ENTREVISTA GEA – ALFONS RODRÍGUEZ

La escena de una familia llorando ante un féretro en Srebrenica, obtenida por el fotoperiodista catalán y co fundador de GEA PHOTOWORDS, Alfons Rodríguez, ha ganado el Premio Godó de Fotoperiodismo 2010, concedido el pasado mes de Septiembre. Alfons ha sabido plasmar en esta fotografía la tragedia de uno de los acontecimientos más oscuros del siglo XXI: el genocidio de miles de musulmanes a manos del ejército serbio. La imagen que conmueve corazones y conciencias, consigue captar, de forma excepcional, el dolor de una familia al recibir los restos de su hijo rescatados de una fosa común. Pero, además, este galardón se suma a los otros muchos que ha recibido a lo largo de dos décadas de profesión y compromiso para denunciar lo que nadie quiere ver y oír.

.

Alfons Rodríguez fotografiado en Barcelona en la primavera de 2011.

Foto ©  Núria Gras

.

Por Lucas de la Cal Martín, para GEA PHOTOWORDS

.

Alfons Rodríguez pertenece a esa generación de fotoperiodistas que han recorrido algunos de los escenarios más sangrientos de nuestro tiempo y han sido testigos de algunas de las mayores atrocidades. Desde la humildad que le han aportado las vivencias en más de 85 países y dos décadas de viajes y reportajes, nuestro compañero intenta expresar con imágenes los dos lados indisolubles de este mundo: la belleza y la crueldad.

Ha realizado centenares de reportajes de temática documental, denuncia social, actualidad y viajes, con una obra publicada en medios internacionales y expuesta en docenas de exposiciones dentro y fuera de España. Compagina su labor de reportero con la docencia, impartiendo clases y talleres en escuelas privadas y universidades.

Además del Premio Godó de Fotoperiodismo, Alfons ha ganado también el Premio Nacional de Reportaje Social y obutvo una mención en el Premio Internacional Luis Valtueña. El co-fundador de Geaphotowords nos da  su visión del Periodismo en la actualidad, y nos cuenta como quince años después de que la guerra de los Balcanes sacudiera la antigua Yugoslavia, las heridas abiertas por aquel conflicto siguen siendo palpables.

.

Srebrenica memoria de un genocidio. Imagen ganadora de diversos galardones en 2010 y 2011.

Foto ©  Alfons Rodríguez

.

¿Cuál fue tu primera impresión al conocer que habías ganado el prestigioso Premio Godó de Fotoperiodismo?

Una satisfacción enorme, por el trabajo bien hecho, por el reconocimiento y porque de alguna forma hace útil lo que hago, mi compromiso y mi oficio: dar voz a los protagonistas de mis imágenes. Sin ellos y sin que otros (los espectadores) lo vean, lean y escuchen, nada de esto tiene sentido…


La imagen premiada, es la escena de una familia llorando frente a un féretro en Srebrenica 15 años después del genocidio. ¿Aún tiembla tu objetivo ante estas imágenes? ¿Qué escenario te encontraste al llegar allí?

Por más que uno haya visto barbaridades en esta profesión, el corazón siempre manda y se encoge ante la crueldad de historias como esta. El día que no sea así dejaré el periodismo. En Bosnia, el dolor persiste y por tanto el odio permanece. Y eso no es bueno. Tal vez los acuerdos de Dayton con la creación de la República de Sparska tengan una buena parte de culpa.

El 11 de julio de 1995 el ejército serbio asesinó a casi 8.900 personas en Srebrenica, en un imborrable episodio de limpieza étnica y genocidio. ¿Cómo es posible que a mediados de la década de los 90 tuviera lugar en pleno continente europeo una atrocidad de semejante magnitud?

Es posible porque la comunidad internacional miró hacia otro lado. Miro hacia otro lado ante la barbarie de aquella guerra, como lo hace cada día ante muchas otras barbaries. Y este conflicto fue especialmente cruel. No hay ninguna guerra mejor que otra, pero la de Bosnia y Herzegovina la teníamos muy cerca en muchos aspectos. Eran nuestros vecinos y en una época en la que no encajaba. Es como si el año próximo se declara la guerra entre Francia y Reino Unido, algo que no parece que pudiera ocurrir. Y,¿Porqué no puede ocurrir? Por supuesto esperemos que la razón se imponga para siempre, pero de eso nadie está seguro.

