LA POBREZA DE BARCELONA SEGÚN SERGIO FUENTES

Hoy en GEA PHOTOWORDS el fotógrafo Sergio Fuentes nos muestra y explica la cara menos amable y turística de Barcelona, esa que aunque nos rodea, a menudo no vemos o no queremos ver, a pesar de que tiene rostro, nombre y apellidos. Esa que desde que comenzó la crisis afecta a miles de familias en todo el país. “La pobreza se puede analizar en función de múltiples parámetros. Por eso decidí recorrer Barcelona con mi cámara y centrarme en los diversos colectivos que habitan sus calles y que en muchas ocasiones comparten características y cuyos apelativos suelen solaparse: personas sin hogar, vendedores ambulantes, mendigos, vagabundos, prostitutas, okupas, chatarreros, y el numeroso grupo de personas que luchan cada día por sobrevivir.” Con estas palabras comienza su recorrido.  

 

PobrezaBarcelona_004

Abdul crea obras de arte con latas de refresco recicladas por las que pide la voluntad. 

Foto ©   Sergio Fuentes

.

 

POBREZA EN BARCELONA

Por Sergio Fuentes para GEA PHOTOWORDS  

 

Los mendigos

 

Se suelen situar estratégicamente en la puerta de supermercados, las salidas del metro, junto a las iglesias, en calles concurridas o caminando preguntando si pueden ofrecerles alguna ayuda.

Sentado a las puertas del metro de Entença, con barba quijotesca, sombrero y gafas ajadas, leía el diario Juan con aires de hombre sabio a sus 82 años bien llevados. A unos metros uno de sus cuatro hijos, con discapacidad psíquica, nos observaba sonriente. A la venta cuatro harmónicas, unos libros y unas gafas de sol. Junto a él un icónico vaso con unas cuantas monedas invitaba a dejar la voluntad. Juan tiene la suerte de dormir bajo techo pero no es el caso de muchos otros.

Al pasar junto a un cajero de la calle Collblanc me llamaron la atención unas latas que parecían dibujar un corazón; al acercarme pude leer las palabras “Carpe Diem” a los lados, toda una declaración de intenciones y un plato con unas monedas. Agazapado en un rincón encontré a Abdul escuchando su transistor. Inmigrante marroquí de aspecto cuidado y que se gana la vida realizando obras con latas recicladas. No le costó posar orgulloso en medio de su obra ante la mirada curiosa de atribulados ciudadanos que hacían uso del cajero. Abdul dormiría ese día en aquel cajero aunque suele cambiar de lugar.

Recorriendo el barrio del Raval me detuve para fotografiar a una anciana con la que intenté infructuosamente entablar una conversación. Notablemente deteriorada, con problemas de visión, sorda y en silla de ruedas. Unas calles más allá conocí a Lurdes, mujer con unos llamativos ojos azules, pero de mirada triste y escasa conversación, que me pidió si le podría comprar una botella de agua, mientras ella acercaba a los turistas y demás transeúntes un vaso intentando conseguir alguna moneda.

Recorrí varias veces mi barrio y en una de esas ocasiones conocí a Touré Bakari, un joven senegalés de perpetua sonrisa que cada día se planta de sol a sol en la puerta de un supermercado, soportando estoicamente el calor del verano, con un cartel donde pedía productos para bebes, pues vive con un matrimonio marroquí con dos niños. Nunca se sienta porque dice que así la gente colabora más.

En mis paseos por el centro de la ciudad donde volvería varias veces, fotografié a unos jóvenes y a una anciana de origen rumano con los que intercambié cuatro palabras. Hasta llegar a la calle Pelai donde conocí a Dani Constantine, también rumano pero más comunicativo y muy conocido y apreciado en el barrio. Llevaba años pidiendo limosna y solía regalarle pulseras a los que decidían ayudarle.

Volviendo a casa me topé con Joana una joven alegre y positiva que pedía por la calle, me comentó que hoy en día existen muchas maneras de buscarse la vida y que pasar hambre o tener techo donde dormir depende de la actitud de cada uno. Charlamos un rato con una anciana que parecía la antítesis de Joana, enojada con el mundo y nostálgica de otros tiempos. Eso me hizo pensar en una frase que me comentó un amigo en una ocasión: “la pobreza es más un sentimiento que una condición”.

