ÉXODOS

Refugiados sirios, desplazados sursudaneses que huyen de la guerra y migrantes centroamericanos que lo hacen de la violencia de las maras en sus países, son las historias que hay detrás de nombres como Lawand, Ronyo Adwok y Juan Ramón Salvador. El proyecto Éxodos de Médicos sin Fronteras  nos traslada a tres continentes en los cuales a pesar de la distancia geográfica, cultural y política podemos ver como las figuras de refugiado, desplazado y migrante tienen detrás historias de vida que no son tan diferentes entre ellas. La primavera de 2013 fue el inicio del periplo que llevaría al periodista Agus Morales y a la fotógrafa Anna Surinyach a embarcarse en este proyecto con un formato novedoso: el documental web.

 

Éxodos

 

DETRÁS DE UN PROYECTO – MÉDICOS SIN FRONTERAS

Por María Álvaro Navarro para GEA PHOTOWORDS

 

Tres países, tres continentes y una única opción: huir

232 millones de migrantes, más de 16 millones de refugiados y 33 millones de desplazados en el mundo. Estos son los datos que se extraen del proyecto Éxodos de Médicos sin Fronteras (MSF) para denunciar que el pasado 2014 se alcanzaron las cifras más altas desde la Segunda Guerra Mundial de personas que, por diversos motivos, se vieron obligadas a abandonar sus hogares y dejar atrás sus vidas.

En la primavera de 2013 el periodista Agus Morales y la fotógrafa Ana Surinyach iniciaron el proyecto multimedia Éxodos. Con la intención de visibilizar el sufrimiento de las víctimas del conflicto en Siria -que dura casi cuatro años- siguieron las rutas que los ciudadanos sirios usan para escapar de la guerra con el objetivo de llegar a Europa. Muchos huyen hacia Turquía dirigiéndose por vía terrestre hacia el norte de Grecia, mientras que otros eligen la ruta que transcurre por el litoral libio hacia las costas italianas. Según la ONU, este conflicto se ha cobrado la vida de 200.000 personas y ha obligado a más de tres millones de sirios a abandonar su país. En Siria Agus y Ana conocieron, entre otras, la historia de Hassan Nasser, quien regentaba una tienda de ropa en una localidad a las afueras de Damasco y tuvo que refugiarse en Turquía junto a su familia huyendo de la guerra. O la historia del joven Lawand Deek que en 2013 entró en Turquía con la idea de atravesar el país, viajar hasta Grecia y acabar en Reino Unido. Buscando un futuro mejor en Occidente, lo último que se sabe de él es que llegó a Reino Unido donde espera poder viajar a Canadá para estudiar en la universidad.

De Siria los dos periodistas viajaron a Sudán del Sur, el país más joven del mundo que está sufriendo una grave crisis humanitaria por las heridas aún sin cerrar desde la independencia sudanesa. Casi un millón y medio de desplazados internos viven en un país que, tras lograr la independencia de Sudan en 2011, se ha visto inmerso en una guerra civil que dura ya dos años y ha provocado una grave situación médica y de inseguridad alimentaria. A través de este reportaje podemos conocer la historia de Ronyo Adwok, un profesor de 59 años que cuenta cómo quedó la ciudad donde vivía, Malakal, tras las batallas entre las fuerzas gubernamentales y de la oposición. Además de testimonios de desplazados que viven en campos administrados por la ONU en la frontera entre Sudán y Sudán del Sur desde 2013.

La última parada de este viaje fue la ruta que siguen los migrantes centroamericanos hacia México cruzando el país para intentar llegar a Estados Unidos, considerado el corredor migratorio más grande del mundo.  La violencia de las maras, como se conoce a las pandillas criminales que realizan actividades de delincuencia callejera, extorsión y tráfico de drogas, obliga cada año a 300.000 centroamericanos a huir de sus países poniendo sus vidas en peligro en un camino que se convierte en un verdadero calvario. Familias como la del hondureño Juan Ramón Salvador suben a diario en el tren de mercancías “La Bestia” rumbo a Estados Unidos. Guatemaltecos, hondureños y salvadoreños, entre otras nacionalidades, cuentan cómo el sufrimiento no acaba al salir de sus países, sino que empieza.

