ENTREVISTA GEA – PALOMA AZNAR

Paloma Aznar, es escritora, cineasta y periodista; ella resume su labor en `contar historias´. Comenzó a hacerse conocida a finales de los 80 gracias a sus crónicas nocturnas de Madrid, firmadas bajo el seudónimo de Vampirella. El descaro y el humor siempre han acompañado los trabajos de `Vampi´. Experta en Palestina, corresponsal durante la guerra de Iraq, actualmente va de protesta en protesta empuñando su cámara. También goza de tener a su nombre varios libros sobre sexo. De un intento por retratar la cara y la cruz de la crisis vivida estos años nació el documental Why? Nos citamos en el Hotel Vincci Soma. Pese a que estaba en el hospital por una urgencia no cancela el encuentro. Del sanatorio a la entrevista, viene acompañada por el glamour que la caracteriza, sonrisa en boca y dispuesta a hablar largo y tendido.

 

Miguel Angel Torresano

Paloma Aznar.

FOTO  ©   Miguel Angel Torresano

.

WHY?, el documental 

En mayo de 2011 comenzó a forjarse lo que sería el nuevo documental de Paloma Aznar. Why? es otro retrato de la crisis y la sociedad española, con una perspectiva “distinta”. Cuenta con reportajes, un conjunto de imágenes y entrevistas. A través de la mirada de niños y adolescentes, Aznar y su equipo pretenden identificar y entender algunas de las consecuencias de la crisis. El proyecto también retrata la mayoría de movimientos y marchas que han tenido lugar en España en este tiempo. En el documental aparecen conocidos periodistas y escritores, policías, médicos o profesores, así como celebridades internacionales. Según la directora, Why? es “un trabajo audiovisual con distintas lecturas, para pequeños y mayores”.

El próximo 21 de Junio -Día Mundial de la Música- será proyectado en la Cineteca de Madrid (Sala Azcona del Matadero). Actuarán ese día, durante la proyección, la Orquesta Infantil del Conservatorio, dirigida por Daniel del Río, y la soprano Elisa Belmonte.

 

ENTREVISTA GEA – PALOMA AZNAR

Por Óscar Smith Diamante para GEA PHOTOWORDS

 

Sueles definirte como “cuentista”.

Siempre me preguntan qué es lo que hago realmente. Lo que hago es contar historias, ya sea en prensa, televisión, radio… Lo que cambia es el vehículo. Odio que me llamen “cuenta cuentos”. Los mataría. Yo soy cuentista. Los que cuenta cuentos son los que están en los bares.

En Why? el vehículo es el documental.

El documental también es periodismo, estás documentado lo que ocurre. Lo que el documental te permite en comparación con otros géneros es dedicarle más tiempo al tema. Cosas que en un reportaje tienes que sintetizar mucho, en una película ya te puedes extender. Te puedes extender y recrear en los detalles, que a veces son muy importantes.

¿Cuales son los objetivos de este documental?

Intenta explicar qué ha pasado en este país durante los últimos tres años y cuales son las consecuencias de ello. Entre esas consecuencias podemos ver los recortes en sanidad y educación, mucha gente que ha perdido su casa, otra que no sabe si va a volver a trabajar o la perdida de derechos laborales.

¿Cómo comenzó el proyecto?

Un día estaba en casa cuando me llamó un amigo y me dijo “están acampando en la Puerta del Sol”. Cogí la cámara y salí corriendo. Al llegar allí me di cuenta de que era algo muy importante que debía de ser contado. Así empezamos a grabar. Luego pensé que a eso había que darle más contenido, había que hablar con los protagonistas: estudiantes, abogados, economistas, médicos, profesores, bomberos… Necesitábamos los elementos de esta historia.

Coincidiendo con el final de la acampada en Sol nos enteramos de que iban a ver unos desalojos en Puerta de Hierro. Un barrio entero que iba a ser derruido, lleno de gente que llevaba 60 años viviendo ahí. Estuvimos desde que llegó la primera orden de derribo hasta que tiraron la última casa. Lo grabamos todo. Ahí es cuando me doy cuenta de que hay que dar voz a los niños pequeños. Aquello estaba lleno de niños; les iban desalojando con mucha violencia. Ahí se han cometido atrocidades. Además, no han realojado a la mayor parte de las familias. Te encuentras con abuelas que han tenido que ir acogiendo a hijos y nietos hasta llegar a acumular más de 20 personas en un piso.

De ahí sacamos a una niña, Joana, de siete años, que nos contó cómo había ocurrido el desalojo con una claridad pasmosa. Pensé que Joana debería de hablar con las personas responsables de su desalojo. Las autoridad políticas no quisieron hablar con nosotros pero logramos que hablara con el presidente del SUP (Sindicato Unificado de Policía). La niña consiguió que se viniera abajo. Es una de las entrevistas más interesantes del documental.

¿Qué es lo que más te sorprendió de las respuestas de los niños?

No hay un sólo niño. Seleccionamos a niños de distinto carácter y edad. Quería que hubiese niños de un nivel económico más alto y otros como los de Puerta del Hierro, más humildes. Es muy llamativa la claridad del pensamiento. Curiosamente los más pequeños eran lo más sinceros, como si estuviesen menos maleados, sin tantas influencias. Ven las cosas con mucha más claridad. Les preguntábamos cosas como ¿quién es el rey? ¿para qué sirve un banco? Daban respuestas muy coherentes. Los que ya eran más mayores eran más cortados, les impresionaba más la cámara. Ellos realizan entrevistas a economistas, políticos, periodistas y otra serie de gente. Los pequeños sólo hablaban. Todo ello salpicado con imágenes que hemos ido grabando desde mayo del 2011 hasta el 2013.