 

PobrezaBarcelona_043

Barrio del Raval. La Guardia Urbana suele ser permisiva con los chatarreros ilegales.

Foto ©   Sergio Fuentes

.

Los chatarreros

 

Otro colectivo parte ya del paisaje urbano, son los chatarreros. A los mandos de carros de la compra de supermercado u otros artilugios recorren kilómetros por toda la ciudad cada día en busca de los más variados objetos metálicos. En su mayoría son subsaharianos, pero los hay de todas las nacionalidades, casi siempre sin papeles, rebuscando en los contenedores y sus alrededores. Dani, un joven rumano me comentó que es lo único que les queda por hacer, “o mendigar o robar son las alternativas”. Rashid nació en Pakistán, y lleva 9 años en España de los 73 que tiene; me dijo que se sentía mayor y se lo tomaba con calma, que apenas se sacaba 5€ al día mendigando, pero que algunos, trabajando sin descanso se llegaban a sacar hasta 20€.

Decidí indagar donde vendían la chatarra y después de unas cuantas pesquisas llegué al Polígon Industrial Montsolís, donde encontré una nave colosal en la calle Torrent de l´Estadella, 21; decenas de chatarreros entraban y salían con sus carritos y algún oportunista pretendía comprar alguna antigüedad o un electrodoméstico para arreglar y hacer negocio. En una ventanilla un cartel indicaba los precios del cobre, 4€ kg, el mejor pagado de la lista, el aluminio a 1,10€ kg, el bronce a 2,50€ kg, y el zinc a 0,350€ kg, y así paulatinamente para los diversos metales, el hierro, el más abundante depende mucho de sus características. El espectáculo en la nave era impresionante, atestada con montones gigantescos de chatarra, pero el encargado no estaba dispuesto a dejarme fotografiarlo para evitar posibles problemas.

 

Los comedores sociales y los bancos de alimentos

 

Un jueves a las 17:00h decenas de personas hacían cola en el Rebost Solidari d’Aliments de Càritas Arxiprestal de Sant Andreu. El perfil del usuario de un banco de alimentos ha ido cambiando a lo largo de los últimos años, si antes eran indigentes, extranjeros en riesgo de exclusión social y personas con adicciones; hoy en día se han sumado desempleados, personas que cobran la renta básica o una escasa pensión, y que después de pagar los gastos esenciales no tienen para la compra. A parte existen entidades sin ánimo de lucro a través de las cuales pueden recibir muebles, ropa u otros productos básicos.

Una mañana decidí llegarme al Parc de la Ciutadella, donde duermen varios sin techo. Allí conocí a Dani, rumano, y, a Almudena, española; jóvenes, aseados y cultos, alejados de los estereotipos asociados a la mendicidad, se ofrecieron a llevarme al comedor social Reina de la Pau de les Missioneres de Teresa de Calcuta junto a la plaza de Sant Agustí. Ellos entraron y yo me quedé charlando con varios usuarios. Algunos acumulaban pertenencias y parecían pasarse el día en las inmediaciones. Cerca de la entrada un grupo de jóvenes bebía y charlaba. A uno de ellos, Carlos, un alemán de 50 años y estética punk se le acercó una simpática anciana que al verme con la cámara insistió en hacerse una foto con él, que accedió sin problema, y ambos sonrieron divertidos para la instantánea.

 

PobrezaBarcelona_027

Un joven eslovaco pide limosna en la estación de metro de Plaça Catalunya.

Foto ©   Sergio Fuentes

.

Otras personas sin embargo, prefieren reciclar los alimentos retirados de los supermercados, mercados o tiendas y acuden asiduamente a las horas de cierre para rebuscar entre los contenedores. Desde ancianos a okupas revisan la mercancía y se llevan lo que pueden.