Un joven sirio, un profesor sursudanés o un hondureño camino a EE.UU. Historias de personas que huyen de la violencia y el conflicto en varios puntos del globo. Aunque estas historias tengan lugar en contextos políticos diversos, es imposible no distinguir los puntos en común entre las situaciones vividas por sus protagonistas. “No es lo mismo un centroamericano que huye de las maras que un sursudanés que huye a pie de los combates, pero pese a esa distancia, esas historias no son tan diferentes, hay paralelismos” señala Agus Morales.

El denominador común de estas historias es, según el periodista, la indiferencia internacional y el egoísmo de los Estados: “En Siria, ACNUR anunció que los países de fuera de la región ofrecerían 100.000 plazas de reasentamiento a los refugiados y esto es un poco más del 3% del total de los refugiados. Las cifras hablan por sí mismas, es un esfuerzo realmente insuficiente ante una crisis que tiene lugar a las puertas de Europa”.

Añade además cómo la incapacidad de la comunidad internacional para dar respuesta a estas crisis humanitarias está afectando a los ciudadanos que se ven obligados a escapar. “En el caso de los migrantes centroamericanos que viajan hacia EEUU, lo que hemos visto en nuestro recorrido es que se ven obligadas a huir por la violencia que existe en sus países de origen y, por lo tanto, lo que creemos es que todo el proceso de petición de asilo debería ser flexibilizado y facilitado para estas personas. Considerarlos dentro del paradigma clásico de migración puramente económico creemos que es erróneo”, destaca.

 

Un nuevo formato: El documental web

“Yo creo que es un buen formato para trasladar estas ideas que son algo más complejas. Permite un acercamiento más inmersivo a las situaciones de los tres países a través de las fotos a pantalla completa, los vídeos, los audios, las infografías y la narración. Es una forma de llegar a más público y acercar a la gente contextos menos conocidos por la distancia cultural y política, como es el caso de Sudán del Sur”. Así valora Agus Morales la elección de este formato. “Internet permite combinar diferentes lenguajes y hacer que las historias que queríamos contar sean más ricas”, añade Anna Surinyach.

Centrarse en personalizar los conflictos mediante sus protagonistas ha sido el ingrediente clave de este proyecto multimedia que huye de las grandes cifras. Conocer el sufrimiento que viven en primera persona algunos refugiados, desplazados y migrantes permite que aquellos que visitan el documental web puedan empatizar con sus historias, tal y como reconocen sus creadores. “Esta gente está pasando por situaciones durísimas pero siguen luchando. Hemos intentado, dentro de la situación muy difícil que están pasando, enseñar que no son gente que está destrozada y que ya hay que sentir compasión por ellos. Queremos mostrar su lucha y que no lo dan todo por perdido”, señala Anna.

Pero el proceso hasta tener terminado el proyecto no fue fácil. Como nos cuenta Anna Surinyach las trabas burocráticas y el caos de la guerra hicieron complicado el trabajo en Siria. “Fue difícil hacer fotos, la gente en Siria es muy consciente de lo que significa una imagen. Tenían miedo a posibles represalias y mucho miedo a contar lo que ellos pensaban de lo que estaba viviendo su país”, relata. En Sudán del Sur las dificultades fueron diferentes. “¿Cómo empiezo?”, fue la pregunta que Anna se hizo tras llegar a Malakal, una de las ciudades más importantes de Sudán del Sur que había quedado totalmente devastada, quemada y con cadáveres en sus calles. Reconoce que México fue el lugar donde más sencillo fue grabar ya que el idioma facilitó mucho la labor.

La respuesta ante este trabajo con un formato novedoso está siendo muy positiva tal y como señalan Morales y Surinyach. “Con este proyecto se demuestra que en Internet también hay espacio para contenidos de calidad y en profundidad y que también hay gente dispuesta a hacer una lectura o un visionado de productos durante mucho tiempo”.

 

Visita la web del proyecto

 

María Álvaro Navarro. Periodista valenciana afincada en Madrid dedicada a la comunicación de temas sociales. Máster en comunicación, cambio social y desarrollo. Ha trabajado en el departamento de comunicación de Cruz Roja Española y en Greenpeace España. También ha trabajado en el programa Medi Ambient de la televisión autonómica valenciana y ha colaborado realizando reportajes con diferentes asociaciones medioambientales. 

 

, , , , ,

No comments yet.

Deja un comentario

Leave your opinion here. Please be nice. Your Email address will be kept private.