ENTREVISTA GEA – EVA GARRIDO

ECOS de realidades acostumbrados a considerar lejanas: China, India, Etiopía… Ecos que esconden una historia detrás de los estereotipos y nos invitan a conocerla…Ecos que Eva Garrido a sacado a relucir invitándonos a adentrarnos y conocer a los niños de Etiopía, las mujeres de la India y la etnia Uigur de China. Una contadora de historias a través de la cámara y el papel, vividora de conflictos y aventuras, apasionada de lo diferente y curiosa por naturaleza, esta joven periodista refleja lo mejor de su trabajo en la exposición `ECOS´que podemos ver en estos días en Madrid. 

 

IMG_8185

 Eva Garrido

FOTO  ©   Dasari Nagappa

 

ENTREVISTA GEA – EVA GARRIDO

Por María Martín para GEA PHOTOWORDS

 

A sus 27 años ya ha vivido en tres países diferentes, China, India y Etiopía, ha trabajado en la Asociación de Víctimas del Terrorismo, el departamento de comunicación de Ayuda en Acción y actualmente se encuentra en la Fundación Internacional y para Iberoamérica de Administración y Políticas Públicas (FIIAPP). 27 años y una vocación: contar historias. Esto es lo que ha hecho desde que descubrió el mundo de la cooperación y el periodismo. ¿Qué te mueve a impulsar este proyecto, ECOS?

Sentirme en deuda con las realidades que conocí sobre los uigures, los niños y niñas en Etiopía y las mujeres en la India. Tenía claro que en algún momento tenía que hacer ver, como digo yo, a mi pequeño mundo, lo que había visto y aprendido con mis cinco sentidos. Apenas se conoce la historia de los uigures y la marginación social y cultural que están sufriendo respecto a la mayoría étnica del país, los han, motivada por el Gobierno y que a su vez esto enfrenta a ambas etnias, como en las revueltas de 2009; ni la realidad de los niños etíopes más allá de la imagen que tenemos de niños castigados por la sequía y la hambruna; o de la discriminación que sufren las mujeres en la india desde que nacen hasta su vejez.

 

ECOS es una magnífica muestra de este trabajo, fruto de su paso como voluntaria en un proyecto de educación de una ONG local de Etiopía en 2010, como corresponsal en la Delegación Internacional de la Agencia EFE en Pekín (China) y miembro del Departamento de comunicación en la Fundación Vicente Ferrer en la India. Infancia, Etnia, Mujer. ECOS. ¿Qué sentimientos te gustaría transmitir al público que visita ECOS?

Básicamente, lo que digo en las dedicatorias de la exposición: a los uigures, porque todos tenemos derecho a preservar nuestras raíces; a los niños etíopes, héroes que demuestran cada día que no todo es negativo en Etiopía ni en toda África; y a la mujer india, por su fortaleza y coraje.

 

Fotoperiodista por vocación, afirmas que la responsabilidad del fotoperiodismo es contar historias. ¿Qué significan para ti las historias de esta exposición?

Que resuenen los ECOS de estos países. El leiv motiv de esta muestra es que lleguen con más fuerza a Occidente los ecos de estas realidades que se quedan por el camino cuando estos países alcanzan el protagonismo en las conversaciones en esta parte del mundo.

 

Los uigures, una etnia sometida a las órdenes de China desde que el gigante asiático ocupó la actual región autónoma de Xinjiang en 1949 que ha derivado en un conflicto étnico entre la etnia mayoritaria china, los han, y los propios uigures, quienes a ojos del extranjero recuerdan más a los habitantes de Asia Central que de la propia China. Garrido pudo ser partícipe de la tensión que se vive en Urumqui, cuna de la cultura Uigur, tras su paso en 2010 por la delegación de la agencia EFE en Pekín. ¿Conocías el conflicto étnico antes de visitar la región de los Uigures?

Sí, en 2009 se produjo el mayor conflicto interétnico en el país, protagonizado por ambas etnias. Aunque hasta que no llegas al país, no conoces en profundidad la envergadura de la problemática.

 

¿Cuál fue tu reacción al llegar a la región de Xinjiang? ¿Cómo te recibieron sus habitantes?

