TRIP DROP – UNA NUEVA LLAVE PARA VIAJAR

Si te gusta viajar, implicarte con lo que ves, participar de la cultura local, relacionarte con las gentes, y además eres solidario, Trip-drop es la web que deberías visitar antes de salir. Esta página es un puente para los que quieran viajar y ayudar. En ella, los viajeros pueden informarse sobre las necesidades que existen en el lugar donde van y hacer un hueco en su maleta para llevar algo de ayuda. A la vuelta, la mejor foto estará en su corazón.

.


.

Por Lucas de la Cal Martín para GEA PHOTOWORDS

.

Imagina ser turista y cooperante a la vez. Imagina que mientras llenas tu cámara de fotos con las imágenes del país que visitas, haces un pequeño hueco en tu mochila para llevar cosas tan simples como medicamentos, bolígrafos o algo de ropa para gente que lo necesita. Imagina que, para empujarte a ello, existiera un portal solidario que enlace a los viajeros comunes con las necesidades de los sitios donde van.  Pues no  busques más. Teclea en tu ordenador esta dirección: www.trip-drop.com y déjate llevar…

En Dakar muchos niños senegaleses han perdido a su madre en el parto. Necesitan ropa, baberos y biberones. En Kenia, en la región de Masai Mara, los colegios están en mitad de la nada y los niños piden material escolar y balones. En Myanmar, los monjes del monasterio de Mandalay cuidan a los hijos de los campesinos mientras estos trabajan y no tienen ropa con qué vestirlos. Al sur de Marruecos, en las puertas del Sáhara, donde empiezan las dunas, está Merzouga. Allí sólo hay un colegio, y los niños apenas tienen zapatos y cuadernos… Estos son algunos de los tantos lugares que por medio de Trip-Drop, el viajero puede informarse de las necesidades de la población local. Y hacer de improvisado “rey mago”.

“Queremos que dejes de ser un euro con patas. Se trata de que el turista pase a ser viajero, meterle un poco más en la cultura de la gente”, nos explica Daniel Losada, uno de los creadores de Trip-Drop. Daniel es una de aquellas personas que hacen de este mundo un lugar más solidario. Además de ser un incansable viajero, es fotógrafo y organiza viajes a medida por los 5 continentes con la agencia Deep Planet Expeditions.

Hace un año, Daniel unió sus fuerzas a las de sus amigos Pablo Di Giacomo y Pablo del Palacio con el objetivo de aprovechar internet para mostrar una forma amable de viajar en la que todos ganan. Así surgió la idea de Trip-drop. “Viajamos para conocer. El que conoce aprende, y el que aprende crece. La idea es que la ayuda llegue de forma íntegra a quien la necesita, sin aduanas, impuestos, ni intermediarios. Y la única forma de conseguirlo es darla personalmente. Por fin podrás mirar a los ojos a quien ayudas, y por fin podrán agradecértelo en persona”.

En Trip-Drop buscan colegios, orfanatos o comedores para entregar desde material escolar, ropa, medicamentos, un balón, hasta móviles viejos que alguien tenga guardado en el cajón del armario. Después le dan al viajero interesado el contacto y la información para llegar al sitio y les invitan a que les amplíen esa información sobre las necesidades que encuentren sobre el terreno.

TURISTA ACCIDENTAL

Para Daniel, el viajero y el turista son bastante diferentes. El viaje en sí es lo único que une a todos sus clientes, porque detrás de la cámara de fotos y los mapas de rutas se esconden dos mundos y dos formas completamente distintas de viajar. “A diferencia del turista, el viajero se entrega por completo al gozo efímero del viaje. Sorprendido por lo nuevo, lo extraño, lo ajeno, el viajero viene enriquecido de experiencias, más que si hubiera traído la maleta llena de souvenirs”.

Con Trip-Drop se pretende que la presencia del viajero traspase el interés meramente económico. Fomentar la interacción con las gentes del lugar donde viajan, así en ambas partes entra en juego valores como la curiosidad, la hospitalidad y la gratitud.

“Comienzas con un gesto de amabilidad y te invitan a un té, te llevan de paseo por lugares que no están en las guías, a la fiesta del vecino, y finalmente a entender que la vida sucede en todos lados, no importa si tienes tus necesidades materiales cubiertas o no. Es en ese momento cuando se produce el intercambio en el que todos salimos ganando”, dice emocionado Daniel, mientras recuerda sus experiencias vividas en estos viajes.

A modo de ejemplo, Daniel recuerda su viaje a kenia. “En mitad de la nada, en pleno Masai Mara, vimos un corro de niños jugando. Paramos a dar un lote de material escolar, un par de balones, y a enredar con ellos un rato. Es increíble lo felices que pueden ser estos niños con un simple balón. Verles sonreír, jugar y divertirse con lo poco que tienen. Es algo maravilloso”.

Y todo dejando apenas un hueco en la maleta para llenarlo de felicidad…

.

Lucas de la Cal Martín es estudiante de periodismo en prácticas en GEA PHOTOWORDS

.

No comments yet.

Deja un comentario

Leave your opinion here. Please be nice. Your Email address will be kept private.