NO HAY VIDA SIN ABEJAS

Millones de abejas están muriendo en todo el mundo mientras crece la preocupación de los expertos respecto a la masiva desaparición de este insecto del que depende el 70% de la producción agrícola del mundo. El motivo son algunos pesticidas empleados en los cultivos que desorientan a las abejas impidiéndoles regresar a su panal. La abejas polinizan cada año un 90% de plantas y cultivos. Sin ellos, todos los árboles con flores y frutos dejarían a la larga de reproducirse. Una consecuencia fatal para la humanidad..

 

Ilustración ©  GEA PHOTOWORDS

.

Por Lucas de la Cal para GEA PHOTOWORDS

 

Ya lo advirtió Albert Einstein: “Si las abejas desaparecieran, al hombre sólo le quedarían 4 años de vida: sin abejas, no hay polinización, ni hierba, ni animales, ni hombres”.

Einstein tenía razón, el colapso de abejas amenaza la seguridad alimentaria mundial. La muerte masiva de abejas en todo el mundo complica seriamente la polinización y ello afecta significativamente la producción de alimentos en el mundo. Las abejas no solo fabrican miel, también son esenciales para la vida en la Tierra, polinizando cada año un 90 % de plantas y cultivos, cuyo valor se estima en 40 mil millones de dólares que supone más de un tercio del suministro de alimentos en muchos países. Los polinizadores son los encargados de transportar el polen para fecundar los óvulos de las flores. La agricultura Europea depende en un 84% de la polinización de los pequeños insectos, y la agricultura mundial en un 70%. La extinción de las abejas conllevaría una catástrofe alimenticia a nivel global, con una carestía apreciable y una consiguiente subida de precios de los alimentos. Y eso que solo estamos tomando en cuenta la agricultura, si añadiéramos además la vida silvestre (los bosques, los campos, las selvas, etc.) tendríamos un desastre alimentario mundial. Hambrunas, enfermedades y desnutrición. Quizás el hombre no desaparecería en cuatro años como predijo Einstein, sin embargo el modo de vida se vería afectado para todas las especie que habitamos la Tierra.

¿Por qué desaparecen las abejas? La Comisión Europea propuso el pasado 21 de enero prohibir el uso de tres tipos de pesticidas para el cultivo de maíz, colza y girasol, al entender que estos químicos están poniendo en riesgo la salud de las abejas.

Dos investigaciones, una británica y otra francesa, publicadas en la revista Science, señalan que los pesticidas, ampliamente utilizados para proteger los cultivos, pueden ser el causante de esta trágica desaparición. Según los investigadores, el plaguicida desorienta a estos insectos hasta el punto de que son incapaces de regresar a su colmena, reduce el tamaño de las colonias y hace desaparecer a las reinas. Los químicos que preocupan especialmente a Bruselas son tres neonicotinoides producidos por las empresas farmacéuticas Bayer y Syngenta y que pueden encontrarse en granos y semillas. Estos productos pueden afectan al sistema nervioso de los insectos causándoles parálisis y hasta la muerte, pero no suponen un riesgo para la salud humana.

“Algunas especies de abejorros se han reducido enormemente. Por ejemplo, en Norteamérica, varias especies que solían ser comunes han desaparecido, y en Reino Unido, tres se han extinguido”, dice Dave Goulson, científico de la Universidad británica de Stirling.

La desaparición masiva de abejas está en consonancia con un fenómeno mundial conocido como Colony Colapse Disorder (problema de colapso de colonias). La Comisión Europea ha expresado inquietud por los riesgos para la salud de las poblaciones de abeja que plantean determinados pesticidas, según publicó a principios de 2013 la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA).

“Hay conclusiones bastantes claras, inquietantes, sobre el impacto que podrían tener estos productos en el néctar y el polen”, afirma el portavoz comunitario de Salud, Frédéric Vincent, quien ha matizado que el informe de EFSA no es el único documento a tener en cuenta, así como que faltan otros datos científicos por examinar.

En los últimos años, hemos visto un declive agudo y alarmante de la población de abejas. Varias especies ya se han extinguido, y algunas procedentes de Norteamérica han quedado reducidas a un 4% de sus poblaciones originales. Los científicos han estado buscando respuestas, y ahora la EFSA dice que los pesticidas neonicotinoides podrían ser los responsables de su muerte. Francia, Italia, Eslovenia e incluso Alemania, sede de la empresa Bayer, han prohibido alguno de estos insecticidas letales para las abejas. Pero Bayer y otras compañías continúan exportando su veneno por el mundo.

En la UE existen unos 700.000 apicultores, entre los que hay profesionales, aficionados y también productores agrícolas que tienen esta actividad como complemento de sus ingresos. España es el país con más colmenas, con 2.459.373, el 17 % de la UE.

 

MÁS DE 50.000 FIRMAS

.

El pasado miércoles, la red activista Avaaz aseguraba haber recogido más de 500.000 firmas en solo 24 horas a favor de la prohibición de estos pesticidades. En su comunicado, Avaaz afirma que el año pasado consiguieron 1,2 millones de firmas, lo que contribuyó a que las autoridades de EE UU abriesen un proceso de consulta formal sobre los pesticidas.

“Las abejas se están muriendo en todo el mundo y el organismo de control de alimentos europeos acaba de confirmar que algunos pesticidas son parte del problema. Consigamos dos millones de firmas para salvar a las abejas”, rezaba el comunicado de Avaaz.

 

Lucas de la Cal Martín estudia periodismo en la Universidad Complutense de Madrid y es colaborador de GEA PHOTOWORDS y del periódico El Mundo. Es diplomado en Educación Sexual y Prevención de ITS (Infecciones de transmisión sexual).

.

, , , ,

No comments yet.

Deja un comentario

Leave your opinion here. Please be nice. Your Email address will be kept private.