Como digo en el comienzo de esta parte de la exposición, me sentí como si estuviese en otro país, como si no fuera China. Los rasgos, cultura, religión, hasta los husos horarios, son diferentes a la China tradicional. En las ciudades es donde recuerdas que estás en China por ejemplo por el mandarín, predominante frente al uigur. Los uigures son muy hospitalarios, amables y accesibles.

 

Desde la ocupación, los uigures luchan por preservar una identidad cultural que el gobierno chino intenta borrar con los años. ¿De qué manera se percibe la discriminación entre los han y los uigures? ¿Sigue presente pese al paso del tiempo?

Movimientos y representantes prouigures denuncian que los han tienen más posibilidades de desarrollo económico y que el legado cultural uigur se está diluyendo. Su lengua queda en un segundo plano tras el mandarín y se pierden símbolos como la ciudad cuna de su cultura, Kashgar, que está siendo derrumbada por el Gobierno con la excusa de levantar viviendas que soporten terremotos y en su lugar construyen avenidas al puro estilo pekinés. Lo hacen para controlarlos, aseguran los uigures. A este sentir se añade la existencia de un colectivo que aún sueña recuperar la independencia. Para conseguirla, algunos grupos han cometido atentados terroristas, unas veces reivindicados y otras acusados por el Gobierno. Esto genera desconfianza en los han, incómodos también con las supuestas ventajas que tienen los uigures por ser minoría, como poder tener más de un hijo. Esto es algo que viene sucediendo de manera paulatina desde 1949, cuando China se hizo con Xinjiang de manera definitiva.

 

En 2010 Garrido decide dar un giro a su vida y embarcarse en el mundo de la cooperación al desarrollo con una ONG local de Etiopía a través de la ONG de comercio justo SETEM. Una experiencia que marcó su vida y por la que desde entonces se dedica en cuerpo y alma. ¿Por qué elegiste Etiopía como destino para un voluntariado y como ECO de la exposición?

Cuando me inscribí en el curso tenía claro que quería viajar a un país africano. Cada uno tenemos predilecciones en la vida y muchas veces no sabemos de dónde vienen, simplemente las sentimos… sin más. Eso me pasaba y me pasa a mí con África. Etiopía era el único destino africano que ofrecía Setem y lo tuve claro.

 

Frente a los estereotipos de la hambruna y la sequía que en el norte percibimos por parte de los medios, ¿Cuál es la realidad de los niños que te encontraste en Etiopía?

Niños como los de cualquier otro punto del planeta. Sí, con problemas muy diferentes: tienen que trabajar para ayudar económicamente en casa, esto a veces no les permite ir a la escuela, algunos tienen que hacer frente al VIH/SIDA, ya sea porque lo sufran sus familiares o ellos mismos… pero en el fondo tienen las mismas ilusiones que los niños de otros lugares del mundo: sueñan con ser profesores o policías de mayores, con estudiar, con tener un trabajo…. En la exposición hay una foto de niños jugando en una explanada y rebosan felicidad. Y si miro fotos de cuando yo era pequeña, veo lo mismo. Como digo, nos separan fronteras dibujadas, pero las ilusiones y proyectos son las mimas.

 

¿Qué aprendiste de esta experiencia de voluntariado? ¿Hasta qué punto ha cambiado tu vida?

Supongo que me vine con lo que se suele traer la gente de este tipo de experiencias: valorar más lo que se tiene, estar agradecido a la vida; pero si voy a más allá de este tópico… creo que aprendí que si queremos trabajar por los países en vías de desarrollo y hacer que el mundo rote de otra manera, hay que trabajar por ello desde aquí también. En mi cuaderno de notas de Etiopía escribía que era un sueño el poder algún día hablar de estas historias y “remover” las conciencias de los demás. Creo que con ECOS he tratado de hacer eso.

 

Cartel A5 Ecos.ai

 

Seis meses trabajando en la segunda zona desértica de la India y una de las zonas más pobres del país acercaron a Eva a una realidad ligada a las tradiciones, contradicciones y el sistema patriarcal del país. ¿Qué imagen percibías de la mujer en la India antes de viajar al país asiático? ¿Qué es lo que más te impactó al llegar?

