ENTREVISTA GEA – SAMUEL ARANDA

World Press Photo vuelve un año más. La instantánea del último galardonado recuerda a la escultura `La Piedad´ de Miguel Ángel: una mujer ataviada con un velo islámico negro, un nihab, envuelve con sus brazos el cuerpo desnudo de un joven herido tras las revueltas de Yemen. Hablamos de la foto del fotógrafo catalán Samuel Arandaal que entrevistamos. Todo un hito en la historia del fotoperiodismo en España. Hasta 17 de enero está abierta la recepción del material fotográfico de esta nueva edición. 

Samuel Aranda.

Ilustración ©  GEA PHOTOWORDS

.

Por Sergi Ribas para GEA PHOTOWORDS

.

Samuel Aranda es un fotoperiodista catalán nacido en Santa Coloma de Gramanet que empezó a trabajar con diecinueve años para los periódicos El País y el Periódico de Catalunya. Sólo dos años más tarde ya empezó a viajar a Oriente Medio, lo que marcaría su carrera de ahí en adelante.

Aranda ganó el Premio Nacional de Fotografía a raíz de su documental sobre los inmigrantes africanos que intentan llegar a Europa. Después se centraría, a partir de 2011, en las transformaciones políticosociales que estaba sufriendo el mundo árabe. La “Primavera Árabe” en Túnez, Egipto, Libia y Yemen cuentan con sus imágenes para relatar lo sucedido. Es admirador de fotógrafos como James Natchwey y Stanley Greene.

Es con una foto en este último país con la que gana el World Press Photo of the Year este 2012. Su foto fue elegida entre más de 100.000 imágenes realizadas por un total de 5.247 fotógrafos provenientes de 124 países de todo en mundo. Ahora inaugura una exposición sobre la Primavera Árabe en su ciudad, Santa Coloma, donde se pueden ver una serie de fotografías con las que ilustra lo sucedido durante estos procesos. Aprovechamos la ocasión y que le tenemos por aquí para charlar con él sobre el significado del World Press, la polémica causada a raíz de un reportaje sobre la situación actual de España para el New York Times y en definitiva de su pasión por la fotografía.

Empecemos hablando de tu profesión. ¿Cuándo y cómo descubres que tu vocación es la fotografía y decides que quieres dedicarte a ella profesionalmente?

.

Cuando tenía 19 años, comencé documentando movimientos sociales en Barcelona, luego viaje a Palestina e Israel para conocer la realidad de un amigo Palestino y otro Israelí, ahí fue donde vi claro lo de dedicarme al fotoperiodismo.

Después de los años que le has dedicado a esta profesión hasta que has llegado donde estás ahora, ¿qué dirías que ha significado para ti la fotografía?

.

Para mí es una forma de lucha, seguramente si no estuviese haciendo fotos estaría tirando piedras y manifestándome ahora mismo. En el fondo es fácil. Lo más importante es conseguir que transmitan emociones. Los humanos tenemos una memoria fotográfica y con el tiempo la fotografía es nuestra memoria. En algunas ocasiones también sirve para cambiar pequeñas cosas.

Hablemos un momento sobre la polémica creada por el reportaje en The New York Times. ¿A qué crees que se debió y cómo la has vivido?

.

Para mi uno de los síntomas más claros de una democracia es poder hacer autocritica, no entiendo el porqué de la polémica. Los mismos medios que cargaron contra el reportaje, ABC, Antena 3, La Razón, a las pocas semanas publicaban el mismo artículo después de que Cruz Roja alertara del aumento de las necesidades en la población para comer. Estamos a años luz de la libertad de prensa de Estados Unidos. Y que conste que no soy ni mucho menos un admirador del gobierno de Estados Unidos.

Sobre la foto, estaba cubriendo una manifestación en la capital de Yemen, Sanaa, estaba allí trabajando para el New York Times y ese día los francotiradores empezaron a disparar sobre los manifestantes, corrimos de vuelta a la plaza donde estaba el campamento y allí dentro de una mezquita que utilizaban como hospital de campaña en contra a Fátima con su hijo Said.

Era todo muy intenso, había mucho ruido y gritos. Estaban bombardeando cerca del hospital.

¿Cuál ha sido el conflicto con el que más has sufrido o que más te haya costado cubrir, ya sea física o mentalmente?

.

Hasta ahora los reportajes que más me he sentido conectado y emocionado, son los desahucios en España, Gaza y la inmigración.

¿Has dejado de publicar alguna fotografía por motivos éticos o morales?

.

He dejado de hacerla sí. Creo que cada uno se pone sus límites, pero más que porque fuese una fotografía sangrienta o fuerte, ha sido por respeto y no molestar en alguna situación concreta.

¿Qué te llevó a querer cubrir estos procesos/revoluciones y en qué momento decides definitivamente que debes estar allí?

.

Llevo mucho tiempo conectado con el mundo árabe, me siento muy a gusto allí y lo ocurrido durante el último año y medio en estos países quería ser testigo de ello. Creo que cada país es un caso diferente, no podemos generalizar. En Túnez las cosas se están haciendo más o menos bien, en otros sitios como Libia, será muy difícil.

¿Qué ha significado para tí y para tu carrera el éxito alcanzado con esta foto y ganar el World Press?

.

Cuando hicieron oficial el World Press Photo, yo no sabía aún quienes eran ellos, me sorprendió que recibí muchos mails de mujeres, madres, que me decían que ella era su madre seguro por la forma en la que lo abrazaba, algo muy universal, el amor de una madre hacia su hijo. Estoy muy agradecido porque me ha abierto muchas puertas, ahora hay que seguir trabajando y poco mas.

.

Sergi Ribas es  licenciado en Sociología por la Universidad de Barcelona. Especializado en Medio Ambiente  y Sociedad, ha trabajado para  el Consell Assessor per al Desenvolupament Sostenible de la Generalitat de Catalunya y posteriormente ha tenido la oportunidad de viajar por el Cono Sur americano colaborando con diferentes ONG como la Fundación ambiental boliviana Gaia Pacha y la entidad chilena ¡Activo! Actualmente escribe en Ecodiari.cat

.

, , , , , ,

No comments yet.

Deja un comentario

Leave your opinion here. Please be nice. Your Email address will be kept private.