Tag Archives: Ancha Frontera

 

LA ANCHA FRONTERA

Muchos menores que abandonan sus hogares en Marruecos, en busca del sueño europeo, se encuentran con su ultima frontera en Melilla. Han abandonado sus casas, sin decirlo, muchas veces sin avisar a sus madres y padres y ahora malviven en la Ciudad Autónoma que se ha convertido en la Frontera Sur de Europa. Este trabajo, realizado por el fotógrafo catalán Sergi Cámara, es uno de los ganadores de la II Edición de REVELA, Premio Internacional de Fotografía a los Titulares de los Derechos Sociales. También fue valorado para el II Premio de Fotografía Documental GEA PHOTOWORDS que concede nuestra organización.

 

FOTO  ©   Sergi Cámara

.

 Por Juan Carlos de la Cal, miembro de GEA PHOTOWORDS

.

Su nombre es Abdel, tiene nueve años y es uno de esos 150 niños de la calle que deambulan por las calles de Melilla sin rumbo fijo. Su historia es muy similar a la de cualquiera de los 1.500 niños según datos de la Fundación Ortega y Gasset que viven en las calles de las principales ciudades españolas. Los técnicos les llaman Menores Inmigrantes No Acompañados, aunque en otros sitios como en Ceuta simplemente les apodan los “mofeta”, porque viven escondidos y siempre huelen mal; en Marruecos son los “chamkar” (esnifadores) por su adicción al pegamento. Hasta ahora este fenómeno parecía muy lejano a nuestra realidad social. Siempre eran los meninos da rua de Brasil, los gamines de Colombia o los chincheta de las Villas Miseria de Santiago de Chile o Buenos Aires. Sin embargo, la crisis económica les ha hecho que la cara más cruel de la infancia ya está instalada en nuestras aceras.

Cada vez que Abdel pasa por la puerta de un colegio o por la verja de un parque se olvida por unos momentos de su situación, y de cuando su padre, en Marruecos, le pegaba. Aquí deja volar la imaginación detrás de una pelota o balanceándose en un columpio. Él sólo juega de noche, cuando esos niños bien vestidos y mejor alimentados están ya en la cama, arropados por mamá y soñando con el cuento que les ha leído papá. A esas horas en el parque sólo hay vagabundos y basura. Pero no le importa. Durante un rato se imaginará que él también va a la escuela, que esos árboles pelados son sus compañeros de juegos y que esa portería imaginaria está esperando a que él meta un gol, como Iniesta, como Messi, como Cristiano…

Nació hace nueve años en Taurit, un pequeño pueblo situado a unos 70 kilómetros de la ciudad española, un lugar árido donde los haya en medio del Marruecos más deprimido y profundo. Sus primeros recuerdos son los juegos con sus cinco hermanos en la pequeña casa de adobe que tenían a las afueras. Su padre trabajaba en el campo cuando podía por un sueldo mísero. Por eso nunca fue al colegio. Todas las mañanas se levantaba al amanecer para acompañar a sus hermanos a vender bolsas de plástico en el zoco hasta la noche, o a coger espárragos o caracoles para venderlos al borde de la carretera que une Oujda con Fez, en el corredor de Taza. Sigue leyendo →