Tag Archives: Casa Xochiquetzal

 

CASA XOCHIQUETZAL – MUJERES ALEGRES

En el centro histórico de la capital mexicana existe un albergue único en el mundo: La Casa Xochiquetzal. En él se da un hogar a mujeres mayores, muchas de ellas ancianas, que tras dedicarse a la prostitución durante media vida, hoy se encuentran abandonadas viviendo en la calle. Este trabajo, de la fotógrafa francesa Bénédicte Desrus, fue uno de los ganadores de la II edición de REVELA, Premio Internacional de Fotografía a los Titulares de los Derechos Sociales, cuya convocatoria busca dotar económicamente proyectos de intervención social seleccionados a partir de reportajes fotográficos. Con él empezamos la serie en la que semanalmente presentaremos los principales trabajos finalistas. Una vuelta al mundo solidaria a través del objetivo de una cámara. Este trabajo también fue valorado para el II Premio de Fotografía Documental GEA PHOTOWORDS que concede nuestra organización.

 

Margarita en su habitación. Casa Xochiquetzal, ciudad de México.

FOTO  ©  Benedicte Desrus

.
Por Nacho Carretero, miembro de GEA PHOTOWORDS

.

Cuesta imaginar qué atraviesa la mente de una prostituta frente a una televisión, noticias de mediodía, con el presentador explicando alguna novedad legal acerca de la edad de jubilación. Algo acerca de que aumentará. O disminuirá. O que peligran las pensiones. Cuesta imaginar qué pasa por la cabeza de una persona que sabe, a ciencia cierta, que no tiene jubilación, que no le corresponde. Que cuando deje su trabajo no habrá nada. Que no hay futuro.

En España la prostitución es un oficio, pero no un trabajo. Es decir, no existen profesionales del sexo como tal. Nadie cotiza a la Seguridad Social por mantener relaciones sexuales a cambio de dinero, por más que sea una decisión propia y ajena a terceros intereses. La ley no impide el debate, un debate antiguo: ¿debe legalizarse la prostitución? ¿Debe regularse la figura de la prostituta (y del prostituto)?

Quien defiende la medida suele ampararse en la necesidad de terminar con las mafias, con los proxenetas, con las redes de tráfico de personas. Quien se niega, pone sobre la mesa el absurdo de legalizar una actividad a la que un porcentaje abrumador de mujeres se dedica porque son obligadas, chantajeadas o empujadas a ello sin remedio. Más allá del debate de las ideas y opiniones está la realidad del día a día. La realidad de la prostituta frente a la televisión preguntándose qué será de ella el día de mañana, cuando la edad le impida trabajar. Cuando, se supone, deba jubilarse. Sigue leyendo →