ENTREVISTA GEA – MARCOS AGUIAR

Se acaba de celebrar en Nueva York el Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas donde se ha repasado la situación de las tribus indias en el mundo. En Brasil esta cuestión es especialmente sensible para aquellos que viven en la periferia de las grandes ciudades totalmente alejados de su medio natural. Hoy entrevistamos a Marcos Aguiar, presidente de Opção Brasil, una ONG que trabaja con las minorías indígenas atrapadas en las favelas urbanas del país y que buscan una salida viable para escapar a los estragos de la globalización.

.

Indios enfermos en el Amazonas

Indio matís enfermo de hepatitis en el hospital Casa del Indio del Yavarã­ 

Foto  ©  José  F. Ferrer

 

Por Ana de Gracia para GEA PHOTOWORDS

.

Sentado en una silla de madera con las manos entrelazadas Marcos muestra una actitud llena de calma y serenidad. Su tono de voz, grave con un toque de tranquilidad, invita a conversar. Tras las pequeñas gafas de ver se esconde una persona acostumbrada ya al diálogo. Tal vez por eso su voz haya adoptado esas peculiares pinceladas de serenidad que tanto la caracterizan.

Marcos Aguiar lleva más de 10 años dedicado a la causa indígena. Precisamente las conversaciones largas se han convertido en su principal instrumento para conseguir el entendimiento entre el pueblo indígena y las autoridades brasileñas. Una lucha ardua que hasta ahora continúa. Trabaja desde el año 2002 para la ONG Opção Brasil coordinando el trabajo con las comunidades indígenas localizadas en la región metropolitana de la ciudad de São Paulo.

Opção Brasil tiene más de doce años. Surgió del deseo de personas que estaban formando parte del movimiento estudiantil brasileño. Con ello se pretendió fomentar el movimiento e incluir a los jóvenes comprometidos con las cuestiones sociales que afectaban al país. Durante el Foro Social Mundial que tuvo lugar en Porto Alegre en el año 2001 diferentes instituciones relacionadas con la causa comparecieron. Opción Colombia fue una de ellas. Se trataba de una entidad que desde hacía varios años ya llevaba intentando construir una red, Opción Latinoamérica, que abarcase todo el territorio. Así surgió la idea de traer algo similar a Brasil. Y al final del año 2001 la experiencia colombiana fue introducida en el país con la creación de la ONG Opção Brasil.

 

¿Cuánto tiempo llevas dedicándote a la causa indígena?.

Llevo trabajando 16 años con indios que vivían en la periferia de São Paulo y en el resto de la región metropolitana. Esto es, con el indio urbano: los indígenas que vivían en las favelas, con los indígenas localizados en las áreas periféricas y con los indígenas que vivían en los mismos territorios nativos, en las aldeas. Las organizaciones indigenistas únicamente trabajaban con los indios que vivían fuera de São Paulo pues ellas mismas afirmaban que no les compensaba, en términos económicos, actuar con los indios de la periferia paulistana. Para las mismas, indígena no es aquel que vive en las favelas.

Indígena es aquella persona que vive en la aldea. Algo que va contra la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas pues en ella se especifica que el indígena es indígena en cualquier lugar. La Constitución Federal brasileña también indica que el indígena tiene total autonomía para decidir dónde vivir. Y la realidad brasileña, como el resto de la realidad latinoamericana, nos muestra que la mayor parte de los indígenas viven fuera de las aldeas.

 

¿Cuáles son los logros conseguidos por la ONG en este campo?.

Hubo un momento en el que comenzamos a hacer una investigación, por cuenta propia, sobre la diversidad indígena en el contexto urbano de São Paulo. Queríamos saber cuáles eran las comunidades que vivían en la región metropolitana. Confirmamos que en dicha región hoy hay más de 54 pueblos indígenas. Esto sólo fue hecho por nosotros. En ninguna parte de América Latina fue investigado salvo aquí. Debido a nuestro trabajo realizado sobre el indio en el contexto metropolitano decidimos trabajar aún más en este campo. Nuestro objetivo fue conseguir el reconocimiento de estos indios por parte de los propios ayuntamientos.

Esto significó también una mayor inclusión educativa y académica de las comunidades indígenas en el resto de la sociedad brasileña. Una inclusión que comenzó con el debate y el diálogo participativo entre las dos caras de la moneda, los ayuntamientos y los representantes indígenas.  Fue el ejemplo de la ciudad de Mauá donde el mismo ayuntamiento incorporó en su política pública de educación el estudio de la cultura indígena, convirtiéndose en la única ciudad de Brasil que incorporó en su plan de educación la cuestión indígena. Todo fue debido a nuestro trabajo.

Esto es un buen resultado. Una consecuencia de todo ello fue la creación de fondos municipales para la preservación y fomento de la cultura indígena teniendo como foco principal el indio en la ciudad. Con esto poco a poco la cuestión indígena ha ido siendo incorporada a los planes de política pública de toda la región metropolitana de São Paulo convirtiéndose en la primera región metropolitana del país que desarrolló planes de políticas públicas dirigidas a los indígenas que habitan en el contexto urbano.

Así hemos conseguido una mayor inclusión de la cultura indígena en todos los ámbitos. Se trata de un debate muy importante porque muchas instituciones educativas creen que el indio no tiene la capacidad para formarse y nosotros creemos justo lo contrario y apostamos por ellos.

Para tener una idea, en nuestra investigación descubrimos que en la misma región metropolitana de São Paulo existen 54 pueblos indígenas lo que significa, a su vez, que más de 18 lenguas indígenas diferentes son habladas. Y las autoridades de São Paulo no saben de esto.

