JUAN CARLOS DE LA CAL

JuanCarlosDeLaCalJUAN CARLOS DE LA CAL

Cofundador de GEA PHOTOWORDS en 2008

 

 Con 18 años recién cumplidos empezó a trabajar como “meritorio” (así se llamaba entonces a los ” becarios”) en el extinto semanario de sucesos EL CASO. Hablamos de 1984, de una vieja redacción llena de curiosos personajes sacados de otra época donde el periodismo era un ejercicio más cercano, íntimo y local. De servir cafés y teletipos, pasó a sumergirse en los mundos marginales de la gran ciudad haciendo los primeros reportajes sobre aquellos protagonistas que nunca aparecen en los medios por nada bueno. Durante cinco años, mientras estudiaba la carrera de Periodismo en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid, fue creciendo como periodista y persona en medio de este mundo de víctimas y verdugos, de viejos periodistas y de sucesos terribles que, en la mayoría de las situaciones, tenían su origen en problemas sociales.

En 1989 empezó a trabajar en la revista PANORAMA, del Grupo Z, donde dejó de hacer sucesos para ir más allá y trabajar a fondo sobre las causas que los provocaban. Llegaron los primeros viajes internacionales, cubrió como enviado especial para varios medios de este grupo conflictos armados como el de Liberia, El Salvador o la I Guerra del Golfo desde Irak e Israel. La dureza de alguna de estas guerras le impactó de tal manera que en 1992 montó y dirigió, junto a un grupo de compañeros, una agencia de prensa independiente, QUASAR PRESS, que durante tres años trabajó por todo el mundo en la cobertura de los acontecimientos punteros ligados con la actualidad: más guerras (Bosnia sobre todo), elecciones (Centroamérica, Filipinas, el Magreb, etc) y entrevistas y reportajes en el mundo árabe uniendo su trabajo al de un fotógrafo musulmán que le introdujo en el. Sus trabajos fueron publicados en importantes diarios y revistas de información general, tanto de España como de Europa Occidental y América Latina.

En 1995 entró a formar parte de la plantilla del, entonces, joven periódico EL MUNDO, donde trabajó en numerosas secciones (Internacional, Sociedad, Madrid, Magazine y Crónica) sin dejar de viajar nunca a esos submundos, dentro y fuera de nuestras fronteras. Son recordadas su series de reportajes sobre la marginación en las grandes ciudades, la situación de la infancia en los países del Tercer Mundo, su inmersión en los movimientos migratorios en el corazón de África y, en los últimos años, sus trabajos continuados en la selva amazónica en defensa de las últimas tribus indígenas no contactadas y los efectos del cambio climático. Ha estado en más de 60 países y colabora de manera altruista con numerosas ONG y organizaciones medioambientales participando en coloquios, conferencias, mesas redondas, realizando informes y asesoramiento sobre estos temas. Ha recibidos varios premios de reconocimiento por sus reportajes en defensa de los Derechos Humanos y de denuncia de problemas ambientales.