¿ENERGÍAS RENOVABLES? SÍ, GRACIAS

¿Qué consecuencias tendrá a corto y largo plazo la moratoria que se aprobó el pasado mes de enero sobre las energías renovables? ¿No es un contrasentido que se prorrogue la vida de la central nuclear de Garoña y que se frene el avance de las energías sostenibles? ¿En qué medida depende España de los hidrocarburos como el petróleo y el gas? Lejos de posicionamientos políticos la realidad es que la moratoria a las energías renovables podría suponer un freno importante para el avance de las energías limpias en nuestro país. Y, también, un duro golpe para este sector en continuo crecimiento y para los futuros puestos de trabajo que se pretendían crear.

.

La Albufera. Valencia.

FOTO  ©  Als

.

Por María Álvaro Navarro para GEA PHOTOWORDS
.

El pasado 27 de enero el Consejo de Ministros aprobó una moratoria con la que se suspendían “temporalmente” los incentivos económicos para la creación de nuevos proyectos en energías renovables. Esta medida se ha tomado argumentando que el objetivo que se pretende conseguir es reducir el déficit de tarifa. Este término que quizás algunos desconozcan es la diferencia entre lo que paga el consumidor en su factura y el coste que supone para la compañía eléctrica ofrecer este servicio.  Esta diferencia se transforma en una deuda para el Estado que a finales de 2010 superaba los 20.000 millones de euros. ¿Pero la solución es frenar el crecimiento de las energías limpias?
Según el informe que se presentó contra esta moratoria en el que intervino el Presidente de la Fundación Renovables, representantes de asociaciones ecologistas, sindicales y sectoriales, el hecho de frenar el crecimiento de las energías limpias con estos argumentos “solo va a ser una cortina de humo que impida abordar nuestros verdaderos problemas energéticos”.  En este sentido el informe destaca“el coste de las energías renovables para el consumidor es de 2,6 ct€/kWh y las renovables constituyen hoy el 17% de los costes del sistema, con tendencia a la baja por su margen de innovación tecnológica. Por el contrario, las importaciones de gas, petróleo y uranio superan los 40.000 M€ y nuestra mayor intensidad energética equivale a más del 1,5% de nuestro PIB”.
A corto y largo plazo estas medidas podrían afectar de forma muy negativa al sector en el que España se había hecho un hueco muy importante a nivel mundial y del que otros países estaban aprendiendo. Según Carlos Bravo, responsable de energía de Greenpeace, “la moratoria es una insensatez porque España no se puede permitir el lujo de dar pasos atrás en uno de los pocos campos en los que somos líderes”. Esta moratoria frenará las inversiones privadas en el sector y también la creación de empleo que se fijaba para 2020 en unos 300.000 puestos de trabajo. Esta medida que se ha argumentado será temporal no por ello afectará en menor medida al sector. La inestabilidad regulatoria en la que se encuentran las energías limpias en España hace que no haya una estrategia marcada y que esto aleje como decíamos las inversiones.

 

Pero, ¿No es un contrasentido que se quiera prorrogar la vida de la central nuclear de Garoña en Burgos y por otra parte se frene el crecimiento de las energías renovables? ¿Con estas medidas no aumentará la dependencia de las importaciones de hidrocarburos como el petróleo y el gas?
Por una parte, la vida útil de la central nuclear de Garoña tiene de plazo hasta el próximo verano de 2013 pero se tiene la intención de prolongar su vida hasta el año 2019. Una central que ya ha cumplido su ciclo de vida podría suponer un mayor riesgo de sufrir un accidente nuclear y además los residuos que tendría que gestionar serian mayores. Por otra parte, España depende cada vez más de los hidrocarburos en un nivel muy superior a otros países europeos. Según Paul Isbell, investigador de Economía Internacional del Real Instituto Elcano, España depende de importaciones energéticas que proceden de países no democráticos o muy inestables por lo que la economía del país ha pasado a ser vulnerable a los constantes cambios en los precios internacionales de petróleo y gas.

 

La solución que pasaba por depender en menor medida de los hidrocarburos y de las energías poco respetuosas con el medio ambiente se verá frenado por esta moratoria a las energías renovables que contribuyen al ahorro de estas importaciones y de las emisiones de CO2. Pero esto no solo ha ocurrido en España ya que Portugal también ha anunciado una medida en la que congelará  las concesiones de nuevas licencias al desarrollo de energías renovables y la eólica será la más afectada.

 

Andalucía y Murcia podrían ser dos de las comunidades autónomas españolas más afectadas por esta moratoria. La comunidad andaluza lidera el desarrollo de la energía termosolar con el 58 % de la capacidad nacional instalada, lo que supone 547,81 MW, según un informe elaborado por la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA). La provincia de Almería se despediría de casi 300 proyectos relacionados con energías renovables entre los que estarían instalaciones fotovoltaicas y parques eólicos entre otras. Por su parte la Asociación empresarial de Energías Renovables y Ahorro Energético de Murcia  destaca que en la región se perderán 160 millones de euros y 1.800 puestos de trabajo.

 

Si volvemos al informe que presentaron representantes de asociaciones ecologistas, sindicales y sectoriales contra esta moratoria también se destaca en uno de sus puntos que esta decisión va contra los criterios en los que se basa la política energética de la Unión Europea entre los que destaca la eliminación de barreras que impidan el desarrollo de las energías sostenibles.  Esta directiva de energías renovables establece que a finales de 2020 el consumo final tiene que provenir en un grado mayor de las energías renovables y que se tienen que reducir las emisiones de CO2.

 

Lo que impulsa el crecimiento de los países industrializados y nuestras actividades del día a día es la energía por lo que aunque la puesta en marcha de energías renovables pueda ser más costosa a corto y medio plazo, es mucho más rentable para la economía y sin duda también para el medio ambiente. Quizás, y no queriendo ser catastrofista, si seguimos por este camino dentro de poco estaremos lejos de ser  un ejemplo en energías renovables y esta frase que Barack Obama pronunció en 2009 “Pensad en lo que está pasando en países como España, Alemania o Japón, donde están haciendo inversiones reales en energías renovables. Están preparados para llevar el liderazgo en esta nueva industria” quedará muy lejana.

María Álvaro Navarro es licenciada en Comunicación Audiovisual y actualmente estudia periodismo en la URJC de Madrid. Ha trabajado en el programa Medi Ambient de la televisión autonómica valenciana y ha colaborado realizando reportajes con diferentes asociaciones medioambientales.
.

, , , , ,

No comments yet.

Deja un comentario

Leave your opinion here. Please be nice. Your Email address will be kept private.