 

¿Qué consecuencias positivas y/o negativas puede tener la globalización para el pueblo indígena?.

Tiene dos lados el tema de la globalización: un lado positivo y otro negativo. En cuanto al lado positivo de este fenómeno he de decir que muchas veces nos olvidamos de hablar sobre el mismo aquí en Brasil. Considero que la globalización puede ayudarnos a hacer presión y conseguir que los gobiernos se sientan presionados. La globalización así como todo lo que ella implica puede ser realmente buena para las comunidades gracias al hecho de que ahora muchos indígenas pueden comunicarse con los nativos de otros países. Esto también podría definirse como un refuerzo en la lucha diaria.

Muchas personas me preguntan si la tecnología ayuda a los indígenas. Si se sabe utilizar, sí. Sólo con la grabación de un CD en la lengua guaraní que va para otro país ya es una forma de buen aprovechamiento. La celebración del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas que cada año tiene lugar en Nueva York también es un ejemplo positivo de globalización. Indígenas del mundo entero van hasta allí para discutir precisamente este tema durante dos semanas. Es aquí donde también podemos descubrir la existencia de esa globalización indígena. Un intercambio muy fuerte de experiencias y de culturas.

No obstante, también existe ese lado negativo del cual tampoco hemos de olvidarnos. Uno de los puntos más perjudiciales es el uso de la imagen del indio que muchas veces se utiliza de forma equivocada.

 

¿Cuándo comenzó para la comunidad indígena la globalización?.

Realmente no tenemos una fecha específica. Pues antes de llegar los portugueses a Brasil, los indígenas ya se relacionaban con los nativos de otros países. Sólo hace falta echar un vistazo a los mapas históricos. Si lo miramos desde la perspectiva europea (con la llegada de los portugueses) hay que hablar de una segunda globalización la cual fue una guerra total. Un genocidio donde se intentó exterminar por completo a la comunidad indígena. No sólo al pueblo sino también toda su cultura en varios lugares de Brasil y en varios lugares del mundo.

Por otro lado, también podemos hablar de una tercera globalización que se creó entre los propios esclavos entendida en el sentido de la búsqueda de protección. Tanto las personas de color como los indígenas huyeron a la tierra de cada uno para protegerse de los invasores europeos lo que dio lugar a un nuevo intercambio de experiencias y culturas. Con la llegada de la industrialización llegó la siguiente fase de la globalización. La revolución industrial. Y a partir de este momento comenzaría la última fase que conocemos y que llega hasta nuestros días.

Por supuesto, no podemos olvidar el papel que llevó a cabo la iglesia. Algunos de sus sectores hicieron mucho daño. Llegaron aquí para catequizar a los indígenas y destruir su cultura. Sin embargo, también podemos hablar de otros sectores de la iglesia cuyo objetivo fue la protección de esa cultura. Fue el caso de algunas misiones como las de los jesuitas. De hecho hubo un momento en el que los propios guaraníes se sublevaron contra los conquistadores portugueses y españoles.

Y los jesuitas lucharon a favor de los guaraníes. Y esto no es contado. Bartolomé de las Casas también fue una figura importante gracias a su ferviente defensa de los indígenas. Podemos ver que desde esta perspectiva, la globalización también ayudó puesto que los misioneros mandaban sus informes para Roma sobre todo lo que estaba teniendo lugar en esta otra parte del mundo. De esta manera, hasta se llegó a condenar la catequización indígena.

 

¿Cuál es el origen de la protesta indígena?.

El derecho a conservar su propio territorio. El derecho a su tierra. Y sobre todo, el derecho a ser indígena. Porque la tierra que habita el indio representa mucho más de lo que nos creemos. Se trata de una conexión espiritual, mental, moral, física…

Incluso aquí en Brasil muchas aldeas tienen sus rituales relacionados con la tierra. Hay una ceremonia muy especial para celebrar el nacimiento de los niños. Se trata de la conexión del niño con la Madre Tierra. En dicho ritual los propios padres son los que transmiten esta idea mientras rezan: La tierra es tu madre y tú eres su hijo.

De aquí viene la reivindicación de la tierra y del derecho a ser indígena; el principal foco de la protesta. Llegados a este punto también es necesario recordar la cuestión urbana. El indígena tiene derecho a ir a dónde quiera. Y a ser respetado.

 

¿Pueden desaparacer las comunidades indígenas?.

No. En la década de los 70 se pensó ciertamente en su desaparición. En Brasil, y en el resto de América Latina, hasta los gobiernos de la dictadura militar creían en esto. De hecho, muchos de ellos deseaban el fin de la comunidad indígena. Hoy en día se intenta acabar con ellos mediante otro tipo de técnicas psicológicas como lo son los comentarios acerca de su supuesta conexión con el mundo: “el indígena ya no es más indígena porque usa teléfono móvil”. Pero no. Actualmente hasta la tasa de natalidad de los indígenas es la mayor del país. Y, por supuesto, la cuestión de la vida cultural y espiritual siempre permanecerá.

.

ANA DE GRACIA, es estudiante de Periodismo en la universidad Carlos III de Madrid. Actualmente vive en Sao Paulo, donde ultima sus estudios. Apasionada por el mundo de la corresponsalía, los viajes y los movimientos sociales, ha trabajado en radio durante tres años en la rama del periodismo cultural en España así como para otros medios de comunicación digitales cultivando el género de la entrevista con personalidades del panorama actual de la cultura y de la política.

.

, , , , ,

No comments yet.

Deja un comentario

Leave your opinion here. Please be nice. Your Email address will be kept private.