PENSAR EN EL 15M

2011 ha sido, entre otras cosas, el año en el que la gente se echó a la calle para reivindicar que la voz del pueblo se escuchase a la hora de tomar las decisiones políticas y económicas. Con sus luces y sombras, el Movimiento del 15M es una realidad que ha cautivado el corazón de muchos aunque no son pocos sus detractores. La Editorial Manuscritos nos ofrece un libro de reciente aparición, `Pensar en el 15M y otros textos´ donde se ofrece una reflexión imparcial sobre las profundidades ideológicas de este movimiento y se critíca las diferentes polaridades de los grupos que lo componen. Una de las autoras nos explica su enfoque que no dejará de crear polémica.

.

Puerta del Sol.

FOTO  ©  Als

.

Por Prado Esteban Diezma para GEA PHOTOWORDS

 

El enfoque habitual del debate sobre el 15-M no es reflexivo de diversas maneras. Si el propio movimiento ha degenerado  en un activismo sin cerebro, la investigación sobre él lo ha hecho como acumulación de textos de nulo nivel analítico. Esto no tiene nada de extraño pues un rasgo sustantivo de nuestra sociedad es la pérdida casi total y universal del hábito de cavilar. Además, el Movimiento ha estado marcado, desde sus orígenes, por la vinculación a escritos de pasmosa nulidad intelectiva, como los de Hessel y Sampedro, y está padeciendo “análisis” en los que campea la nada más autocomplaciente e insolente.

Así, las reivindicaciones, a veces demasiado generales o idealistas, que en un primer momento apuntaban a los problemas más fundamentales de la época actual -la representación política y la destrucción de la vida horizontal-, degeneran muy poco después  en la reclamación, por ejemplo, de una vivienda digna, el mantenimiento de las pensiones, empleos bien remunerados para la juventud y otras cuestiones que afectan al bolsillo. Pero nadie, o casi nadie, se ocupa del quehacer pensante dirigido a satisfacer la primera necesidad de los seres humanos, la de verdad.

De ahí lo excepcional de “Pensar el 15-M y otros textos, publicado por editorial Manuscritos, de Félix Rodrigo Mora, Prado Esteban Diezma y Frank G. Rubio. Su designio es comprender dicho Movimiento como acontecimiento histórico y no como coyuntura, como impulso que viene de lo más profundo de un orden social en la etapa inicial de su quiebra general, y no como un ente o evento reivindicativo entre otros.

El libro se propone favorecer la investigación de qué es realmente el 15-M, en su automovimiento, etapas, causas medulares y contradicciones internas. Para todo ello no hay respuestas sencillas. El texto, en sus tres partes (análisis de conjunto, las mujeres en el 15-M y la sección quizá más sabrosa: las entrevistas a seis personas comprometidas con él), profundiza bastante, aportando claves cognoscitivas de notable significación.

 

CONCLUSIONES

 

La primera conclusión que se extrae es que, en su lado positivo, el Movimiento es un impulso popular hacia la regeneración social integral, aunque con un nivel ínfimo de elaboración reflexiva y propuestas argumentales. En su lado negativo es una abigarrada mezcolanza de izquierdismo rancio, grupos de dudosos orígenes y fidelidades, acción institucional y frivolidad activista.

Una segunda conclusión es que el ala regeneradora, popular y magnánima ha resultado vencida por su opuesta ya desde el verano. Una vez que el bloque conservador, atento sólo a lo económico, se impuso, el Movimiento ha entrado en una fase de desintegración que parece no tener remedio. El fracaso del componente positivo del 15-M se debe a los enormes errores, insuficiencias y debilidades de quienes lo promovían, de modo que se impone una reflexión crítica de sí.

En efecto, cuando la magnífica idea inicial, a saber, proporcionar una respuesta integral, revolucionaria, en lo político, ideológico, cultural, medioambiental, económico, convivencial, ético y estético a los grandes problemas de nuestro tiempo, fue cambiada por la de resistir a los desahucios, reivindicar la tasa Tobin (hoy hecha suya por el capitalismo alemán y francés), pedir la nacionalización (estatización) de la banca, idea falangista, y algunas otras mezquindades socialdemócratas más. La mejor gente fue abandonando el Movimiento, que se ha hecho coto privado de un activismo tan insustancial como reaccionario cuyo único “mérito” es estar destruyendo el 15-M.

.

Puerta del Sol.

