LA ÚLTIMA CIUDAD VIEJA DE CHINA

Shanghai se proclama como capital del futuro, el gigante asiático ha destinado su principal puerta del Pacífico como bastión del progreso y los negocios, punto de reunión con Occidente y el dios mercado. Los mayores rascacielos del mundo crecen desafiantes, admitiendo la decadencia de las modestas construcciones shikumen que no hace mucho reinaron en esta zona. La vida tradicional de los chinos se extingue con su última `ciudad vieja´.

 

China. Shanghai. 

Obras de remodelación de los edificios de la ciudad vieja de Shangai.

Foto  ©  Adrián Domínguez, miembro de GEA PHOTOWORDS

.

LA ÚLTIMA CIUDAD VIEJA DE CHINA

Por Adrián Domínguez, miembro de GEA PHOTOWORDS

 

Shanghái era un pequeño pueblo (antes de nuestra era) ubicado a orillas del delta del río Yangtsé, dedicado a la pesca y a la sal, hoy es la ciudad más poblada de China y la tercera del planeta, el mayor puerto comercial mundial por volumen de mercancías. Y desde los últimos siglos principal punto de reunión con Occidente. 

Desde el tratado de Nanking (1842) el libre comercio internacional invadió la costa este del territorio chino, fuera de los muros (hoy exiguos) de la ciudad de Shanghái se construyeron las concesiones de las potencias extranjeras, en las que regían sus propias leyes. Muchos forasteros llegaron en el siguiente siglo, sumando miles de exiliados de la Revolución Rusa. La ciudad vivió su apogeo hasta la Segunda guerra sino-japonesa, con la victoria de los aliados en 1945 y la retirada nipona, Shanghái permaneció como asilo de trabajadores sometidos a las industrias extranjeras, convirtiéndose en uno de los centros del pensamiento político izquierdista. En 1949, Mao Zedong, líder del Partido Comunista, instauró su victoria con la República Popular, el comunismo de Mao provocó grandes conmociones sociales y trajo la fuga de empresarios a la entonces británica Hong Kong. Con Deng Xiaoping, líder de la República Popular China desde 1978, y su reforma económica de los años 80 comenzó el despegue, que con la apertura comercial en 1990 ha sido imparable. El área de Pudong, un sector eminentemente agrícola durante siglos, es hoy la sede principal de las más importantes entidades comerciales y financieras del planeta. En apenas dos décadas los rascacielos más altos del mundo no permiten pisar la tierra de aquellos campos. Shanghái se consolida como eje económico de la nueva China y su puerta principal a Occidente.

 

China 2209

Escultura religiosa protegida por una jaula de madera en una calle de la ciudad vieja. Shangai.

Foto  ©  Adrián Domínguez, miembro de GEA PHOTOWORDS

.

Adiós, Mao Zedong

 

`Mejor ciudad, mejor vida´ proclama el eslogan corporativo para el floreciente imperio del lujo en la nueva dinastía del Mercado. Son sobrados los vestigios históricos de otras ciudades para que Shanghái se someta a la bandera de “algo nuevo”, no importa echarla abajo y construirla de nuevo, ya le pasó con las concesiones del opio, la colonización europea y su exótico París del Este. China es hoy el primer consumidor de lujo del mundo [fuente: Fortune Character Institute]. Desde entonces la élite mundial empresarial se yergue en el resplandeciente distrito de Pudong de la nueva Shanghái, levantado en apenas 20 años.

Poco queda ya de los diseños de la dinastía Ming (1368-1644), descrita por algunos historiadores como “una de las mayores eras de gobierno disciplinado y estabilidad social de la historia humana”, o de la arquitectura shikumen, estilo tradicional de Shanghái que [tras las concesiones de la Primera Guerra del Opio] combina elementos occidentales y de la arquitectura tradicional del bajo Yangtsé, basada en sus costumbres sociales. Estas construcciones representaron más de la mitad de las viviendas de la ciudad en su apogeo (S. XIX) con edificios de dos o tres plantas y un pequeño patio delantero, las casas se apoyan unas en otras, quedando flanqueadas por estrechos callejones o longtang.

 

China. Shanghai.

Vista de la ciudad desde el rascacielos Shanghái World Financial Center (SWFC).

Foto  ©  Adrián Domínguez, miembro de GEA PHOTOWORDS

.

Un estilo de vida en extinción pero relativamente inalterado en el que el rito diario transcurre en la calle, desde el aseo, la comida, el ocio o el deporte, en las calles se cuelga la colada, se descansa y se juega. Las austeras viviendas apenas albergan espacios para el cobijo nocturno y una pequeña cocina, la vida está en el exterior, en sus parques, en sus plazas y en sus callejones; exóticas mascotas, bailes homeopáticos, cometas que desafían las nubes y pijamas de rallas hacen navegar entre culturas que pronto serán engullidas en pleno corazón de la mega metrópolis del futuro. Desde la liberación de Shanghái de la economía socialista el despegue ha sido meteórico, siendo hoy una de las capitales de referencia en la arquitectura de vanguardia y los negocios de todo el mundo, lo que no armoniza demasiado con las ruinas del pasado. El viejo Shanghái desaparece.

 

, , , , ,

Trackbacks/Pingbacks

  1. ancient town for gea photowords – ADRIAN DOMINGUEZ - 31 enero, 2016

    […] More at http://www.geaphotowords.com/la-ultima-ciudad-vieja-de-china/ […]

  2. ancient town for gea photowords – ADRIAN DOMINGUEZ - 19 octubre, 2016

    […] Full article at GEA PHOTOWORDS […]

Deja un comentario

Leave your opinion here. Please be nice. Your Email address will be kept private.