TRANSHABANA

TransHabana es una exposición enmarcada dentro de un proyecto audiovisual titulado «Sexo y Revolución, homosexualidad en Cuba«, realizado entre los años 2009 y 2011 por Nuria López Torres, miembro de GEA PHOTOWORDS. Está centrada en la comunidad trans de Cuba -travestis, transexuales y transformistas- en la que se abordan  diferentes cuestiones que van desde la discriminación, el rechazo familiar, los roles de pareja, la violencia de género, las nuevas políticas implementadas desde el Centro Nacional de Educación Sexual de Cuba (CENESEX), hasta la problemática del VIH y la prostitución.

Imagen de la exposición TRANSHABANA.

FOTO ©  Nuria López Torres, miembro de GEA PHOTOWORDS

.

Por Lucas de la Cal Martín  para  GEA PHOTOWORDS

 .

En una sociedad tradicionalmente machista como la cubana, ser una persona trans, supone ser una persona en peligro de exclusión social. El primer obstáculo con el que se encuentran es el rechazo de la familia, que origina en la mayoría de los casos una salida prematura del sistema educativo. Al abandonar el seno familiar sin una formación adecuada se ven empujadas al ejercicio de la prostitución como único medio de subsistencia. Incluso teniendo una formación adecuada, les resulta imposible encontrar trabajo. La única salida laboral, aparte de la prostitución, está relacionada con el mundo del transformismo, pero éste ofrece un número muy reducido de oportunidades.

Otra de las problemáticas con las que se enfrentan las personas trans es el bajo nivel de autoestima que tienen. No es nada fácil aprender a construirse en una nueva identidad de género. Las relaciones que establecen con sus parejas, en muchos casos, son relaciones de sumisión, en las que ellas intentan asumir el rol tradicional femenino, llevándolas en algunos casos a aceptar unos altos niveles de maltrato a cambio de ser aceptadas como mujeres. Y si esto no es suficiente, unas prácticas sexuales no seguras en el ejercicio de la prostitución, y unas relaciones de pareja complicadas dentro de una comunidad muy endogámica, fomentan el incremento de las infecciones por VIH.

En los últimos años parece que se están produciendo algunos cambios significativos que pueden ayudar en la mejora de las condiciones de vida de este colectivo. Desde el CENESEX se ha creado una unidad asistencial integral a las personas trans, que va desde el asesoramiento, diagnóstico y tratamiento hormonal, hasta la operación de reasignación de sexo y el proceso postoperatorio (hasta principios de 2012 se han realizado quince operaciones de cambio de sexo). Se forman a estas personas como promotoras de salud sexual y se imparten cursos de peluquería y maquillaje, para proporcionarles algunas herramientas que les permitan salir del ejercicio de la prostitución.

Imagen de la exposición TRANSHABANA.

FOTO ©  Nuria López Torres, miembro de GEA PHOTOWORDS

.

Pero aunque el CENESEX está realizando una gran labor con el colectivo trans, queda mucho trabajo por hacer todavía, ya que la labor principal que realiza el centro se concentra en la ciudad de La Habana, quedando las zonas rurales y el resto de provincias sin este apoyo directo. Tras décadas de políticas homófobas, en una cultura tradicionalmente machista como es la cultura cubana, el CENESEX se enfrenta al gran reto de sensibilizar a su sociedad en cuanto a la diversidad sexual e identidad de género. El objetivo deseado; que el colectivo trans deje de sufrir todo tipo de discriminaciones y pueda integrarse en la sociedad con todos los derechos y obligaciones que tiene cualquier cubano.

ENTREVISTA A NURIA LÓPEZ TORRES

¿Cómo surge el proyecto TransHabana?

En 2008 estaba realizando un proyecto sobre retratos psicológicos de personas trans femeninas. Conocí a Cristina, una transexual cubana, que a principios de 2009 tenía pensado viajar a Cuba. A su regreso me llamó y me dijo: «Núria te tienes que ir a Cuba…allí se están moviendo las cosas, está empezando a haber cambios importantes en cuanto a nosotras». Así que busqué información, pero no encontré mucha y aproveché la visita de un amigo cubano, antropólogo y experto en masculinidades que estaba en Barcelona. Me confirmó la  información  de Cristina y entonces decidí que tenía que ir 10 años después de mi última visita.