En Why? le preguntas a una serie de personas de la cultura y la comunicación qué les indigna. A ti, ¿qué te indigna?

Me indigna un país en el que estamos perdiendo unos derechos por los que nuestros abuelos dieron la vida. Me indigna la estafa. Vivimos las consecuencias de un crack de las entidades financieras que nosotros hemos rescatado. Hay personas que han hecho caer la banca y las cajas de ahorros, que han estafado a millones de personas y resulta que ellos son rescatados pero las personas no. Vemos a Rodrigo Rato, uno de los causantes de la crisis, siendo asesor del Banco Santander. Vemos a Blesa en la calle. Sin embargo, robas una mandarina en una tienda y te multan. Si te manifiestas en la calle, te identifican y te multan. Me impresiona la calma con la que la gente se lo está tomando todo. Gente que ha perdido todos sus ahorros va a la Puerta del Sol con un cartelito. Es sorprendente que no hayan ardido todos los bancos. La indignación y la ira tienen un límite. No se puede estar machacando a la gente permanentemente.

Hace tres semanas me quedé perpleja. De pronto, las calles de Madrid se llenaron de gente porque había una final de fútbol. Sin embargo, no han sido capaces de hacer eso cuando les han pisoteado algunos derechos fundamentales. Está a punto de aprobarse una ley de seguridad ciudadana que nos va a devolver, prácticamente, a los tiempo del franquismo. Hay una pasividad que se nota en estas acciones; la mayoría de la gente traga y traga.

 

cartel

Why? se proyectará el 21 de junio en la Cineteca de Madrid (Sala Azcona del Matadero).

¿Tienes algún proyecto en mente después de acabar con Why?

Tengo que conseguir dinero para hacer una copia subtitulada y mandarla a festivales extranjeros. Quiero que vaya a la mayor cantidad de festivales posibles. Creo que es la mejor manera de que se vea el trabajo que hemos hecho. Este documental cuenta cosas que se deben de saber. A mi me encantaría que llegase a los cines pero es muy difícil. La gente no tiene costumbre de ir al cine a ver documentales, ni siquiera de verlos en La 2 (risas).

En Twitter pusiste “Las personas que han ido a Lisboa para ver el partido de fútbol después no dirán que los libros, los conciertos o el cine son caros, verdad?”. ¿Piensas que sale perdiendo la cultura en una sociedad consumista?

Tampoco quiero ser tan dura con la gente, porque los que fuese a Lisboa seguramente no consuman mucho cine o vayan a la ópera. Hablaba a grandes rasgos. Pero pienso que sí. Donde han cerrado cines van abriendo tiendas de ropa; donde antes había un teatro ahora hay un centro comercial. Aunque la cultura también es consumo, pero de otra índole. Una camiseta puede tener un coste de fabricación de 2 euros en Indonesia, sin embargo mantener una orquesta es muy costoso. En general, resulta más rentable. Si lo que buscamos es lo barato que deja mucho beneficio ya no vamos a hacer cine, teatro, ni vamos a ir a grandes conciertos.

En Rusia, por ejemplo, los grandes teatros donde antes hacían ballets rusos ahora son salas de fiestas para los mafiosos. Si no cuidas la cultura se llega a esa vulgarización. Y lo que tenemos es “Mujeres, hombres y viceversa”. Estos programas tienen una audiencia altísima pero corremos el peligro de descuidar la “otra” cultura, la buena. La crisis ha sido una excusa para desabastecer el mundo de la cultura y, desde otro frente, exprimirlo con el 21% de IVA.

Hoy ha empezado la Feria del libro. Tú puedes ser un grandísimo escritor que lleva su manuscrito a una editorial, lo más probable es que ni lo lean Esa misma editorial se está fijando en qué personas tienen audiencia en televisión para encargarles un libro. Uno que ni siquiera van a escribir ellos mismo. Volvemos a las cosas que dan grandes beneficios.

Como escritora esto te afectará.

A mi me ha pasado. Cuando salía más en televisión me llamaron de Planeta para que escribiese un libro. Si dejas de salir en televisión y tienes un proyecto ya no te hacen ni caso. Es terrible. La televisión no es mala en su conjunto, hay huecos donde pasan cosas interesantes. Me parece que Salvados es un gran programa. Aunque me gustaba más antes, cuando había más disparate. Entre todos esos disparates te colaban mensajes muy inteligentes. Parece que el periodista ha ganado al humorista.

¿Crees que falta sentido del humor en estos tiempos?

A la mayoría de la gente. Por ejemplo, a Pablo Iglesias. Eso es muy peligroso, el sentido del humor te salva la vida. Buñuel te podía contar el drama de la guerra en España de forma rigurosa, con aquellos niños de las Urdes, pero luego había un humor muy inteligente detrás. Un humor que cambia las cosas, como el de Berlanga, que sabía ver el punto de absurdo en los comportamiento humanos. En los momentos difíciles a veces se dan las situaciones más hilarantes. Sé que sonará mal pero nunca me he reído tanto como en mis días de corresponsal en la guerra de Iraq. Se daban situaciones de absurdo y delirio total. Los periodistas, sin un mínimo sentido del humor, no podrían sobrevivir a estos conflictos.

 

Óscar Smith Diamante, está en su último año de Periodismo en la Universidad Carlos III de Madrid. Actualmente colabora con FronteraD. Hace unos escasos años co-fundó la revista digital Eclectic Magazine, junto con otros compañeros de la carrera. De procedencia hispano-británica, sus principales intereses son el periodismo social e internacional, con la entrevista y el reportaje como sus géneros predilectos.   

 

, , , , ,

No comments yet.

Deja un comentario

Leave your opinion here. Please be nice. Your Email address will be kept private.