosotros somos simplemente una correa de transmisión. El coraje, la determinación, los ponen ellos. Y si alguien puede cambiar las cosas, son aquellos que comparten con nosotros sus testimonios.

.

¿Cómo es ese momento, la noche antes, en la que preparas las maletas y sabes que vas a viajar a un lugar donde el cansancio no solo físico si no también psicológico van a acompañarte durante el tiempo en el que estés allí trabajando?

Soy de la opinión de que nuestro cansancio, nuestras circunstancias físicas, psicológicas y emocionales, son irrelevantes. Lo importante no es cómo nos sentimos los periodistas en situaciones de conflicto, sino cómo afectan a la población civil. Por regla general, nosotros regresamos y ellos se quedan. Cubrir este tipo de información es siempre algo voluntario y absolutamente vocacional.

 .

Cuando recuerdas los lugares a los que has viajado para conocer de cerca el conflicto. ¿Cómo es el momento de llegar y cómo el momento en el que tienes que irte?

Aunque en lo más profundo desearías no tener que ir a cubrir una situación de conflicto, porque eso significaría que no existe, el momento de la llegada, insisto, es algo que has decidido voluntariamente. Así que yo solo pienso en llegar lo antes posible y empezar a trabajar. La salida es, sin duda, para mí, lo más difícil. Por el sentimiento de abandono hacia los que allí permanecen. Recuerdo este pasado verano saliendo de Gaza. Sabiendo el privilegio que eso supone ya que más de un 1.600.000 personas no pueden hacerlo. Una de las grandes fallas del periodismo actual es la escasa atención que se presta al postconflicto.

 .

¿Cómo es moverse e intentar trabajar en una zona de conflicto?

En algún lugar leí alguna vez que en los conflictos no solo se muere, también se vive. Y lo mejor es hacerlo con la gente local. Creo que es de justicia reconocer el imprescindible trabajo de nuestros fixers. Son ellos quienes nos introducen en su país, en sus ciudades, en sus sociedades. Quienes arriesgan mucho más moviéndose con nosotros, trabajando a nuestro lado. Mostrando al mundo un sufrimiento que ellos mismos están padeciendo. Sin ellos nada de esto sería posible.

 

En los conflictos armados aflora el peor y el mejor lado del ser humano. La periodista Raquel Villaécija habla de los Mandelas que ha conocido en RDC entre tanta barbarie. ¿A que Mandelas has conocido tú en los conflictos en los que has estado presente?

He visto tantas veces arrojar luz sobre el lado más oscuro del ser humano que no podría hacer una selección. Cada vez que pierdo la fe o la confianza, personas anónimas hacen que las recupere. Aunque también he sido testigo de la peor de las caras. No es cuestión de idealizar la guerra. Es el mayor fracaso de la humanidad.

 .

¿Cuál es para ti la situación más dura que te ha tocado vivir en una zona de conflicto?

Dejarlo atrás. Siempre.

 .

¿En qué conflictos has percibido que la gente necesitaba hablar y en que otros había tanto dolor que solo se escuchaba silencio?

Que alguien quiera compartir contigo su testimonio es algo tan íntimo, tan personal, que para mí es fundamental hacerlo desde el respeto. Que sea un acto voluntario. Y, en muchas ocasiones, es una cuestión de necesidad, de verbalizar aquello que les está ocurriendo, que el mundo lo conozca. Siempre me he encontrado con personas dispuestas a hacerlo. Desde un clima de confianza que se debe establecer en una entrevista de esas características. La mayor parte de las veces llega un momento en que ni siquiera es necesario hacer preguntas.

 .

¿Cómo logra una periodista poder contar a un ciudadano español lo que está ocurriendo en un conflicto que está a miles de kilómetros de su casa?

Si en algo creo en el periodismo, es en que debe ser generador de empatía. Dos cuestiones son fundamentales. El contexto y poner rostro a la noticia. Explicar qué hay detrás de esa información a través de cuestiones geoestratégicas, de política y relaciones internacionales. Y, como círculos concéntricos, ir del exterior al interior. A las historias personales. Es el elemento diferenciador que aporta el enviado especial. Acercarse a los protagonistas. Solo así el oyente, el espectador, el lector, entenderán que no son tantos miles de kilómetros los que les separan de ese conflicto y de quienes lo están sufriendo.

 .

Dices que en alguna ocasión te han dicho que los temas de contenido social o crisis humanitarias no interesan al público. ¿Crees que no interesan o quizás los medios son los que no quieren que interesen?

Un periodista cuenta historias. Ya sea a la vuelta de casa o a miles de kilómetros. Y las historias interesan. El problema es que contarlas a miles de kilómetros cuesta dinero. Las coberturas internacionales no son baratas. Y muchos medios de comunicación, sobre todo en España, no están dispuestos a costearlas. Cuando alguien dice que algo no le interesa al público, yo siempre contesto lo mismo. Aún no he conseguido el superpoder que me permita meterme en la cabeza de oyentes, espectadores y lectores. No deberíamos subestimar sus intereses presuponiéndolos.

 .

¿Te ha invadido alguna vez esa sensación de que parece que el tiempo se ha detenido en ese país en conflicto armado y aunque vuelvas años después todo sigue igual? 

De los lugares a los que he regresado en distintas ocasiones existe uno en el que esa sensación es más honda. Gaza y los Territorios Ocupados. No ver ni siquiera una pequeña luz al final del túnel. Es desesperante.

 .

¿A qué dificultades añadidas te has tenido que enfrentar como mujer periodista que trabaja en una zona de conflicto y cuando has sentido que era una ventaja?

Dificultades, pocas. Algún fixer que se ha negado a trabajar conmigo. Alguna reticencia desde Madrid a enviarme a una cobertura (a la que finalmente fui). Y la ventaja principal es que nosotras llegamos a donde ellos, a veces, no llegan. A las mujeres cuyas historias son, muchas veces, relegadas en las coberturas de conflictos.

 .

En España ¿crees que se valora de la misma manera el trabajo de una mujer reportera de guerra y la de un hombre? 

En España hay grandísimas profesionales especializadas en las coberturas de conflicto. Y su trabajo habla por sí solo. Que, al final, es lo verdaderamente importante. Cuando se da más relevancia al nombre que a la historia, algo está fallando.

 .

Después de haber presenciado conflictos en muchas partes del mundo, cuando vuelves a Madrid, ¿cómo cambia tu manera de ver todo lo que te rodea?

Yo siempre he tenido claro el tipo de información que quería hacer y tengo la enorme fortuna de poder dedicarme a ello. Es un regalo diario. No concibo mi vida de otra manera. Es la que he elegido, asumiendo sus consecuencias..

 .

María Álvaro Navarro. Periodista valenciana afincada en Madrid dedicada a la comunicación de temas sociales. Máster en comunicación, cambio social y desarrollo. Ha trabajado en el departamento de comunicación de Cruz Roja Española y en Greenpeace España. También ha trabajado en el programa Medi Ambient de la televisión autonómica valenciana y ha colaborado realizando reportajes con diferentes asociaciones medioambientales. 

.

, , , , , , ,

No comments yet.

Deja un comentario

Leave your opinion here. Please be nice. Your Email address will be kept private.