UN DÍA POR LA INTEGRIDAD MORAL

El 9 de diciembre se celebra el Día Internacional contra la Corrupción. Una jornada promovida por las Naciones Unidas a raíz de la aprobación de la Convención de la ONU en 2003. Fomentar una mayor concienciación en todo el mundo contra esta actividad inmoral que tantas veces queda impune es el objetivo de una campaña que trata de reivindicar la honestidad e integridad profesional a nivel global.

 Bangalore - 0011

 Puesto callejero de cambio de moneda. Bangalore, India.

Foto ©  ALS

 

Un día por la Integridad moral

Por Ana de Gracia para GEA PHOTOWORDS

 

“Hay una sola cosa de valor en este mundo: la lealtad. Sin ella no eres nada”. Así un soberbio Philip Seymour Hoffman recrimina al joven Ryan Gosling en el filme dirigido por George Clooney, Los Idus de Marzo (2011). Una cinta en la que se muestran los tejemanejes del juego de la política donde la lealtad y la honestidad son los eternos rivales de un mundo gobernado por el pragmatismo y el interés particular.

Hoffman en su papel como Paul Zara, director de la campaña electoral del candidato demócrata Mike Morris, interpretado por George Clooney, da un discurso ejemplar al joven Stephen Meyers (Ryan Gosling), encargado del departamento de comunicación, sobre la importancia de la lealtad y de la dignidad por la que debería regirse un profesional de su talla. No obstante, el juego de la compra y venta de votos promovido por los intereses de las altas esferas de la política así como la ambición personal que termina adquiriendo la forma de la oscura corrupción nos retratan una realidad política en la que la máxima parece ser siempre la que ya predijo aquel príncipe maquiavélico allá por el siglo XVI: “el fin justifica los medios”.

Corrupción, deslealtad y juego sucio parecen formar, entre otras cosas, la explosiva ecuación cuyo resultado tanto daño está haciendo a la sociedad en general, la cual, vive inmersa desde hace mucho tiempo en una profunda crisis de valores y desconfianza hacia sus dirigentes.

Aquí radica la razón de ser del Día Internacional contra la Corrupción. El 9 de diciembre se celebra esta jornada de lucha y denuncia social contra una lacra que, desgraciadamente, hoy se encuentra a la orden del día sobre todo tras las últimas noticias publicadas.

El 9 de diciembre fue el día que la ONU escogió tras la aprobación de la Convención de las Naciones Unidas contra la corrupción por parte de la Asamblea General, la cual, comenzó a tener efecto en el año 2005.

.

CONTRA LA CORRUPCIÓN

.

Dicha Convención se ha convertido en la eminente herramienta jurídica mundial para combatir el vicio de la corruptela que poco a poco da lugar a la depravación del sistema con la aparición de los sucesivos casos en el escenario público que dejan en entredicho la honestidad y profesionalidad de los diferentes dirigentes. Se trata de un documento que sienta las bases para la lucha contra este cáncer social y que se ha convertido en el primero en este campo en obligar jurídicamente a los Estados que han ratificado esta Convención a nivel mundial.

Es un hito histórico en esta contienda que ayuda a concienciar al resto de la comunidad y que además establece como principales armas las medidas encaminadas a la prevención y combate eficaz contra la corrupción, el fomento de la cooperación internacional así como la rendición de cuentas.

La necesidad de un mayor control en la actividad de los dirigentes políticos se ha convertido en algo extremadamente necesario en los últimos tiempos debido a los continuos escándalos recientemente publicados. En nuestro país la corrupción es una de las mayores preocupaciones de los ciudadanos. En concreto y según los datos de octubre del barómetro del CIS el 42,3% de los españoles afirma que la corrupción ha pasado a ser su mayor preocupación tras el problema del desempleo.

Un sistema político hermético en el que el pluralismo político escasea es, en gran medida, una de las principales razones para la postergación de esta situación en la que solo unos pocos tienen la posibilidad de ostentar el poder. Tras la filtración del último gran caso de corrupción a nivel general en España, derivado de la macrorredada llevada a cabo a raíz de la Operación Púnica (la cual ha contado con más de 50 detenidos) junto con la reciente dimisión de la ministra de Sanidad, una consternada Ana Mato que no supo manejar adecuadamente los hilos de su cartera ministerial lo que le llevó incluso a su vinculación con la famosa trama Gürtel, la política española cada vez presenta una peor puntación entre los ciudadanos.

.

EL PODER QUE DEVORA

.

El poder parece mostrarnos que no deja satisfecho a aquellos que conviven con el mismo. Y la simple amenaza de su desaparición llega a alterar los ánimos en gran medida de quienes puedan sentirse intimidados. Esta ambición es retroalimentada cada vez más por las clandestinas operaciones que se llevan y que se han llevado a cabo en busca del aumento de influencia por parte de la llamada casta (y de la no casta) política. Lo cual nos lleva a la consecuente amenaza que sufre la sociedad democrática.

Actualmente el problema de la corrupción puede erigirse como la principal barrera que impide la edificación de una sociedad plural y libre de las oscuras componendas generadas por la putrefacción de un sistema en el que unos pocos se han creído los dueños y señores.

La búsqueda de la verdad a través de la creación de instrumentos jurídicos que permitan una verdadera independencia judicial consiguiendo ejercer el control y la auditoría de las cuentas de los implicados (como la mencionada Convención de la Naciones Unidas contra la Corrupción) así como el trabajo de profesionales de la información que garanticen la libertad de información y que investiguen sin miedo las intrigas que puedan derivar en posibles casos de corrupción se vuelven más necesarios que nunca en un momento en el cual la deshonestidad se presenta como el imperante gobernador de un sistema dominado por la inmoralidad profesional y personal de muchos de nuestros dirigentes.

Pues como ya lo dijo Clooney en el último discurso que aparece en el filme “Los Idus de Marzo” interpretando al gobernador Morris: “La dignidad importa, la integridad importa” aunque finalmente se tratasen de unas cuantas palabras más pronunciadas por un dirigente cuya dignidad e integridad se arrodillaron ante unas elecciones.

 

 Ana de Gracia es estudiante de Periodismo en la universidad Carlos III de Madrid. Actualmente vive en Sao Paulo, donde ultima sus estudios. Apasionada por el mundo de la corresponsalía, los viajes y los movimientos sociales. Ha trabajado en radio durante tres años en la rama del periodismo cultural en España así como para otros medios de comunicación digitales cultivando el género de la entrevista con personalidades del panorama actual de la cultura y de la política.

 

 

, , , , , ,

No comments yet.

Deja un comentario

Leave your opinion here. Please be nice. Your Email address will be kept private.