ENTREVISTA ONGEA – ANA ESEVERRI MEYER

Cada año aumenta exponencialmente el número de españoles que viajan a países del extranjero para continuar estudios, formarse profesionalmente, aprender idiomas, buscar mejores oportunidades laborales o simplemente participar de experiencias que los conecten con nuevas realidades y culturas. La asociación AIPC Pandora es la primera ONG en España especializada en Educación Internacional y a través de sus programas, presentes en 49 países, propone nuevas oportunidades en la formación y educación que dan respuesta a los grandes retos globales de nuestro tiempo. Hablamos con Ana Eseverri Mayer, directora de la asociación, sobre las experiencias que proponen y anticipe algunos proyectos para 2016.

 

Ana Eseverri Mayer GEA

Ana Eseverri Mayer, directora de AIPC Pandora.

Foto ©  Javier Schejtman, miembro de GEA PHOTOWORDS

.

ENTREVISTA onGEA – ANA ESEVERRI MEYER

Por Javier Schejtman, miembro de GEA PHOTOWORDS

 

El viaje como experiencia transformadora 

Viajar, cambiar de sitio, de rutinas, de hábitos en busca de experiencias significativas que dejen una profunda huella en nuestra vida y en la de los demás. Iniciativas que nos propone desde su fundación AIPC Pandora, asociación sin ánimo de lucro especializada en Educación Internacional, que a través de la Movilidad gestiona proyectos educativos y solidarios para jóvenes y adultos en 49 países. Programas que tienen como punto de partida la ecuación Aprende + Actúa + Transforma y que reúnen una comunidad de 5200 personas alrededor del mundo. Proyectos educativos e interculturales, de cooperación al desarrollo en Asia, África y Latinoamérica, voluntariado internacional y corporativo, veranos solidarios en China, India y Sudáfrica, aprendizaje de Idiomas y formación profesional en el extranjero. También programas de acogida de grupos procedentes de otros países en diferentes ciudades españolas, programas de intercambio, voluntariado europeo.

La posibilidad de participar en los proyectos comienza con niños de 13 años, y en la actualidad participan en sus iniciativas adultos de hasta 70 años, personas para los que viajar es sinónimo de crecimiento y superación, que desean conocer otras realidades, formarse o interactuar con otras culturas. La organización trabaja con la metodología conocida como “Global Service Learning”, en castellano “Aprendizaje-Servicio” basada en la combinación del aprendizaje y desarrollo de competencias y valores con la realización de tareas de servicio a las comunidades locales. Mediante este sistema, la ayuda mutua representa un mecanismo de progreso personal, económico y social que ofrece grandes resultados tanto para la persona que lo ejerce como para las comunidades locales que lo reciben. La escala del desarrollo de esta metodología nos lleva a la confirmación de una ciudadanía global, justa, sostenible y solidaria.

Este trabajo lo puede desarrollar gracias a su pertenencia a diferentes redes y plataformas internacionales como la Federación EIL, miembro consultor de Naciones Unidas y con 25 organizaciones socias con los que se trabajan estos programas.

.

¿Cómo surge tu interés en desarrollar una ONG centrada en la educación, los viajes y la ciudadanía activa?

Por un lado mi educación en la infancia influyó mucho, nací en EEUU de madre francesa y padre español, crecí en España con algunas estadías en Francia, me eduqué en una realidad muy diversa que contrastaba con la que se vivía en España en aquel entonces. Comencé a viajar desde muy joven y hablar idiomas. Con veinte años me embarco en un proyecto a Guatemala a trabajar con comunidades indígenas en proyectos de sostenibilidad. Regreso a España y comienzo la carrera de sociología, me licencio e instalo dos años en Londres donde trabajo con la Universidad London Met coordinando proyectos de voluntariado.

Año 2000 nuevamente en Madrid, realizo el doctorado en Relaciones Internacionales en el Instituto Ortega y Gasset, una época en la que España vive una transformación importante, crece económicamente, se desarrolla socialmente y se abre a Europa y al mundo. Nos convertimos en país receptor de miles de inmigrantes y nuevas culturas, los ciudadanos comenzamos a ser más conscientes de nuestra identidad y ciudadanía europeas, se da un salto cualitativo y cuantitativo en inversión y desarrollo de políticas y programas educativos, culturales y de cooperación que nos conectan con otras realidades más allá de nuestras fronteras.

Es en este contexto cuando en 2002 un grupo de profesionales con un espíritu afín y metas comunes fundamos AIPC Pandora, con el objetivo de dar respuesta a esta nueva realidad tendiendo puentes y ofreciendo nuevas oportunidades de experiencias educativas y formación a nivel internacional.

¿Cómo definirías A AIPC Pandora hoy?

AIPC Pandora somos la primera ONG en España especializada en educación internacional. Trabajamos bajo el convencimiento de que las experiencias internacionales son una fuente de conocimiento, de desarrollo de competencias y de sensibilización hacia los grandes retos globales de nuestro tiempo, nuestros programas forman a ciudadanos y ciudadanas globales capaces de incidir en las cuestiones fundamentales de nuestra cotidianeidad.

Contamos con 13 años de experiencia y el camino ha sido lago, ya que en España la educación internacional es algo muy nuevo. Por dar un ejemplo claro, ha costado muchos años el reconocer que los proyectos de voluntariado de corta duración suponen un aprendizaje tremendo para los participantes, mayor en la mayoría de los casos que el impacto en las comunidades locales. El valor y contenido educativo de nuestros programas hemos tenido que trabajarlo mucho para que realmente sea reconocido y apreciado en nuestra sociedad. Ahora podemos decir que este valor es reconocido, incluso buscado por individuos, empresas, universidades y colegios.