¿Qué percepción tienen las familias de las víctimas y los habitantes de Srebrenica del papel que las fuerzas extranjeras jugaron allí?

Incomprensión e impotencia. Confusión al ver como se giraban de espaldas por miedo y por cumplir con unas leyes absurdas e injustas… Por otro lado, la cobertura de los medios de comunicación no fue todo lo grande que el conflicto merecía. Se cerraron fronteras, mataron a muchos periodistas. Hubo muchas dificultades para trabajar.

Después de los conflictos y las crisis humanitarias que has documentado y de ver la actuación que en ellas ha tenido la ONU, ¿crees que es una organización que cumple realmente la función para la que fue creada?

Eso es algo muy difícil de valorar. Tal vez su presencia no esté todo lo organizada que debiera. Tal vez los presupuestos que manejan no reflejan la ayuda final que llega a los necesitados, pero también hay que reconocer que no hacen daño ni empeoran la situación de nadie. En cualquier caso creo que manejar una organización como UN y hacerla valer en una crisis humanitaria o en un conflicto armado nunca puede ser fácil y 100% efectiva.

¿Cómo se ve el mundo a través del objetivo de tu cámara? ¿Recuerdas alguna imagen que te haya impactado especialmente?

Bellísimo y a la vez cruel. Se ve claramente que tiene dos caras muy diferenciadas: una muy positiva y otra muy negativa. Parece que al trabajar en esto tomas mucha conciencia de ello. No digo que sólo los que hacemos esto seamos conscientes de esta dualidad, pero todos los que lo hacemos sin duda lo notamos con más claridad. No puedo decir que una sola imagen ocupe ese lugar en mi memoria. Tengo mi mente repleta de “fotos”, de historias, de personas, de situaciones y de lugares que estarán conmigo mientras viva.

Durante años, has sido testigo de los conflictos más descarnados de nuestra historia reciente. Como ser humano tu compromiso ha estado con las víctimas, y con tus imágenes has hecho visible su causa y su dignidad. ¿Cuál es el lugar desde donde debería mirar el fotoperiodista?,  ¿cuál es su verdadero papel en los conflictos: testigo, héroe, defensor del más débil…?

De testigo, sin duda. Con su testimonio se debe inculpar al verdugo para que no quede impune y ayudar a las víctimas para que se haga justicia. Con su trabajo se debe formar una memoria colectiva que evite caer en errores fatales una y otra vez. Pero todo esto es difícil de conseguir. En ello estamos, supongo…

Como testigo de la presente situación en los países donde los conflictos y la escasez son moneda habitual. ¿Cuál es tu opinión acerca del planeta y la presente situación global?

Yo creo que todo esto tiene un fin como lo conocemos. Es insostenible de esta forma. El problema del hambre se debe solucionar, igual que el de la paz mundial y las enfermedades, pero entonces qué? si no morimos de forma natural ni de forma artificial la población crecerá ¿hasta cuándo?  Las generaciones venideras tienen un trabajo muy duro y difícil que llevar a cabo. Si salvamos el planeta y nos volvemos inmunes, como aguantará la Tierra la sobre-población?  Si no hacemos nada, ¿hasta cuándo podremos resistir.?Yo me considero un optimista realista, pero por la era que nos ha tocado vivir, un tiempo de transición, creo que la pelota está ahora en el tejado de las generaciones futuras. Intentemos dejar este mundo, los que ahora lo habitamos, en el mejor estado posible.

¿Cuáles son tus próximos proyectos?

Ahora estoy trabajando en un proyecto llamado El Tercer Jinete. Se trata de analizar y documentar el hambre y la malnutrición en todo el planeta. No sólo el hambre palpable, si no el hambre oculta y sus efectos en las generaciones futuras… Dentro de pocas semanas seguiré con él, viajando a América Central.

.

Lucas de la Cal Martín es estudiante de periodismo en prácticas en GEA PHOTOWORDS

.

, , , , , ,

No comments yet.

Deja un comentario

Leave your opinion here. Please be nice. Your Email address will be kept private.