TESTIGO DEL TERROR DE LAS LLAMAS (I)

Tras el devastador incendio de este verano en el estado de Maranhão (Brasil), y que ha azotado fuertemente al territorio indígena de Arariboia, aproximadamente el 42% de la tierra ha sido calcinada. El fuego se ha convertido en la pesadilla para este pulmón de la tierra y para sus principales víctimas: los awás, tribu indígena aislada que ahora ha de huir del fragor de las llamas y de las mafias constituidas por los madereros que tratan de conquistar el terreno para extraer la ansiada madera de la Amazonia. Desde Londres nos habla de la difícil situación de estos indígenas la investigadora y directora de campaña de Survival, Fiona Watson, que denuncia una vez más una barbarie que parece contar con el silencioso beneplácito de las autoridades brasileñas. Hoy os ofrecemos la primera parte de esta interesante entrevista.

 

Fiona Watson

Fiona Watson.

Ilustración ©  GEA PHOTOWORDS

 

TESTIGO DEL TERROR DE LAS LLAMAS (I)

Por Anna de Gracia para GEA PHOTOWORDS

 

Entrevista a Fiona Watson, directora de campaña de Survival International

 

Probablemente estemos ante uno de los incendios más devastadores para la Amazonia de los últimos años. ¿Cómo se ha llegado a producir?

El incendio ha sido terrible. Las autoridades han tardado mucho en controlarlo. Ha durado más de dos meses.  Los primeros focos se detectaron por imágenes de satélite de la NASA el día 19 de agosto. Una mitad del territorio indígena de Arariboia ha quedado completamente destruida. Aquí no se ha vuelto a cumplir con una de las máximas recogidas en la Constitución brasileña: proteger el territorio indígena.

Es un problema que lleva anclado en la sociedad desde hace mucho tiempo. Aquella reserva se ha convertido en el objetivo de madereros en busca de la madera amazónica. No es un problema nuevo. Hay mucha corrupción. Vender la madera de este territorio significa ganar mucho dinero. Por lo que ha podido ser provocado.

 

¿Se han podido contabilizar los daños ocasionados por el incendio?

La información que nos llega aún es muy confusa. El número de muertes aún no está confirmado. La reserva es muy grande. Más de 400.000 hectáreas. Podría haber sido calcinada prácticamente la mitad de la reserva.

 

¿En qué situación queda ahora la tribu indígena de los awás que mayoritariamente vivía en el territorio calcinado?

El futuro del pueblo indígena aislado allí es otra de las cuestiones más inquietantes que ha despertado todo esto. No sabemos qué ha sido de ellos. Empezó el incendio justo en el territorio donde viven los indígenas. Por ser nómadas sus casas no son muy grandes. Se cree que ellos han huido. Si esto es así, no sabemos a dónde han ido. Es una reserva poco cuidada y poco segura para los nativos. Los madereros y agricultores los ven como un obstáculo al progreso. Es una cuestión muy preocupante.

 

Se trata, pues, de una zona muy castigada por las mafias de la madera…

De hecho, se sospecha que fue un incendio provocado por los propios madereros. El paisaje allí es muy seco. Muchas zonas de la Amazonia sufren en estos momentos el látigo de la sequía.

La zona afectada está dividida en dos grupos indígenas. Los awás son aproximadamente cien personas. El otro pueblo es de los guajajaras. Estos últimos han estado en contacto con nuestra sociedad desde hace ya muchos años. Ellos formaron un grupo llamado “los guardianes guajajaras” para vigilar el territorio con el fin de evitar las sucesivas incursiones de los madereros.

Por su parte la FUNAI (la Fundación Nacional del Indio), el departamento de asuntos indígenas del gobierno, afirma que el ejecutivo brasileño ha recortado su partida presupuestaria para llevar a término la vigilancia de muchos territorios indígenas. Afirman que cada vez reciben menos dinero para este fin. Esto es así porque es cierto que cada vez se reconocen más tierras y, por ende, ha de ser necesaria una mayor vigilancia. En este sentido, la FUNAI, hasta cierto punto, está con las manos atadas.

 

El estado de Maranhão y en concreto el territorio de Arariboia se ha convertido en una zona donde la situación cada vez es más compleja. ¿Hasta qué punto se encuentra la tierra amenazada por este tipo de actos?

En el estado de Maranhão, como en tantas otras zonas de la Amazonia, existe una amplia cobertura de bosque tropical. Son los propios indígenas quienes ayudan a mantener y proteger esta biodiversidad. Sin embargo ahora ha quedado todo en desierto. Es increíble la cantidad de bosque que ha sido destruido. Los nativos necesitan el bosque para todo. No son agricultores. Por ello, viven exclusivamente del bosque. La caza, la fauna, la floresta así como toda su biodiversidad es necesaria para su día a día. Les da la vida. Y ya se ha destruido gran parte de todo esto.

Maranhão es una zona muy violenta. No solo los indígenas viven amenazados. También hay amenazas contra otros colectivos como pueden ser los propios periodistas o la población civil. No hay presencia de las autoridades federales. Los grandes terratenientes suelen utilizar pistoleros y sicarios para perpetrar sus atentados contra la población.

El problema de todo esto radica en que si nadie sabe exactamente quiénes y cuántos son los indígenas aislados nunca sabremos realmente el grado de gravedad de dichos atentados. Si a todo esto le añadimos el problema del clima, en este caso, de la sequía y de la existencia de otras tribus indígenas rivales como los guajajaras nos encontramos ante una encrucijada.

Supervivencia versus violencia. Y, claro, sin olvidar el plato fuerte: la persecución de los madereros dispuestos a asesinar para conseguir sus tierras.

 

La segunda parte de esta entrevista se publicará el 8 de diciembre

Visita la página web de Survival 

 Anna de Gracia vive actualmente en Sao Paulo, donde ultima sus estudios. Apasionada por el mundo de la corresponsalía, los viajes y los movimientos sociales. Ha trabajado en radio durante tres años en la rama del periodismo cultural en España así como para otros medios de comunicación digitales cultivando el género de la entrevista con personalidades del panorama actual de la cultura y de la política. 

 

, , , , , , , ,

No comments yet.

Deja un comentario

Leave your opinion here. Please be nice. Your Email address will be kept private.