¿Que proyectos, viajes o programas destacarías? ¿Cuáles tienen más demanda y porqué?

Nuestro trabajo se centra en dos tipos de programas para dos colectivos; programas de envío (outbound) y de acogida (inbound), para jóvenes y adultos.

A día de hoy damos un valor grandísimo a los programas de jóvenes, empezamos a trabajar a partir de los 13 años, ya que está altamente demostrado por nuestra experiencia así como por varios estudios, que las experiencias educativas a mas corta edad, tienen un valor determinante en el futuro de los jóvenes. Por ello desarrollamos nuestros programas de Verano Internacional y Solidario que permiten a jóvenes a partir de los 13 años, viajar por todo el mundo, teniendo su primera experiencia de voluntariado internacional con aprendizaje de idioma e inmersión en las culturas locales.

Este mismo programa lo desarrollamos con nuestros socios de la FEIL en acogida en España, insertando a los jóvenes en comunidades locales, enseñándoles nuestra cultura y haciendo que participen en proyectos de diferente tipo por todo el país.

En cuanto a los programas de adultos, ofrecemos oportunidades muy interesantes para las empresas y las universidades, en las que las personas participan en programas que les permiten desarrollar sus competencias tanto profesionales como mas humanas, que les permite crecer, abrirse a nuevas oportunidades y por supuesto ser mejores personas y profesionales en sus áreas. Estos proyectos se desarrollan por todo el mundo y tienen normalmente algún tipo de formación no reglada implícita.

¿Quiénes son los jóvenes que participan y deciden embarcarse en estas experiencias?, ¿existe un perfil determinado?

Aunque los jóvenes comienzan muy pronto, a partir de los 13 años, suelen llegar por su propio pie, saben que quieren viajar y conocer mundo, tienen una empatía especial por como se viven en otras culturas y países y lo quieren conocer.

En el caso de los programas con colegios y universidades, nosotros les presentamos proyectos que tengan que ver con sus programas educativos, o bien que complementen toda la educación global que hoy en día ofrecen los centros educativos. Luego son los centros que hacen una convocatoria abierta a los alumnos y profesorado.

Para el año 2016 abrimos nuestro programa de becas para jóvenes sin recursos, queremos incluir un número cada vez mayor, de jóvenes que demuestran gran interés y además tienen buenos resultados académicos en nuestros programas internacionales. Este programa tiene un impacto muy muy alto en estos jóvenes, ya que, en condiciones normales no pueden acceder a estas experiencias, y el poder participar, les abre un abanico de posibilidades y genera una motivación por llegar mas lejos, que de otra manera no se produciría.

¿Cuál es el impacto en el ámbito donde se desarrolla cada proyecto y como incide en el entorno y con la poblaciones con las que trabajáis?

El impacto en las poblaciones locales es muy alto, aunque ha de ser medido en una escala diferente al de los proyectos de cooperación internacional. En los proyectos de corta duración el impacto se basa en el intercambio y en el aprendizaje mutuo, las poblaciones locales tienen la oportunidad de conocer personas que vienen del otro lado del mundo, que se interesan por sus proyectos y condiciones y que proponen trabajar conjuntamente y si es posible mejorar las condiciones de sus proyectos. Esta inspiración, genera una necesidad de progresar y de auto- motivarse y gestionarse muy importante en estas comunidades.

Además, en muchas ocasiones, las personas voluntarias se vinculan a los proyectos y se organizan para mejorarlos incluso liderar acciones nuevas. Un ejemplo muy bonito de esto es nuestra escuela en Kalassa, promovida por un grupo de voluntarios internacionales que año tras año hay ido captando fondos y finalmente a día de hoy tenemos 230 niños y niñas estudiando allí.

El Leitmotiv de vuestra entidad es significativo “Experiencias internacionales que transforman” cuéntanos como regresan los participantes de cada experiencia y si continúan en contacto. ¿Crees que un viaje de estas características puede definir el futuro de los jóvenes?

Definitivamente las experiencias son transformadoras. Es verdad que en los jóvenes que no tienen definido su futuro personal y profesional el impacto tiene mas capacidad de determinar el futuro ya que tienen todas las decisiones por tomar. Está demostrado que una experiencia en India o en Sudáfrica en nuestros programas antes de los 17 años, influye muy positivamente en la toma de decisiones posterior.

En los adultos, normalmente amplía la cosmovisión, compromete con causas, genera activismo y da sentido a muchas cosas en la vida. Nos damos cuenta de lo afortunados que somos y de las condiciones inmejorables que tenemos para hacer algo por un mundo más justo y sostenible.

¿Cuéles son los nuevos desafíos y proyectos para 2016?

Nuestro gran desafío este año es el programa de becas para la participación de los jóvenes sin recursos económicos en nuestros programas internacionales, así como el acercar nuestros programas a cuantos mas centros educativos sea posible, para que las generaciones que vienen hayan vivido estas experiencias y las integren en su desarrollo educativo que les llevará a ser ciudadanos y ciudadanas globales, activos y responsables.

 

 

, , ,

One Response to “ENTREVISTA ONGEA – ANA ESEVERRI MEYER”

  1. Margarita Fernandez Lagunes
    22 noviembre, 2015 at 22:04 #

    felicidades por este gran proyecto , me encantaria participar en algo asi

Deja un comentario

Leave your opinion here. Please be nice. Your Email address will be kept private.