Tag Archives: Adolfo Domínguez

 

ENTREVISTA GEA – TIZIANA DOMÍNGUEZ

Durante las rebajas, las firmas de moda tiran los precios. Pero, ¿es el consumidor consciente de lo que compra? En la mayoría de los casos desconoce (o prefiere no saber) que las sofisticadas prendas elaboradas con cuero, piel o plumas que ahora cuestan tan baratas han sido obtenidas por medio de prácticas dolorosas y crueles hacia los animales, como el mulesing. O que algunos tejidos artificiales (poliéster, rayón, etc.) son, a largo plazo, más sostenibles que otros considerados más naturales, como el algodón. Para saber qué podemos hacer para continuar consumiendo moda pero de una manera consciente y sostenible, hemos entrevistado a Tiziana Domínguez, directora creativa de Adolfo Domínguez  y máxima responsable de la política de responsabilidad social de esta multinacional de moda española.

.

Tiziana Dominguez.

FOTO  ©  Adolfo Dominguez S.A.

.

EL MEDIO AMBIENTE DE MODA
Por Manuel Sueiras para GEA PHOTOWORDS

.

 

Cuando se habla de Adolfo Domínguez indefectiblemente se piensa en el diseñador que bajo el lema “la arruga es bella”, mostró una nueva manera de vestir a los españoles en los años 80. Actualmente esta empresa que cotiza en bolsa y que cuenta con más de 700 tiendas en 41 países de cuatro continentes se ha erigido en una de las pocas firmas de moda españolas con conciencia ecológica.

En un sector que parece haber dado la espalda a la naturaleza se agradece la franqueza con la que desde Adolfo Domínguez se explica por qué eligen para sus colecciones ciertos tejidos, pieles o materiales alternativos. En su manifiesto medioambiental, “The Climate Project”, se desmonta el mito del algodón, un tejido que nos han “vendido” como altamente ecológico y natural pero cuyo cultivo además de gran cantidad de recursos hídricos requiere un uso intensivo de pesticidas y fertilizantes. Frente al resurgir de la utilización de pieles por parte de los grandes modistos, Adolfo Domínguez también promueve la sustitución de pieles y el cuero por alternativas sostenibles.

Para conocer más en profundidad el compromiso de esta firma, hemos entrevistado a Tiziana Dominguez, hija del modisto, diseñadora y directora creativa de Adolfo Domínguez.

 

¿Por qué se piensa que lo ecológico no puede ser ni elegante ni sofisticado? ¿Cómo se puede convencer al público de que esto no es necesariamente cierto?

La gente lo piensa porque muchas veces es así (risas). Antes de diseñar mi propia línea de ropa ecológica me resultaba imposible encontrar ropa que uniese diseño y un respeto por el medioambiente. Creo que lo que deben entender los diseñadores es que un producto tiene que venderse por su diseño, su calidad, y su precio. Ser ecológico tiene que ser un añadido, no es el motivo decisivo de su compra. Una camiseta fea, cara, y peluda no la compra ni el ecologista más convencido…

En vuestra información sobre RSC afirmáis que no utilizáis pieles con pelo ni de animales exóticos. Pero muchos de estos animales sólo se crían por su piel. Si no hay demanda ¿podrían llegar a desaparecer como les está sucediendo a los burros en España?

La desaparición de las granjas de explotación intensiva en las que viven hacinados y maltratados sería lo mejor que le pudiese ocurrir a estas especies. Y a diferencia del burro, que es una especie doméstica que depende del hombre, la mayoría de los animales exóticos que se utilizan en la moda por su piel o su pelo(zorros, visones, cocodrilo, etc.) no se perderían biológicamente, se seguirían viendo en sus hábitats naturales, en estado salvaje.

¿Cuál es la diferencia entre el algodón ecológico y el que no lo es? ¿No necesitan la misma cantidad de recursos hídricos?

Eso es cierto, el agua que consume el algodón en ambos tipos de cultivo es similar. La diferencia está en el uso de químicos nocivos (pesticidas, herbicidas, insecticidas, fertilizantes, etc.). En un sistema de cultivo orgánico se evita el uso de químicos y transgénicos, lo que resulta en mejorías del agua local, la calidad del suelo, la biodiversidad, y por supuesto el bienestar de las familias agricultoras que cobran un precio más alto por su cosecha y viven en un entorno más saludable. Lo que más me llamó la atención cuando visité ambos tipos de granjas fue el ruido. En una granja orgánica, oyes a los pájaros cantar, los insectos zumban y los niños corren libremente. En una granja convencional, todo es silencio, todo está muerto. Sigue leyendo →