MUNDIAL SUDÁFRICA 2010: OTRA DE LAS CARAS


© FOTO ALFONS RODRÍGUEZ, MIEMBRO DE GEA PHOTOWORDS


«Niños de la calle africanos en Europa: juguetes rotos por el fútbol»

Por Juan Carlos de la Cal | Miembro de GEA PHOTOWORDS

Hoy empieza el Mundial de Sudáfrica. Y mientras las grandes estrellas del fútbol nos entretendrán un mes con decenas de partidos, miles de niños africanos perdidos en Europa verán el campeonato a hurtadillas en las calles donde malviven. Llegaron aquí clandestinamente, muchos de ellos engañados, para convertirse en figuras del balón. Pero no eran lo suficientemente buenos. O no tuvieron suerte. Hoy son “juguetes rotos” del deporte rey, niños traficados por la gloria del fútbol…

En mayo de 2008, 130 jóvenes africanos llegaban a la costa de Tenerife después de un tortuoso trayecto en cayuco.
Todos sufrían hipotermia, pero 15 de ellos mantenían ardiente la ilusión. Creían que venían a Europa para superar unas pruebas y pasar a formar parte de la cantera del Real Madrid o el Marsella.
Cada vez son más frecuentes los casos de menores que llegan a países europeos, principalmente de África y Sudamérica, “engañados” por supuestos agentes que les prometían un futuro prometedor en el fútbol profesional. El desamparo con el que se encuentran estos menores es tal, que muchos acaban en las calles de las grandes ciudades europeas lejos de sus familias, sin visado ni esperanzas.
La historia en África es la misma que sucede con lo de las pateras: llega un ojeador negro al poblado en cuestión, observa a los chavales que más destacan, convence a la familia del “elegido” de la oportunidad que se le ofrece en Europa si triunfa (ser un Etoo, un Drogba, un Kanoute, etc) y le dice el precio: 3.000 euros que incluyen visado, pasaje de ida y vuelta y su propia comisión. Los padres hacen lo imposible por recaudar ese dinero vendiendo o hipotecando lo que tengan, pidiendo prestado al resto de la gran familia africana o a todo el poblado si hace falta.
El niño va a cualquier club de Francia, Bélgica o Inglaterra, por citar algunos ejemplos. Sólo el 4% de ellos pasan la primera prueba que se hace en dos semanas. El resto fracasa. Pero, ¿cómo volver así a su aldea? Por eso prefieren quedarse mendigando o trabajando (los más mayores) de lo que sea antes que sufrir el estigma del “fracasado”, el mismo que persigue a todos los que son repatriados a la fuerza cuando son “cazados” por las autoridades del país en el que están.
La estimación apunta a que podría haber más de 7000 jóvenes en toda Francia viviendo en las calles después de pasar por esta situación. Una ONG francesa liderada por un ex futbolista marfileño les ayuda. Pero no es sólo Francia: En Bélgica  el senador Jean-Marie Dedecker asegura haber descubierto 442 casos de importación ilegal de jugadores desde Nigeria. En Italia varios medios han denunciado que más de 50.000 chicos de entre 6 y 16 años han entrado ilegalmente en el país para este fin en la última década. Casos similares se han dado en el resto de países. En España hay sospechas con algunos clubes de segunda división. Incluso hay futbolistas de primera que llegaron en patera y ahora juegan en clubes como el Getafe. Pero no se ha denunciado ningún caso todavía…
También, por todo África están proliferando academias clandestinas de fútbol donde se adiestra a los chicos con la idea de mandarles, legal o ilegalmente, a Europa. Se estima que pueden haber casi 250.000 niños en todo el continente esperando esta oportunidad.
Drogba, Etoo, Diarra… Son sólo una excepción a la tremenda tragedia que se masca en Europa a costa del negocio del fútbol. “Mamá” África llora por sus hijos perdidos. En las pateras y en los suburbios de las grandes ciudades. Y quiere recuperarlos.

¡A POR ELLOS!
(y que España gane el Mundial)

Para más información:

SAVE THE CHILDREN

No comments yet.

Deja una respuesta

Leave your opinion here. Please be nice. Your Email address will be kept private.