¿Con qué dificultades te has encontrado?

La mayor dificultad fue ganarse la confianza de estas personas. Es  un  colectivo cerrado y para hacer un trabajo en profundidad, es  básico  tener su confianza. No es un trabajo que se hace en una semana. Quizás, a mí no me ha resultado excesivamente complicado porque  llevo desde el 2003 trabajando el tema de las personas trans. Conozco muy bien sus códigos, y también la cultura cubana. Me resulta muy fácil mimetizarme en ella. Es muy importante hablar su mismo idioma para llegar al nivel de confianza que precisa un trabajo como éste.

¿Y tu relación con las autoridades?

Tampoco fueron fáciles. Sobre todo con el Centro Nacional de Educación Sexual de Cuba. Obtener el permiso para fotografiar el centro y a las personas vinculadas a ellas fue una carrera de obstáculos. Tardaron tres meses en condedéermelo. Me permitíeron fotografiar algunas actividades muy puntuales e, incluso, prohibieron a una de las lesbianas vinculadas al centro que siguieran colaborando conmigo. Ella despareció hasta que pude averiguar qué estaba pasando. Las cosas con los organismos oficiales en Cuba siempre son muy complicadas. Una amiga editora de la televisión cubana me decía que no podía grabar en  determinados lugares, concretamente en la llamada Pajarera, un punto de encuentro de la comunidad LGTB. Tuve que arriesgarme a hacerlo teniendo mucho cuidado con las cámaras de seguridad que hay y de la policía que está controlando la zona constantemente. 

En  el tercer viaje volví a pedir el permiso pero pasó algo parecido. Aunque, como ya estaban hartos de verme merodear entorno a sus  eventos y veían que tenía confianza y amistad con muchas de las personas vinculadas al centro, me toleraron algo mejor. Al final no pude entrevistar a Mariela Castro Espí que es la directora del CENESEX  (la hija de Raúl Castro). Pero creo que ha sido mejor así.  De esta forma sí que hubiera estado demasiado controlada y mi trabajo, en cierta forma, fiscalizado.

TransHabana es parte de un proyecto más amplio titulado «Sexo y Revolución,  homosexualidad en Cuba» ¿En qué consiste?

Cuando llego a Cuba en 2009 para hacer el tema, me encuentro que se están produciendo toda una serie de cambios muy importantes. No sólo con las personas trans, sino en todo el colectivo LGTB. Y ahí es cuando decido que es necesario documentar los cambios que afectan a todo el colectivo. El  proyecto  me ha llevado un total de tres viajes a la isla. Además del  reportaje fotográfico, el proyecto incluye un documental y varios multimedias. La exposición de TransHabana es sólo una parte del proyecto pero la idea es montar una general, con las imágenes de todo el colectivo y que se convierta también en un libro.

¿Qué ha significado para tí tener acceso a fotografiar a estas personas? 

Para mí ha sido todo un honor poder compartir tantos momentos con  ellas. Me han abierto las puertas de sus vidas y sus corazones. Con  algunas  y sus familias se ha establecido una relación de verdadera  amistad. Este proyecto ha sido uno de los mejores regalos que mi  carrera profesional como fotógrafa me ha ofrecido. La  imagen que se tiene de ellas, es degradante, de personas  superficiales. Sólo se las asocia a la noche, la prostitución, el VIH etc. Pero eso es sólo una primera capa. Detrás de todo eso   hay  personas con sueños, esperanzas, ilusiones, con ganas de luchar  e  historias de verdadera superación. Tiene toda mi admiración y respeto porque ellas han decidido vivir su vida desde la  diferencia, con todas las consecuencias que eso conlleva en una sociedad como la nuestra y más como la cubana. Son personas libres y fuertes. Cuando tomas una decisión como esa no te puedes esconder, estás expuesta y se ha de tener mucha valentía para vivir siendo constantemente señalada. Eso supone muchas veces una gran soledad.

Muchas  de ellas tienen la autoestima muy baja, están muy faltas de afecto y  cariño y si la vida en Cuba es dura, lo es más para ellas, en una  sociedad machista, sin trabajo, viviendo de la prostitución -exceptuando las que pueden vivir del transformismo, pero que son muy pocas -, expuestas a la violencia policial, la de los clientes o de sus propias parejas. Expuestas a las múltiples enfermedades de transmisión  sexual, y todo eso sin el soporte emocional de la familia.

