`NARCOMORDAZA´ A LA PRENSA MEXICANA

El silencio y la autocensura son las únicas salida para los periodistas que no quieren arriesgar su vida en México. El asesinato de Elizabeth Macías, redactora jefe del diario ‘Primera Hora’ de Nuevo Laredo, ha apretado aún más la mordaza que los grupos criminales relacionados con el narcotráfico tienen puesta sobre los informadores. En ese país, donde la muerte se convierte a diario en un grotesco espectáculo amenazante, se encuentra el gran silencio del mundo. Con Macías, son once los periodistas que han sido asesinados en lo que va de año. Todos los crímenes han tenido la impunidad como única respuesta
.

Foto ©  Javier Arcenillas, miembro de GEA PHOTOWORDS

.

Por Sonia López Tello para GEA PHOTOWORDS

.

La que Gabriel García Márquez definió como “la profesión más bella del mundo” se ha transformado en pesadilla para la prensa local mexicana. Elizabeth Macías, de 39 años y redactora jefe del diario ‘Primera Hora’ de Nuevo Laredo, ha sido la última profesional de la información en engrosar la lista de los que pagan con su vida las amenazas de los cárteles de la droga. Esta vez, su garra llega hasta las redes sociales. Macías informaba en Internet sobre las actividades de los criminales y moderaba un foro que le servía de altavoz para la denuncia. Este es el tercer asesinato de periodistas usuarios de redes sociales en el estado mexicano de Tamaulipas, considerado como una plaza en disputa entre el Cártel del Golfo y el grupo de Los Zetas.

El asesinato de Macías ha hecho saltar de nuevo las alarmas sobre la delicada situación que vive la prensa mexicana. Según cifras de ‘Reporteros sin Fronteras’, son 11 los periodistas que han sido asesinados en lo que va de año en México y suman ya 80 los muertos desde el año 2000, la mayoría asesinados entre 2005 y 2011.  “No se vislumbra ninguna salida al terror mientras que el país se hunde en una guerra total, en la que tan sólo escribir las palabras ‘tráfico’ o ‘narcos’ puede costar la vida”, reza el informe de la organización, encargada de supervisar la situación en la que ejercen su profesión los periodistas en todos los países del mundo.

Además de las organizaciones internacionales, los propios afectados han querido lanzar una llamada de socorro al mundo. A través de un comunicado remitido a todos los compañeros de la prensa internacional, los periodistas mexicanos han denunciado la vulnerabilidad ante la que se ven obligados a trabajar y aseguran que”no se detendrán a pesar de los intentos por acallarles.  “Estos crímenes se han institucionalizado, pero por cada pluma silenciada vendrá otra”, informaba la nota, que circula por la red bajo el título de “Auxilio”.

Para la prensa internacional la situación es bien distinta. María Verza, corresponsal en México del periódico español ‘La Gaceta’, reconoce que los periodistas extranjeros viven ajenos a esta persecución: “Vivimos cómodamente n el DF, nos desplazamos para cubrir una historia  y después volvemos. Los que se quedan allí son los reporteros locales, que no siempre son reconocidos por su trabajo pero sin los cuales los periodistas de medios nacionales que informan desde la capital no podrían trabajar”.

LA IMPUNIDAD COMO RESPUESTA


Asesinar a un periodista en México sale, si no gratis, muy barato. El país ocupa el puesto número ocho en la lista de estados donde hay mayor impunidad, elaborada por el Comité Mundial de Protección de Periodistas. “Los fiscales en México aún fracasan en su intento por obtener condenas en un sistema legal plagado de corrupción”, dice el informe.

Anabel Hernández, periodista mexicana, denunciaba esta impunidad en su libro ‘Los Señores del Narco’: “La lucha del Gobierno contra el narco es una farsa, son los narcos quienes controlan el Gobierno y no al revés”. La principal denuncia de Hernández es la alianza de miembros del Gobierno con el cartel de Sinaloa, liderados por el ‘Chapo Guzmán’. “La falsamente llamada guerra contra el narcotráfico es en realidad la guerra en la que el gobierno se ha puesto a cazar a todos los enemigos del ‘Chapo’, pero no al ‘Chapo’”, asegura Hernández.

`¿QUÉ QUIEREN DE NOSOTROS?´


En un ejercicio sin precedentes, la redacción al completo de ‘El Diario de Juárez’ publicó en septiembre de 2010 un editorial dirigido directamente a los responsables de que la profesión   de informar se haya convertido en un calvario:  “Señores de las diferentes organizaciones que se disputan la plaza de Ciudad Juárez: (…) somos comunicadores, no adivinos. Queremos que nos expliquen qué es lo que quieren de nosotros. Ustedes son, en estos momentos, las autoridades de facto de esta ciudad, porque los mandos instituidos legalmente no han podido hacer nada para impedir que nuestros compañeros sigan cayendo”.

Los periodistas mexicanos eligen a diario entre el silencio o arriesgar su vida. Dicen algunos profesionales, como Judith Torrea, periodista freelance en Ciudad Juárez, que en México “se libra una guerra en la que solo están a salvo los muertos”. Verza va más allá y asegura que ni la muerte garantiza una huida en el país gobernado por Felipe Calderón: “Ni los muertos están a salvo en lugares en los que alimentan fosas comunes, los cadáveres son arrojados a bidones de ácido o a veces ni siquiera son identificados. La locura llega en México hasta después de muerto”.

.

Sonia López Tello es licenciada en Periodismo con diploma en Comunicación Política por la Universidad de Navarra, ha sido redactora en las emisoras de radio Onda Cero y Cadena SER. Actualmente ejerce su labor profesional en Antena 3.
.

, , , , , , ,

No comments yet.

Deja un comentario

Leave your opinion here. Please be nice. Your Email address will be kept private.