FOTO  ©  Als

.

El abordaje de las acampadas por parte de dos de las corrientes ideológicas más reaccionarias de nuestra época, a saber, las escuelas economicistas que resumen la vida humana en el estómago  y el consumo insustancial de mercancías y los feminismos que impregnan de violencia la vida social entre pares y definen al Estado como el principal impulsor de la emancipación de la mujer no es casual. Estas ideologías, arropadas tanto por los medios de comunicación como por el aparato académico, siguen siendo la principal baza del poder para frenar cualquier movimiento popular.

La reprobación que en los primeros días recibieron las consignas feministas del grueso de las gentes reunidas en Sol, con sonoros abucheos y retirada de pancartas,  es un acto histórico pues ese poderosísimo grupo de presión acostumbrado a imponerse por la fuerza del poder, de la ley, la policía y la judicatura no había recibido una censura pública de ese calibre en muchos años.

 

CONSIGNAS SEXISTAS

 

Más al vapuleo a las consignas sexistas no siguió la necesaria reflexión sobre el programa que difundieron las comisiones de feminismos y de sus acciones en la mayor parte de las acampadas a lo largo de la geografía ibérica. Que nosotros sepamos solo el volante que distribuyó Prado Esteban Diezma en los primeros días de junio de 2011 en Madrid entra a profundizar en los fundamentos de la propuesta de estas corrientes, que también suscitaron variados comentarios en los foros de la red aunque raramente entraban en honduras.

El programa de 10 puntos de Sol es abordado en “Pensar la mujer desde el 15-M” concluyendo la nefasta acción de un proyecto que llama a las mujeres a la parálisis, a instalarse en la queja y la reclamación de derechos sin deberes, que nos ningunea y nadifica al robarnos los compromisos y responsabilidades que nos obligan como seres humanos, nos confina en debates de ínfima categoría sobre formalidades lingüísticas y asuntos domésticos, expulsándonos de las grandes controversias que definen la complejísima situación del mundo. Su función liquidacionista es obvia, pues si la mujer desaparece de la vida social  y de la lucha por la emancipación humana se perderá toda posibilidad de transformación y regeneración de la sociedad.

En la tercera parte del texto comentado Frank G. Rubio acomete un trabajo imprescindible, la reflexión desde la experiencia práctica. Esa elaboración personal de la participación práctica evalúa el movimiento desde su materialidad. Es una meditación que, a escala individual resulta limitada porque no alcanza el total, pero que cuenta con el ingrediente más precioso, la realidad material, los sucesos concretos, y  que, no obstante, aspira a trascender lo particular para entender el conjunto.

Las personas que han ofrecido esa reflexión personal muestran la diversidad del movimiento y abren la posibilidad de un debate constructivo y creador desde el análisis crítico y auto-crítico, desde la recuperación del pensamiento como instrumento para la acción social y política.

Por tanto, “Pensar el 15-M y otros textos”, a día de hoy permite: 1) comprender lo que fue y sobre todo, lo que pudo ser y no ha sido este Movimiento, por qué y por causa de quién; 2) aprender de la experiencia para, en su caso, enderezar su imparable, al parecer, caída, o bien para extraer lecciones que puedan aplicarse a fuerzas o corrientes sociales similares que la desintegración de Occidente en todos los órdenes irá haciendo emerger.

Sea como fuere, los hechos están probando que ha sido, y sigue siendo, la debilidad del factor consciente, la dramática ausencia de ideas nuevas y verdaderas sobre los grandes problemas de nuestro tiempo la causa principal de la declinación del 15-M. Sin resolver este problema hoy nada grande e importante puede realizarse.

Quizá lo que está pasando convenza a algunas y algunos de la necesidad apremiante de realizar un examen de los acontecimientos desde el estudio de su realidad singular y que este análisis sea hecho por aquellos que han vivido y participado en  ellos, es decir, desde la autogestión popular del saber y el conocimiento.

 

Prado Esteban Diezma, investigadora autodidacta.  Ha colaborado en “Pensar el 15-M y otros textos”, escribe asiduamente en el periódico CNT, codirige la revista de pensamiento libertario “Estudios”. Es autora, junto a Félix Rodrigo Mora de “Feminicidio o autoconstrucción de la mujer. Tomo I” (que se publicará en breve).

.

, , , , , , ,

No comments yet.

Deja un comentario

Leave your opinion here. Please be nice. Your Email address will be kept private.