¿Cuál de todas las historias es la que más te ha emocionado?

Muchas. He conocido a más de treinta trans, pero destacaría a tres de ellas. La  historia de Ninel, una trans  que en un momento de desesperación con 19 años se inoculó de forma voluntaria el VIH. Hoy tiene 31 años. La amiga con la que vivía tenía SIDA y debía ingresar de forma obligatoria en un  sanatorio, por lo que debía vender su casa para poder comprar algunas cosas para vivir allí dentro. Todas las personas infectadas debían ingresar en ellos. Ninel no encontró otra salida que irse con su amiga. No quería estar sola y desamparada. Al menos allí tendría techo y comida.

O la historia de Shakira, una trans de 19 años de mirada muy triste y cuerpo pequeño. Es muy joven  pero desprende tanta tristeza que parece una persona gastada por la vida.  Frágil y fuerte a la vez. Su  madre dejaba a sus hijos con cualquiera por un paquete de tabaco. La adoptó un matrimonio de ancianos, pero se fue de Camagüey porque  en las zonas rurales la presión sobre ellas es muy fuerte. Con  18  años estuvo 12 meses en la cárcel, sin que nadie fuera a visitarla, sin dinero, sin nada. Tuvo que hacer de todo allí para  sobrevivir. Se enganchó a las pastillas e intentó suicidarse  dos veces. Sus muñecas está llenas de cicatrices. Cuando la  entrevisté y le pregunté cual era su mayor ilusión me dijo: «mi  mayor sueño no es tener tetas o hacerme un «bollo», sino tener a alguien que me quiera, ame y respete».

La  de Kasandra es un poco atípica porque ella sí que ha  tenido el apoyo de su familia. Una familia que vive en unas  condiciones muy precarias. El padre es matemático y la madre  técnica electrónica,.Pero desde hace cuatro años no tienen trabajo e ingresan algunos pesos haciendo dulces. Kasandra los ayuda con lo que gana su pareja masculina, que es el que se prostituye. Cuando conocí a sus padres vi el amor que profesaban a su hija y la  alegría de vivir que tenían a pesar de las condiciones de vida  tan  duras por las que pasaban. Me emocioné profundamente.

Háblanos  de la exposición. ¿Cómo está concebida? 

La  exposición consta de dos partes. Una primera con 67 fotografías a color, trabajadas desde el reportaje y una segunda compuesta por 8 fotografías en blanco y negro que se  titula La  Novia, y en la que fotografío a 8 de ellas vestidas con un traje de novia. Aquí pretendo hacer una reflexión sobre la construcción de la identidad femenina más tradicional. El vestido de novia,  blanco,  inmaculado, representa una feminidad en sumisión, frágil, dependiente, al servicio de los hombres y del modelo sexual  hegemónico. Es el símbolo por excelencia en la iconografía de la  cultura patriarcal. Vinculando todo esto a la violencia de  género  que muchas de ellas sufren. La  exposición también está compuesta por dos multimedias y una  instalación en forma de Menina metálica de 3 metros donde irán  montadas las fotografías de La Novia.

La  exposición será expuesta en La Habana a finales de este año. Sólo  espero que ni ella, ni yo tengamos problemas para entrar a la isla. Mi proyecto visibiliza una realidad existente, pero también reconoce la gran labor que el Centro Nacional de Educación Sexual de Cuba está realizando con las nuevas políticas de sensibilización en  la  diversidad sexual e identidad de género. Para mí sería muy duro  no  poder volver a Cuba. Es como mi segunda casa a la que me une muchísimos vínculos.

TRANSHABANA
Sala Cava del Espai Fotogràfic Can Basté de Barcelona
Paseo Frabra i Puig 274
el 14 de junio hasta el 20 de julio
www.canbaste.com


.

Lucas de la Cal Martín estudia periodismo en la Universidad Complutense de Madrid y es colaborador en prácticas de GEA PHOTOWORDS

.

, , , , , , ,

No comments yet.

Deja una respuesta

Leave your opinion here. Please be nice. Your Email address will be kept private.