Coger el metro para moverte es otra manera de observar la ciudad, puedes toparte con músicos mendigos, indigentes durmiendo en sus andenes, vendedores ambulantes…

 

Los manteros

 

La venta ambulante es otra de las actividades a la que recurren cientos de personas. Se puede comprar comida, souvenirs, pañuelos, abanicos, ambientadores para tu coche… Aunque seguramente la cara más representativa es la de los manteros, en su mayoría de origen subsahariano, que andan repartidos estratégicamente por toda la ciudad en los sitios más turísticos. En Les Rambles y había decenas de ellos vendiendo camisetas del barça, bolsos de imitación, gafas de sol y otros productos. Pendientes de la guardia urbana, que normalmente tiene una función disuasoria, saben que si se acercan hay que salir con la manta a la espalda a esconderse en el metro o alejarse de los agentes si no quieren perder el género.

 

La prostitución

 

Cuando el sol desaparece las prostitutas de Les Rambles hacen acto de presencia; se mueven buscando clientes o permanecen en alguna esquina esperando a algún turista o autóctono dispuesto a pagar sus servicios. En la esquina con la calle Marqués de Barberà se concentraban un grupo que accedieron a que les hiciese fotografías. Se mostraban coquetas, descaradas y divertidas. No querían que las entretuviese mucho para no espantar a los clientes. Parecían de origen subsahariano. Cerca de allí se encuentra la calle d´En Robador, el emblemático epicentro de la prostitución en Barcelona. Los problemas y causas de la prostitución no difieren demasiado de la de los demás colectivos representados en este reportaje, aunque cada grupo posee sus particularidades.

 

PobrezaBarcelona_078

Prostitutas en Les Rambles, una de las calles más emblemáticas de la ciudad.

Foto ©   Sergio Fuentes

.

Organismos que prestan ayuda

 

Existen diferentes organismos tanto públicos como de carácter humanitario que ofrecen ayuda a personas sin techo o en riesgo de exclusión social. El Ayuntamiento de Barcelona dispone del Servicio de Inserción Social del Ayuntamiento donde ofrece asesoramiento a dichos colectivos, se sitúa en el Paseo Pujades, 29. Varios centros de primera acogida ofrecen alojamiento, alimentación, higiene, atención social y sanitaria, y están repartidos por la ciudad, en Zona Franca, Nou Barris y Sarriá. Centros de Servicios sociales hay en todos los barrios. Existen comedores sociales y centros de acogida de día para asearse o realizar otros servicios básicos.

Según datos de la Fundación Arrels en Barcelona hay cerca de 3000 personas sin hogar, 900 duermen en la calle, 600 en asentamientos ilegales y el resto depende de los recursos públicos y privados existentes para pasar la noche. Pero la problemática va más allá de los recursos existentes, son personas que por diferentes motivos han llegado a una situación límite y que en muchas ocasiones rechazan los servicios sociales o las ayudas de las oenegés. Normalmente han sufrido experiencias traumáticas o problemas burocráticos que les han llevado a la situación en la que se encuentran, en ocasiones con adicciones, problemas mentales, enfermedades adquiridas por las condiciones de vida en las que se encuentran y que son vulnerables a sufrir agresiones, amenazas, ser víctimas de organizaciones mafiosas o a una degeneración vital considerable.

La felicidad del individuo depende de muchos factores que en ocasiones escapan a su control, pero el respeto, el derecho a una vida digna y llena de oportunidades le aportarán una buena base para conseguir una existencia más plena. Nuestra concienciación y toma de decisiones pueden favorecer la erradicación de la pobreza en Barcelona y en cualquier parte del mundo.

 

Sergio Fuentes Linares (Barcelona 1976). Fotógrafo y operador de cámara formado en el Institut d´Estudis Fotogràfics de Catalunya donde realicé el Curso General de Fotografía y el de Reportaje en Situaciones de Conflicto, en el IDEP con el Curso de Operador de Cámara e Iluminación y Realización y Producción en Televisión y por último en la Nikon School con el Curso de Fotografía Profesional de Viajes y el de Venta de Fotografías en Bancos de Imágenes. Colaboré en Esplugues TV y he sido ayudante de diversos fotógrafos especializados en diferentes ámbitos. Actualmente trabajo realizando reportajes sociales, eventos, making-ofs y fotografía documental. Mi gran pasión es la fotografía que te acerca a la gente y que puede ser útil para mostrar problemas sociales.  

 

El reportaje fotográfico completo “Pobreza Barcelona” en este enlace 

 

, , , , , ,

No comments yet.

Deja un comentario

Leave your opinion here. Please be nice. Your Email address will be kept private.