Sabía que sufría discriminación, pero no era consciente de su verdadera realidad hasta que llegué allí. Lo que más me impactó… ver en un pueblo remoto cómo las mujeres son aisladas en una caseta cuando tienen la menstruación. No se las puede tocar, ya que, según la religión y superstición, son impuras, darán mala suerte. La mayoría de los habitantes de este pueblo eran analfabetos.

 

Una realidad de las mujeres indias que sólo saltó al ámbito internacional a partir de la muerte de la joven estudiante Amanat en un autobús de Nueva Delhi el mes de diciembre de 2012. ¿Cuáles son las causas de la discriminación de la mujer en la India?

Por lo que conocí allí, creo que uno de los principales motivos es la dote que las familias de las mujeres tienen que pagar a sus futuros yernos. En la India, el nacimiento de una niña equivale a un cuantioso pago de dinero a la familia del que será su esposo cuando llegue el momento del casamiento: la dote. Lo que a su vez significa una gran deuda. Algunas familias ahorran desde la llegada de las pequeñas para poder hacerle frente. Y esta dote es uno de los motivos de los feticidios e infanticidios femeninos que se producen en el país. En la India, de acuerdo al censo de 2011, hay un total de 37 millones más de hombres que de mujeres. Por ello, cuando llega el momento de ir a la escuela, las familias suelen dar una mejor educación a los varones. Si no hay dinero suficiente para llevar al colegio a todos los hijos e hijas, serán las niñas quienes se queden en casa trabajando. Prefieren invertir sus esfuerzos en el futuro pilar de la familia. Ellas son capital perdido y hay que ahorrar para pagar su dote. La dote, es por tanto un desencadenante de la marginación que sufre la mujer en el país, aparte de otros motivos como la tradicional y universal discriminación que sufre la mujer frente al hombre en cualquier rincón del planeta.

 

 ¿Qué imagen de la mujer india transmite la exposición?

La de una mujer con fuerza y coraje. La de una mujer digna, porque lo son y porque hay que recordarlo.

 

UN PROYECTO DE CROWDFUNDING

 

Todo el trabajo de Eva no podría haber salido a la luz sino hubiera sido por los más de 40 mecenas que han hecho posible este gran sueño. Garrido lanzó una campaña de crowdfunding a través de la plataforma Información Sensible y un mes más tarde consiguió juntar los 1.500 euros necesarios para sacar adelante la exposición. ¿Cómo ha sido esta aventura del crowdfunding? ¿Por qué decidiste apostar por esta vía para financiar la exposición?

Muy apasionante y emocionante. Que haya personas que se interesen por tu proyecto y quieran formar parte de él, no tiene precio. Sin ellos, sus ECOS hoy no retumbarían aquí. Decidí embarcarme en este sistema de financiación porque ya había sido mecenas de otros proyectos y, por tanto, sabía lo que esto significa y supone. Creo en esta vía de financiación.

 

¿Alguna fotografía favorita?

Esto es como cuando preguntan a una madre que cuál es su hijo favorito… no me puedo decantar por ninguna… todas tienen algo especial. Quizá, por ser la más representativa, podría decir que la imagen de la mujer india que protagoniza el cartel de ECOS: por la fuerza, coraje y dignidad que transmite.

 

 ¿Crees que exposiciones como la tuya pondrán el grano de arena que nos permita ser conscientes de la realidad de estos países y promuevan un cambio de actitud hacia ellos?

Eso espero.

 

La exposición podrá verse en el Centro Cultural Casa del Reloj (Paseo de la Chopera, 6, Madrid) hasta el 24 de mayo. Entrada gratuita.

.

María Martín Flores, periodista especialista en Información Internacional y Países del Sur. Apasionada del mundo de la cooperación ha trabajado en la Oficina de Información de la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y en el departamento de comunicación de la Fundación Vicente Ferrer. Su pasión por la cooperación comenzó en 2010 tras viajar a Camerún con la ONG Zerca y Lejos. Desde entonces no ha dejado de colaborar con periódicos, ONG’s y asociaciones relacionadas con el tercer sector.

 

, , , , , , ,

No comments yet.

Deja un comentario

Leave your opinion here. Please be nice. Your Email address will be kept private.